17.7 C
Málaga
23 abril, 2024
AndalucíaJaén

Juanma Rosas: “Debemos convertirnos en una universidad sin complejos”

Juan Manuel Rosas, candidato elecciones Jaén2

Continúa la pugna por liderar el rectorado de la Universidad de Jaén. Aula Magna, el periódico universitario, ha conversado con el candidato, Juan Manuel Rosas Santos, catedrático del área de Psicología Básica, que nos ha hecho un repaso por sus propuestas. Rosas confía en la solidez de su programa como instrumento para afrontar el futuro de la UJA.

En base a su experiencia profesional, ¿cómo ve actualmente a la Universidad de Jaén, como institución educativa?
Goza de una salud excelente, lo que no quita que también haya ámbitos de mejora que arrastra desde el principio y que deben de ser una ambición constante. No obstante, la cuestión no es pensar en la salud de hoy de la Universidad de Jaén sino en la salud del futuro y de lo que previsiblemente vaya a ocurrir en los próximos diez o quince años.

¿Y qué va a ocurrir en ese plazo de tiempo que menciona?
A partir de 2026 se va a producir un descenso en el estudiantado de cercanía porque es cuando entrarán en la universidad los estudiantes que nacieron después de la crisis de 2008. Desde ese año, hubo un importante descenso de la natalidad en toda España y en toda Andalucía. Dentro de nuestra comunidad autónoma, donde más se acusó fue en la provincia de Jaén. Tanto es así, que entre 2026 y 2036, vamos a perder el 30% del estudiantado de cercanía, que coincide además, con la jubilación del 30% de nuestro personal, creando la tormenta perfecta para que si no nos anticipamos, y va a ocurrir, la salud de la universidad se va a haber seriamente resentida, así como la de la provincia, ya que ambas tienen un destino común y están unidas.

¿Qué cree que diferencia su candidatura al rectorado del resto de propuestas?
Fue la primera candidatura que puso esta visión estratégica de futuro, ese mirar hacia delante y no engañarse por las dificultades que tenemos hoy, y que hay que solventar sin lugar a dudas. Pero no podemos perder la perspectiva de que tenemos que anticiparnos a los problemas que vendrán en el futuro. Mi candidatura se fundamenta en la confianza, fiabilidad, en la sinceridad y la honestidad, en la visión, y en la empatía. Ponemos a las personas en el centro de verdad, y ponemos soluciones para que alcancen su máximo desarrollo personal y profesional. Ese es nuestro objetivo y el de todas nuestras actuaciones. Como candidato al rectorado de la Universidad de Jaén estoy absolutamente convencido de que soy la persona con las herramientas, visión estratégica y capacidad para poner en marcha lo que necesita la UJA en estos próximos años. Confío en la solidez de mi programa y de mi proyecto.

De todas las medidas de su programa, ¿cual considera que tiene más relevancia?
Mi programa tiene una estructura estándar, pero la realidad es que lo que subyace de él, principalmente son los retos. Establecemos medidas que conviertan estos retos en fortalezas y oportunidades que necesita la Universidad de Jaén para afrontar el futuro. Tenemos cuatro retos principales: adelantarnos al descenso del estudiantado que ya hemos mencionado; anticipar el relevo generacional; la implementación inmediata del mapa de titulaciones que podemos poner en marcha; y la financiación. Todos estos retos están interrelacionados. Desde mi punto de vista, la principal medida que habría que destacar es la de establecer el mapa de servicios de estrategias docentes e investigadoras que necesita la Universidad de Jaén en los próximos diez años, departamento a departamento, área a área y servicio a servicio, que ponga sobre la mesa qué tipo de universidad queremos ser de aquí a diez años y empezar a perseguirlo. Será la primera labor de la gerencia, del Vicerectorado de Profesorado y del Vicerectorado de Enseñanzas. Todo esto se comenzó hace treinta años con el inicio de la UJA, sin llegar a tener las ideas claras, y es hora de hacer una reforma.

En cuanto a las posibles nuevas titulaciones para la UJA, ¿tienen algo más concreto ideado?
Lo primero que hay que hacer es preguntarle a la sociedad, ver cómo está el mercado de trabajo donde los estudiantes van a trabajar. Las titulaciones no pueden estar orientadas a las necesidades de la sociedad de hoy, eso un error, una falacia que se toma como verdadera pero que sin embargo es un error garrafal, ya que las titulaciones , tanto las nuevas como las que se incorporen, no deben estar orientadas a las necesidades actuales o lo que las empresas dicen que necesitan hoy, sino a las necesidades del mañana, cuando el estudiantado se convierta en egresados y egresadas. Si estamos mirando al hoy, cuando pasen unos años estaremos mirando al pasado. Los informes europeos afirman que en diez años, el 50% de las profesiones desaparecerán y aparecerán un 50% de profesiones nuevas y que hoy aún no conocemos. Los estudiantes tienen que estar preparados para el cambio con una formación transversal y que le aporten conocimiento adicional. Nosotros como equipo, ya tenemos un catálogo de potenciales titulaciones de grado de mater y doctorado que provienen del análisis de perspectiva de titulaciones que realicé cuando yo era vicerector de enseñanzas, hace unos cinco años, y donde se recogían las propuestas de nuevas titulaciones que habían hecho los centros y departamentos. La diferencia de ahora es que hemos hecho un análisis de la viabilidad de todas ellas y ahora lo que toca en los primeros meses del mandato es dialogarlo, discutirlo y afinarlo con cada uno de los miembros de la comunidad universitaria y la sociedad para tomar las mejores decisiones. La formación en posgrado es nuestra mayor fortaleza, con diferencia. Somos la cuarta universidad andaluza en captación de alumnos de posgrado en números absolutos, por delante de Córdoba, Cádiz, y solo tenemos delante nuestra Granada, Sevilla y Málaga.

A nivel infraestructuras, se habla mucho sobre la falta de disponibilidad de parking, ¿que opinión le merece?
No falta realmente aparcamiento, lo que hace falta es estructurar el aparcamiento. Hay que segmentar el aparcamiento de manera que dé servicio a toda la comunidad universitaria en función de sus necesidades. No podemos crear un parking para cada miembro de la comunidad universitaria, lo que hay que hacer es: fomentar el uso del transporte público; facilitar los accesos a la UJA, tanto en Linares como en la capital, con accesos peatonales agradables; que los autobuses nos conecten con el centro de la ciudad y con otros pueblos de la provincia; facilitar la conexión entre los campus de Jaén y Linares mediante una lanzadera a través de acuerdos con consorcios; y mejorar, en el caso de Jaén, la conexión con el recinto Domingo Sabio, que allí siempre hay aparcamiento por cierto, y con el Jaén Plaza, ya que los usuarios cruzan por donde les parece y cualquier día puede ocurrir una desgracia, habiendo soluciones fáciles como semáforos, aceras, entre otras. Los problemas de infraestructuras de la Universidad de Jaén son fundamentalmente el edificio del rectorado que está en muy mala situación, los nuevos edificios que tenemos en marcha tanto en Jaén como en Linares y que hay que llenar de estudiantes, así como el problema del alojamiento, sobre todo teniendo en cuenta que el 10% del estudiantado de grado y el 20% del estudiantado de master es internacional. Es necesario la presencia de los estudiantes en las ciudades y qué mejor que con un edificio de alojamiento en el centro de los cascos históricos de Jaén y Linares.

La universidad y la investigación podríamos decir que van de la mano. ¿Qué propuestas plantea?
La investigación es lo que nos hace universidad y nos diferencia del ‘college’. Necesitamos fomentar las agrupaciones de investigación de manera que se cree la masa crítica suficiente, como para optar a proyectos de envergadura. Hay que conseguir fortalecer nuestras fortalezas, y lo digo bien, dontandolas principalmente de espacio y personal. Pero además necesitamos hacer que la investigación sea inclusiva , facilitando un semillero de investigadores e investigadoras que reciban el empuje inicial, como la financiación, que puedan volver tras periodos interrumpidos de enfermedad, embarazo, adopción, cuidado de niños, entre otras.

Las cuestiones relacionadas con la financiación son clave en el programa de todos los candidatos
La financiación es asunto que hay que tratar con mucho cuidado, mucha mano izquierda y utilizando los datos e información correcta. La financiación ha sido, es y será un problema para la Universidad de Jaén, siempre, por nuestra ubicación periférica, por nuestro tamaño, que somos de tamaño medio, en comparación con otras universidades del sistema que compiten con nosotros por la financiación que otorga la Junta de Andalucía para el sistema universitario andaluz, y por último, por nuestra juventud. Si miramos atrás, el primer rector, Luís Parras, tuvo que afrontar un crecimiento de estudiantes mayor de lo esperado en la Universidad de Jaén. Antes de nuestro nacimiento, sólo el 28% del estudiantado que podía ingresar en la universidad, lo hacía, cuando la media andaluza era del 41%, y con la creación de la UJA, llegamos a la media andaluza. Ese crecimiento supuso un problema de carácter financiero. Por otro lado, los sufrimientos que tuvo que padecer Manolo Parras con las restricciones que acompañaron la crisis de 2007-2008 de la que algo ya hemos mencionado, eso queda para él y su equipo. Y por último, el ejemplo más reciente con el intento de aplicación del modelo de financiación de febrero de 2022, ‘Modelo Velasco’, que no nos beneficiaba ya que nos otorgaba el 5,62% del dinero disponible. Para el público en general pueden parecer números muy pequeños pero cada variación en una décima puede suponer en torno a un incremento o disminución de 1,6 millones de euros. Es un tipo de modelo, este que hablamos, que nos enfrentaba a todas las universidades y nos hacía competir. Por no hablar de la forma de aplicación que estaba basado en datos arbitrarios y caprichosos, por lo que ese modelo no se aplicó. por mucho que digan. Lo que se hizo es corregir la aplicación de ese modelo, metiendo más dinero en el sistema. ¿Y a dónde hemos llegado? Pues a que en los últimos cinco años, la media de financiación para la Universidad de Jaén ha sido del 6,17%, y en el 2022 fue de 6,19%, por encima de la media. El punto más alto lo alcanzamos en 2018 con un 6,34% y el más bajo en 2020 con un 5,72%. Todos estos datos reflejan que los problemas de financiación han sido una constante. Ese es el dinero que recibimos públicamente pero hay que luchar por la financiación de la investigación que eso viene de fuera y nos tenemos que encargar nosotros. Tenemos que ser capaces de activar la inversión, pero no solo en la investigación básica sino también en la colaborativa, con empresas de la provincia que nos permitan atraer financiación europea que lleve a desarrollar proyectos tractores que permitan asentar empleo de calidad en la provincia.

¿Dispone de medidas concretas para el Campus de Linares?
El Campus científico-tecnológico de Linares es una de nuestras grandes fortalezas y nuestra responsabilidad. Porque lo que tenemos allí es un campus magnífico. Un campus espectacular, con unas instalaciones fabulosas y lo que hay que hacer es rentabilizarlo. Y eso pasa por incorporar titulaciones de grado y postgrado en el ámbito científico y tecnológico que es la especialización del campus. Apostar por titulaciones que complementen a las ya existentes. Y por otra parte, hay que cuidar del estudiantado internacional. El campus de Linares es el más internacionalizado de España. El 25% de los estudiantes de ese campus son internacionales y eso es una fortaleza grandísima y que debemos de fomentar. No solo porque sea una atracción de talento, que en muchas ocasiones permanece en la provincia gracias a la puesta en marcha de empresas, y porque se frena la sangría poblacional que estamos experimentando en nuestra tierra. El otro día escuché que entre los dos últimos censos hemos perdido el 1% de la población, 5.000 personas. Eso es algo que no nos podemos permitir como provincia. Además, todo ello nos va a suponer que nuestro estudiantado de proximidad tenga también una experiencia de internacionalización en casa, la cual van a necesitar porque se van a enfrentar a un mercado global. Hay otras candidaturas al rectorado que abogan por incluir otras ramas de conocimiento al campus , sin embargo, es algo que no secundo puesto que ya en su día se apostó por una especialización del campus científico-tecnológico de Linares y lo que no podemos hacer es dar vueltas en una dirección y otra. Además, que no es viable duplicar las titulaciones en ambos campus, no creo que nos lo autoricen, por no hablar de que hay que ver con qué profesorado se cuenta para cumplir el cupo de toda la oferta. Necesitamos tener anticipación, proyectos y mecanismos que nos permitan implementar esos proyectos sin esperar a que nos lo autoricen porque si no, no llega nada. Debemos convertirnos en una universidad sin complejos y solucionar los problemas nosotros mismos porque podemos. Solo hay que tener estrategia y poner en marcha soluciones innovadores para poner en valor nuestras singularidades. Hay que ser originales y no esperar a ver lo que hacen los demás, sino que hay que ser líderes, no solo para garantizar el futuro de la universidad sino brillar, que es lo que nos corresponde como institución.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) así como la igualdad también están muy presentes en los programas de la mayoría de candidatos.
Desde mi perspectiva, los Objetivos de Desarrollo Sostenible es una de las misiones de las universidades. Tradicionalmente se hablan de las misiones de docencia, investigación y la proyección de la cultura, la transferencia, pero yo creo que la universidad moderna tiene más misiones, que son las transversales y que son responsabilidad de la institución. Entre ellas, los ODS. La Universidad de Jaén tiene el compromiso social como una de sus banderas desde su creación y debe vertebrar toda la actividad universitaria. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible están visibles a lo largo de todo mi programa. La igualdad es otra bandera, pero hablamos de la igualdad efectiva. Nos queda mucho trabajo que hacer como sociedad, sin ninguna duda, pero dentro de la universidad, también. Hay que facilitar el desarrollo profesional, particularmente, en el caso de las mujeres. Los datos reflejan que la brecha salarial en la universidad es una realidad, tanto en Jaén como en el resto. Hablamos más claro, en el mismo puesto de trabajo, las mujeres cobran menos que un hombre, y hablamos de diferencias en muchos estamentos. El sueldo base es igual para todos, la edad ya depende de cada caso, pero después, hay complementos retributivos que tienen que ver con actividades de transferencia, cargos desempeñados en la universidad y actividades de formación complementarias y permanentes. Yo creo que la diferencia entre unos y otros se debe a esto último que estamos mencionando, los complementos retributivos adicionales, que perjudican más a la mujer que al hombre. Ya si entramos en otros detalles, las mujeres por regla general renuncian a la promoción profesional por el cuidado de hijos o dependientes. Por todo ello hay que poner soluciones que faciliten la conciliación y la corresponsabilidad en el cuidado de los niños y dependientes, entre otros elementos, que permitan avanzar hacia la igualdad efectiva.

El 12 de abril de 2023, entró en vigor la nueva Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) en España ¿Qué va a suponer para la UJA?
Tenemos que adaptarnos a la LOSU y nada más. Es de obligado cumplimiento. Tendrá unos reglamentos, unos desarrollos, algunos en evaluación, y que son de obligado cumplimiento. Obviamente hay que cambiar los estatutos, convirtamolos en una oportunidad. Tendremos que adaptarnos sin ninguna duda, y por la filosofía de mi programa, la adaptación la haremos de la forma más transparente posible. Que se apliquen las modificaciones sin generar más tensiones entre nuestro personal. La pega que yo le pondría a la LOSU es que hay que volver a empezar. Aún así, no podemos dejar que los problemas urgentes nos aparten la vista de los problemas importantes. La financiación y sus problemas hay que afrontarlos, la adaptación a la LOSU hay que afrontarlo, pero no podemos hacer que el estar entretenidos con ese afrontamiento necesario, nos distraiga de la necesidad de adaptarnos a unos cambios en nuestro estudiantado y personal. O nos anticipamos durante el próximo mandato rectoral o cuando lleguen, ya no tendrán solución. Este periodo va a ser fundamental desde que se fundara la Universidad de Jaén hace treinta años porque es el momento de sentar las bases para que el siguiente rector o rectora tenga un camino que recorrer.


Compartir

Otras noticias de interés

Velasco y Subirats se reúnen para debatir sobre la LOSU, futura ley universitaria

Alexis Ojeda

La UJA celebra una feria internacional para fomentar la movilidad estudiantil

Alexis Ojeda

La CRUE pide un mayor control en las zonas de ocio para evitar el cierre de las universidades

Teresa Fernández

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies