La migración de las aves, un aspecto clave para la dispersión de semillas a larga distancia

La migración de las aves, un aspecto clave para la dispersión de semillas a larga distancia


Investigadores de la Universidad de Cádiz, pertenecientes al departamento de Biología, han liderado un trabajo de investigación que revela que la gran mayoría de los árboles y arbustos europeos son dispersados por aves que migran a latitudes más cálidas en el Sur, mientras que sólo una minoría son dispersados por aves que migran al Norte, hacia latitudes más frías. Estos resultados han sido publicados en la revista Nature.

En concreto, este estudio muestra que sólo un tercio (35%) de las plantas son distribuidas por aves que migran hacia el norte en primavera. Por el contrario, la gran mayoría (86%) de las plantas son esparcidas por aves cuando migran hacia áreas más cálidas en otoño. El estudio se ha llevado a cabo en áreas forestales localizadas en Portugal, España, Reino Unido, Alemania, Italia y Polonia, incluyendo un total de 46 especies de aves y 81 de plantas. Los expertos explican que debido al calentamiento global se está produciendo un desplazamiento de los óptimos climáticos de muchas especies hacia latitudes más frías, forzando así la redistribución de la vida en la Tierra. La movilidad permite a los animales desplazarse hacia nuevas áreas con climas apropiados. Sin embargo, las especies vegetales no están provistas de esta capacidad de movimiento, de modo que para ellas la dispersión de semillas a larga distancia es clave en procesos de cambio de distribución y adaptación.

En este estudio han participado 18 investigadores pertenecientes a 13 centros de investigación europeos. “El cambio climático actual es tan rápido que muchas plantas requieren distancias de dispersión mucho más allá de las que normalmente se producen a escala local, ahí, es donde las aves migratorias pueden jugar un papel determinante”, detallan. La investigación se ha basado en redes de interacción planta-ave, es decir, comunidades de aves que consumen los frutos y dispersan las semillas de comunidades de plantas. Los científicos han incorporado a estas redes información sobre el periodo de fructificación de las plantas y los flujos migratorios de las aves, con el fin de caracterizar el potencial de diseminación de semillas a larga distancia, tanto hacia el norte como hacia el sur.

Aunque todas las aves migratorias de Europa migran en la misma dirección (de Sur a Norte en primavera y de Norte a Sur en otoño) este estudio ha demostrado que las aves con mayor potencial para dispersar plantas europeas hacia latitudes más frías son especies paleárticas, es decir, que no cruzan el Sahara durante su migración, sino que invernan en el centro y sur de Europa o en el norte de África. Estas especies son, en general, muy comunes y abundantes en el continente europeo, como los petirrojos, las currucas capirotadas, los mirlos, y varias especies de zorzales. “Aunque se trata de especies comunes, el potencial de dispersión de semillas al norte recae en solo un puñado de especies, algunas de ellas muy cazadas en la Cuenca Mediterránea, tanto legal como ilegalmente, creemos que nuestro estudio da valor añadido a especies consideradas vulgares, ya que sobre ellas recaería el peso de ayudar a las comunidades vegetales europeas ante el cambio climático”, recalcan los investigadores.


Compartir