La alumna de la UJA Teresa Amezcua obtiene el Premio Nacional de Fin de Carrera


La alumna de la Universidad de Jaén, Teresa Amezcua, ha obtenido la Mención al Premio Nacional de Fin de Carrera de Educación Universitaria del curso académico 2010-2011 en reconocimiento a sus méritos académicos en la Diplomatura de Trabajo Social en un acto que se celebró en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y que no estuvo exento de polémica.

Con estos premios, los más prestigiosos de los entre los que concede el citado ministerio, se distingue con un reconocimiento de carácter oficial a aquellos estudiantes que han demostrado un mejor rendimiento académico a lo largo de sus estudios universitarios.

Teresa Amezcua afirmó que “estoy muy contenta por este mérito, dado que la selección se ha realizado entre los mejores expedientes académicos de las titulaciones de la rama de Ciencias Sociales y Jurídicas, en la totalidad de las universidades españolas”. Y añadió que “se trata también de un reconocimiento que debo compartir con la comunidad académica de la Universidad de Jaén, la Facultad de Trabajo Social y el profesorado con el que conté, quienes me proporcionaron los recursos materiales y humanos necesarios para llevar a cabo este trayecto tan satisfactorio y que continúan apoyándome ahora, mientras estoy embarcada en un nuevo proyecto académico”.

Polémica

La entrega de los premios no estuvo exenta de polémica. Teresa Amezcua señaló que, aparte del retraso en la entrega de los certificados (4 años), “los premiados nos sentimos bastante ninguneados por parte del ministerio y del ministro, quien no compareció para hacer entrega de los premios como ha venido haciéndose en todas y cada una de las ediciones anteriores, previendo posibles desplantes como ocurrió en el acto de la pasada edición, en la que hubo una marea verde y muchos premiados se negaron a saludar al ministro, se intentó desde el ministerio dar la menor difusión posible al acto, que se celebró un martes a las 12:30 de la mañana, y no se convocó a la prensa como ha sido costumbre hasta la fecha”.

Asimismo, Amezcua mostró su malestar por el hecho de que la entrega de premios fuese agrupada y no individual, “no contamos con un recuerdo fotográfico individualizado del momento de entrega”. “Por nuestra parte no teníamos intención de convertir la entrega en un acto político-reivindicativo, pero sí hacer uso de nuestro derecho a la expresión, por lo que algunos compañeros llevamos la camiseta de la marea verde o broches verdes con el lema ‘Por y Para la Educación’, en solidaridad con las reivindicaciones de la comunidad académica”, apuntó.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *