La aprobación del nuevo calendario académico de la UAL no convence a los estudiantes

La aprobación del nuevo calendario académico de la UAL no convence a los estudiantes


Llegó el día. Tras varios años tanteando la posibilidad de remodelar el calendario académico de la UAL, con intención de llevarlo a cabo y cavilando minuciosamente cuál sería la forma más acertada y menos perjudicial para todos los miembros de la comunidad universitaria; finalmente el pasado 18 de diciembre, en su última reunión antes de cerrar el año, el Consejo de Gobierno de la institución almeriense aprobó un nuevo modelo de calendario para el curso 2020/21. Una planificación en la que, como se esperaba, su cambio más significativo será el movimiento (que no desaparición) de los exámenes de septiembre a los meses de junio y julio.

De este modo, con el calendario académico de la UAL del próximo curso en la mano, y disponible en la página web de la Universidad para todo aquel que quiera consultarlo; se puede ver como todos los periodos de exámenes han sufrido cambios; algunos más notables que otros. Por ejemplo, en el caso de los exámenes del primer cuatrimestre, en enero, éstos se realizarán a partir del próximo curso nada más volver de las vacaciones navideñas, respetando siempre un margen de, al menos, tres días entre la vuelta a las aulas y el inicio de los mismos.

Una remodelación que, con sus más y sus menos, podría decirse que no afectaría en gran medida al tiempo de estudio de los alumnos si se tiene en cuenta que, por lo general, la mayoría emplea las navidades para repasar el temario. En cambio, con los exámenes del segundo cuatrimestre el cambio del calendario es más notable ya que, en lugar de comenzar el día 1 de junio (como ocurrirá este curso), éstos tendrán lugar entre el 17 y el 29 de mayo. Modificación con la que se adelantarán una quincena para que la convocatoria de septiembre pueda realizarse antes del verano.

Comparativa de los calendarios del curso 2019/20 y 2020/21

Comparativa de los calendarios del curso 2019/20 y 2020/21

Así las cosas, al finalizar los exámenes del segundo cuatrimestre, el calendario académico de la UAL 2020/21 ha fijado la convocatoria extraordinaria en los meses de junio y julio. Concretamente, las recuperaciones comenzarían un mes después del inicio de los exámenes de mayo, el 17 de junio; para finalizar el día 7 de julio. Una propuesta que distribuiría las recuperaciones del primer cuatrimestre en la primera mitad de dicho periodo, y las del segundo en la otra mitad; y con la que los estudiantes se marcharían de vacaciones sabiendo ya si han aprobado todo o, en el peor de los casos, si les ha quedado alguna asignatura pendiente de la que deberán matricularse el próximo curso.

Medida aprobada que en el último mes ha generado distintas reacciones, muchas de ellas encontradas, entre todos los miembros que componen la UAL, y en especial entre el sector del alumnado. Por este motivo, desde Aula Magna, nos hemos reunido con todas las Delegaciones de Estudiantes (Psicología, Derecho, Ciencias de la Salud, Ciencias Experimentales, Económicas, Ingeniería y Humanidades), salvo la de Educación por motivos de agenda y otras responsabilidades; y con la vicerrectora Mª Angustias Martos, quien tomó las riendas del Vicerrectorado de Ordenación Académica a principios de curso en esta nueva legislatura de Carmelo Rodríguez como rector de la Universidad de Almería. Todo ello con el fin de conocer el proceso seguido hasta la aprobación del nuevo calendario, los motivos y las inquietudes que suscita este cambio para, así, arrojar luz sobre un tema tan importante para toda la comunidad universitaria UAL.

Aprobación del calendario académico de la UAL

La propuesta de cambio del calendario académico de la UAL rondaba las aulas y despachos de la UAL desde hacía ya tres años; aunque en 2019, año electoral, perdiese protagonismo por parte de todos los sectores implicados. Un periodo en el que se barajaron distintas opciones sin llegar a consenso, e incluso el (ahora disuelto) Consejo de Estudiantes realizó varias reuniones y sondeos sobre el calendario, que desembocó en una reunión entre las vicerrectoras de Ordenación Académica y de Estudiantes con los representantes estudiantiles el 21 de octubre de 2019. Fue entonces, a partir de este ‘primer contacto’, cuando comenzó lo que podría considerarse ‘el spring final’ de un proyecto iniciado hace tres cursos. Situación que no ha gustado a buena parte de los representantes, ni a muchos alumnos, al considerar que se ha hecho ‘deprisa y corriendo’.

Mª Angustias Martos, vicerrectora de Ordenación Académica

Mª Angustias Martos, vicerrectora de Ordenación Académica

En este sentido, resumiendo los pasos seguidos desde octubre, en dicha reunión entre las vicerrectoras y los representantes estudiantiles se facilitó a los presentes un documento de trabajo a modo de borrador con el posible calendario académico de la UAL a aprobar. Cabe resaltar que, como indican tanto estudiantes como vicerrectora, se pidió discreción a la hora de trabajar sobre dicho borrador. “Les pedí por favor que hiciesen difusión a los alumnos pero que no lo publicasen en redes ni nada porque era un documento de trabajo”, comenta Martos. Un apunte que, para unos, se tomó como una estratagema para llevarlo en secreto y no dar opción a réplica por parte de los estudiantes; y para otros como una medida lógica (al no ser algo oficial ni definitivo) para no crear alarma ante algo que aún no estaba definido ni detallado.

Así pues, el siguiente paso fue la reunión de la Comisión del Calendario Académico el 8 de noviembre. Encuentro al que también acudió personal administrativo, decanos y directores de departamento que “fue un viernes, duró una hora y media y fuimos 4 o 5 estudiantes”, señalan desde la Delegación de Derecho incidiendo en que sólo se celebró en un día. En dicha cita, la idea de los estudiantes era “que se nos dieran más tiempo para hablar del tema, para hacer una propuesta consensuada con los miembros de las distintas delegaciones”; mientras que la de la vicerrectora era “que me diesen las propuestas, me dijesen lo que querían, el proceso estaba abierto. Pero no recibí nada por escrito y lo que me manifestaron fue oral. Muchas de las reivindicaciones eran personales”.

“Los alumnos ni se opusieron ni se abstuvieron”, comenta Mª Angustias Martos; aunque desde Económicas trasladan su enfado al señalar que “no se hizo votación en ningún momento. Entonces es como si estuviéramos todos de acuerdo, cosa que no es así”. Situación a la que siguió su aprobación en la Comisión de Calendario, extinguiéndose ésta para dar paso a la Comisión de Ordenación Académica; donde se volvió a plantear y mandar a todos los miembros. Allí recibió ‘informe positivo’ y, finalmente, se mandó al Consejo de Gobierno para su aprobación; no sin antes mostrarse la disconformidad de algunos representantes en el Claustro celebrado pocos días antes, donde Derecho leyó un manifiesto en contra que a otras delegaciones no gustó al considerar que apelaron a la voz de todos los estudiantes, cuando no habría sido así.

El nuevo calendario académico de la UAL modificará todos los periodos de exámenes

El nuevo calendario académico de la UAL modificará todos los periodos de exámenes

Inquietudes del alumnado

Con la aprobación oficial del nuevo calendario académico de la UAL para el curso 2020/2021, son varias las inquietudes que han surgido entre el alumnado de la UAL; no solo entre los representantes. Las principales, comunes a los mensajes recibidos en todas las Delegaciones, se centran en el precio de los alquileres en los meses de julio ahora que parte de los exámenes de recuperación se realizarán en dicho mes; en los cambios de horario y disminución de servicios de transporte al campus en los meses de verano; y en tercer lugar en materia de empleo y búsqueda de trabajo.

“Nos vendieron este calendario como ‘lo hemos sopesado bien, hemos pensado en vosotros y tenido en cuenta vuestras peticiones’, pero no han tenido en cuenta los problemas que nos supondría al estudiantado”, señalan desde Psicología. Postura que, en cierto sentido, apoyan Experimentales y Salud al subrayar que “hay cosas que cambiar, que arreglar y que deberían haberse hecho antes de aprobar este calendario”.

Señalar que muchas de estas dudas llegaron durante las vacaciones de navidad tras publicarse en redes sociales una campaña (con mensajes a favor y en contra del cambio) que, para delegaciones como la de Humanidades, “generó una situación de alarma innecesaria, creada por estudiantes representantes y a través de un medio que no es el adecuado”. “Los grupos de whatsapp ardían y la gente nos pedía explicaciones. Creemos que esto ha supuesto que muchos estudiantes desconfíen de sus representantes”, apuntan, ya que hay incluso quien les han culpado de permitir un cambio así en el calendario.

Los motivos para el nuevo calendario académico de la UAL

Por supuesto otra de las inquietudes de los alumnos es el motivo de dicho cambio. Una incógnita que reveló la vicerrectora de Ordenación Académica al señalar una petición del Parlamento Andaluz al Gobierno para, en el curso 2021/2022, adelantar la Selectividad y sus recuperaciones a antes del verano. “Ante esto, el rector y yo nos sentamos y vimos que cuando eso suceda tenemos que estar adaptados. Si no lo estamos y nuestros exámenes siguen siendo en septiembre, tendríamos que tener dos calendarios, duplicidad y doble de burocracia”. “No era necesario hacerlo el curso que viene, pero es un método de prevención”, apunta Martos al comentar que era un trabajo duro y con mucha responsabilidad para tratarlo nada más ser nombrada vicerrectora, pero “soy un poco de adelantarme a las cosas porque me gusta tenerlas organizadas”. Y es que, “como universidad autónoma podemos decir ‘no lo hacemos’, pero tenemos que ver lo que es mejor para la comunidad universitaria”. Por este motivo, el calendario 2020/21 servirá de ‘curso piloto’ para, cuando finalmente Selectividad adelante sus exámenes, haber corregido los posibles errores.

Los representantes estudiantiles deberán trabajar en consenso

Los representantes estudiantiles deberán trabajar en consenso

Así, con el calendario académico de la UAL aprobado, el siguiente paso en la agenda de la Universidad es negociar con las empresas de transportes un servicio adecuado a las necesidades que surjan de cara al curso 2020/21; y buscar soluciones para el alquiler, con opción de convenio con la Residencia Civitas. Y es que, insiste Martos, “si la decisión fuera mala no la tomaríamos”, pero están convencidos de que beneficiará a los alumnos en aspectos como su rendimiento académico, en la posibilidad de tener más meses de trabajo en verano y en ámbitos como la movilidad internacional, entre otros. Siempre apelando a la responsabilidad y esfuerzo de cada uno.

Consenso, reuniones, más comunicación y mucho trabajo por hacer

Sin un Consejo de Estudiantes (CEUAL) activo a día de hoy en la Universidad de Almería, algunos de los miembros de las Delegaciones de Estudiantes han echado en falta un órgano de representación con mayor peso capaz de aunar todas sus voces y propuestas para, en la medida de lo posible, impedir el cambio del calendario académico de la UAL. O al menos que su remodelación atendiese mejor las demandas de los alumnos. Un vacío que algunos consideran como una ocasión aprovechada por la propia Universidad, y que otros simplemente ven como una merma de la visibilidad y el poder que tiene la representación estudiantil y que les ha afectado.

A pesar de ello, y dado que el calendario 2020/21 no puede ya modificarse, la opción que les queda ahora a todas las Delegaciones de Estudiantes (y al CEUAL cuando se constituya) es trabajar en común por conseguir unos ‘complementos’ que respondan a sus demandas. Es decir, pasados los exámenes, deberán reunirse (entre ellas y con los estudiantes a los que representan) para conocer en profundidad las necesidades y dilemas que pueda acarrear el nuevo calendario y, en consenso, trasladarlas a los organismos y vicerrectorados correspondientes. Todo ello con el fin de que la transición entre el actual modelo de calendario y el recién aprobado produzca el menor impacto posible en el día a día de la comunidad universitaria. Tarea a la que, a su vez, podrían sumarse las primeras propuestas de cara a la aprobación del calendario 2021/22.


Compartir