Junta y universidades se reúnen en Baeza para tener listo el modelo de financiación antes de junio


La Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía y los rectores de las universidades públicas andaluzas continúan avanzando en las negociaciones para definir las directrices del nuevo modelo de financiación de estas instituciones académicas, que tiene que estar listo antes del mes de junio, según las previsiones del Gobierno autonómico.

Según explicó el secretario general de Universidades, Investigación y Tecnología de la Consejería de Economía y Conocimiento, Manuel Torralbo, quien acompañó en este encuentro al consejero, Antonio Ramírez de Arellano, el encuentro era una más de las reuniones de diálogo que el Ejecutivo de Susana Díaz mantiene con los rectores, especialmente para alcanzar un consenso en torno al requerido modelo de financiación.


Además de este asunto, el grueso de la reunión de trabajo, que tuvo lugar durante el pasado viernes y sábado en la localidad de Baeza, transcurrió también en torno al llamado 3+2, después de que varias universidades privadas y algunas catalanas hayan expresado su intención de implantar este sistema en algunas titulaciones de cara al próximo curso.

En primer lugar, respecto al modelo de financiación, Torralbo afirmó que aún se están analizando los modelos anteriores, “estudiando cómo han funcionado y qué esperamos del futuro”. En este sentido, aseguró que la Junta aún no tenía cerrado el borrador para presentarlo a los rectores, y evitó pronunciarse acerca de una fecha aproximada, aunque insistió en que “antes de junio tiene que estar acordado con ellos”.

“Hay mucho trabajo de campo por hacer todavía antes de tener las conclusiones”, subrayó el secretario general de Universidades, quien reiteró que existe un “consenso” en torno a cuáles son las líneas generales que debe atender el nuevo modelo, entre otras, los resultados de investigación. “Luego habrá que concretar los porcentajes”, apostilló.

El modelo de financiación desde una “órbita” diferente

El rector de la Universidad de Málaga, José Ángel Narváez, aclaró que en la reunión se trató la definición del nuevo modelo de financiación pero “desde una órbita diferente”. Así, según dijo, cada uno de los rectores pudieron discutir sobre las posibilidades y el posicionamiento de las universidades públicas andaluzas para, a partir de ahí, “construir con una serie de indicadores y estrategias ese modelo de financiación”.

“Estuvimos hablando de cuál es el modelo de universidad que queremos en Andalucía, cuál es el sistema público universitario que queremos definir, para, sobre ese sistema, construir un modelo de financiación”, precisó Narváez, quien comentó que la reunión celebrada en Baeza tenía como principal objetivo “trabajar en pro de fortalecer el sistema”. El secretario general de Universidades de la Junta, Manuel Torralbo

Respecto al calendario de trabajo, el rector de la UMA señaló que se había elaborado un plan de trabajo, y confió en que a partir de marzo las universidades puedan tener el documento con la propuesta de la Junta, o al menos algún “plan estratégico parcial”, para poder empezar a trabajar sobre él, y que “cerca del verano” se tenga prácticamente todo el trabajo hecho. “Vamos a trabajar conjuntamente, y en este caso tengo que agradecer la buena disposición de la Junta, porque ellos también son conscientes de que hay que fortalecer el sistema andaluz de universidades”, subrayó.

Por su parte, el rector de la UCO, José Carlos Gómez Villamandos, calificó esta reunión de “intensa”, destacando que los rectores, junto a los responsables de la Junta encabezados por el consejero del ramo, han concluido que antes de definir el nuevo modelo de financiación universitario andaluz, “hay que definir el propio modelo o las estrategias para alcanzar la universidad que queremos”. Estrategias que, posteriormente, serían las que tendría que venir a financiar este nuevo sistema de financiación.

En este sentido, y en un encuentro en el que se “habló mucho de todo”, Gómez Villamandos resalta que estas estrategias deben conducir a una mayor internacionalización, investigación y a una mayo calidad de la oferta de títulos de las universidades andaluzas.

Para Pilar Aranda, como rectora de la Universidad de Granada, subrayó de esta reunión que fue “muy fructífera en cuanto al debate, en cuanto a poner en común reflexiones nuestras sobre la Universidad en todos los aspectos”. Aranda ha señalado que durante esta reunión de las instituciones académicas andaluzas se hizo “un repaso de Grado, posgrado, tanto Máster como de Doctorado, de Investigación. Vimos todo lo que es necesario para que el sistema universitario andaluz funcione como un sistema y empezamos a debatir y a ver puntos para el modelo de financiación”. El recalco por parte de la UGR de la importancia de la financiación supone un posible enfoque de la preocupación que los rectores andaluces matienen ante la situación económica que a traviesan los centros públicos universiatrios en la comunidad, a muchos de los cuales se les debe aún importantes sumas por parte de la Junta de Andalucía. Finalmente, Pilar Aranda destacó que, gracias a esta reunión “hemos avanzado mucho, porque hemos estado día y medio hablando, con lo cual es importante hablar y hacer una tormenta de ideas. Creo que ha sido una tormenta de ideas buena”.

Por parte de Carmelo Rodríguez, rector de la Universidad de Almería, se subrayó que “la reunión fue muy positiva, fue de coordinación del sistema Andaluz, de trabajo con todos los rectores y el equipo de la Consejería en el que hicimos un repaso prácticamente de todos los temas de la universidad; de profesorado, planes de estudios, doctorado, financiación, investigación, etc. Pero más que para sacar conclusiones o hacer alguna normativa, fue para ver aquellos puntos en los que podríamos, y todos estamos a la idea, que deberíamos ir de la mano para ir coordinando políticas en todas las universidades”. Así,la máxima autoridad almeriense señaló que, respecto a la presentación del Foro Transfiere en Málaga, se iba a aprovechar la visita para “realizar la firma de un par de convenios y después una comisión académica del Consejo Andaluz de Universidades, una reunión donde no se hablará sobre nada de financiación, es un mero trámite. Los convenios son, uno para prácticas educativas, y otro para la realización de actividades culturales”.

Para el rector de Almería, un punto importante a tratar que afecta mayoritariamente a su isntitución, por la repercusión mediática, han sido los posibles cambios en torno al calendario académico, manifestando que “es algo que ha habido confusión, no se trata de eliminar la convocatoria de septiembre, se trata de adelantar el calendario; moverlo todo y adelantarlo de manera que se empiecen las clases en septiembre y de tiempo a hacer dos convocatorias extraordinarias antes de que empiece el verano”. Un cambio pensando en los beneficios que suponen tanto a nivel administrativo como de cara a los alumnos, que tengan vacaciones en verano realmente y así adaptarlo también a Europa o al resto de las universidades. Así, Carmelo Rodríguez subrayó que “es un cambio que antes o después va a llegar, se puede retrasar, pero no puede quedarse una universidad aislada. Para ello hay que estudiarlo bien, consensuarlo y hacerlo despacio; de ahí la importancia y labor de la Comisión destinada para estudiar y analizar todas las posibles opciones a barajar. Desde luego el cambio no sería para este curso que entra, sería de futuro. Para que los alumnos también vean los beneficios, siempre hay reticencias, todos las tenemos, pero cuando ya se implantan suele haber satisfación”.

En Andalucía, tanto Córdoba como Jaén ya disponen de esta estructura; Granada lo ha anunciado para el curso 17/18 y, como señaló Gómes ha sido algo “que estuvimos comentando es que tarde o temprano todos nos tendremos que unir. Además sería bueno que todo el sistema andaluz fuese de la mano en ese sentido”.

Para definir estas estrategias, los rectores han creado diversos grupos de trabajo, articulados en torno a las propias comisiones de la Asociación de Universidades Públicas de Andalucía (AUPA), que irán analizando y definiendo estas líneas de futuro, con el objetivo de ponerlas en común en una nueva reunión entre la Junta y los rectores para dentro de dos meses.

En cualquier caso, Torralbo afirmó que el contacto de la Junta de Andalucía con las universidades públicas andaluzas, a través de sus rectores, para abordar estos asuntos es “permanente”. De hecho, está previsto que este mismo miércoles tenga lugar una reunión de la Asociación de Universidades Públicas Andaluzas (AUPA), en el marco del Foro Transfiere, celebrado en Málaga. Todos los rectores andaluces están invitados a este evento, al que también acudirá el consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano.

Posición “firme” contra el 3+2

Con respecto al denominado 3+2, Torralbo afirmó que la Junta de Andalucía mantiene la misma postura, acordada con todas las universidades del sistema andaluz. “Seguimos empeñados en el compromiso con la presidenta, Susana Díaz, de seguir con el 4+1”, incidió. No obstante, consideró que hay que analizar la situación, después de que varias universidades privadas (fuera de Andalucía) y alguna catalana, hayan mostrado su pretensión de implantar el próximo curso el 3+2 en algunos grados.

En palabras del secretario general de Universidades, si esto se lleva a cabo, podría provocar en el resto “dudas de si hay que hacerlo o no”. “De momento aquí el acuerdo se mantiene, y es que hasta que no tengamos un diagnóstico y evaluación de la renovación de la acreditación de los títulos para ver cómo han funcionado, no vamos a hacer experimentos”, manifestó, añadiendo que los rectores “no tienen dudas al respecto”. “No vamos a dar incertidumbre”, sostuvo.

Sobre este asunto, el rector de la UMA reiteró su postura “firme” en contra de ese modelo, insistiendo en que lo que se necesitaba era conocer cuál es la evaluación de los actuales grados. “Personalmente sigo manifestando mi posición en contra, de manera firme”, subrayó. Asimismo, Narváez consideró que no existe preocupación entre los rectores por lo anunciado por algunas universidades privadas, aunque matizó que “sí hay que estar alerta”, ya que “en estos momentos en que todo es un poco confuso se puede escapar algo, y hay que tener muy claras las cosas y ser muy firmes en la posición”.

Del mismo modo, respecto al 3+2 el rector de la UCO recordó el compromiso y acuerdo alcanzado en su día entre todas las universidades andaluzas, que por el momento seguirán apostando por el modelo actual de 4+1 “para dar certidumbre y estabilidad al sistema universitario”.

Respecto al hecho de que otras universidades privadas españolas (no en Andalucía) hayan anunciado grados de 3 años para el próximo curso, Gómez Villamandos señala que “más que hablar de 3+2 o de 4+1, el tema requiere un análisis en profundidad y título por título, aunque nadie entendería ahora que un Grado de 4 años se ofertara en otro lugar a 3 años”.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *