La corrupción política, a debate en la Universidad de Huelva

La corrupción política, a debate en la Universidad de Huelva


Expertos en historia de la corrupción política de varias universidades europeas y de Hispanoamérica se han dado cita en la Universidad de Huelva para participar en un ‘workshop’ sobre la evolución de este fenómeno en los continentes europeo y latinoamericano desde el siglo XVIII al XX, denominado Una visión comparada en la Historia Cultural de la corrupción política: Europa y América Latina, siglos XVIII al XX.

En concreto, un total de 12 expertos de universidades españolas, alemanas, francesas y argentinas han presentado los resultados de sus investigaciones sobre esta materia durante los dos días en los que se ha desarrollado esta reunión científica, que ha sido organizada por el grupo de investigación sobre corrupción política de la Universidad onubense, liderado por la catedrática de Historia Contemporánea y actual rectora de la UHU, María Antonia Peña, en el marco del proyecto de investigación Historia cultural de la corrupción política en España y América Latina (siglos XIX y XX).

Una de las principales conclusiones que puede extraerse del conjunto de las aportaciones de los investigadores es que la corrupción “es un fenómeno generalizado en todos los niveles y en todo tipo de instituciones, desde las instituciones políticas hasta otros ámbitos como el judicial, la Iglesia, la sanidad o incluso los laboratorios químicos”, ha destacado uno de los coordinadores técnicos del ‘workshop’ y miembro de este grupo de investigación de la UHU, Diego José Feria Lorenzo.

Corrupción política

De hecho, los trabajos de los ponentes han puesto de manifiesto cómo la corrupción ha perdurado siempre en el tiempo, aunque “ha ido cambiando y mimetizándose en función de la época y los cambios en los sistemas políticos”, ha añadido Feria, que ha coordinado está reunión científica junto a otros dos miembros del grupo, María Asunción Díaz Zambrano y Cristina Ramos Cobano.

Así Peña, una de las ponentes, presentó sus estudios sobre la corrupción electoral en Andalucía entre 1910 y 1916, cuando la deliberación sobre las actas electorales denunciadas por “presunto amaño” pasó a ser competencia del Tribunal Supremo. “Las expectativas de regeneración eran amplias, pero se produce una enorme decepción al percibirse que no sirve de nada denunciar las actas, pues casi todas son dadas por válidas”, subrayó la actual rectora. Además, explicó la concepción “matemática” que se tenía de la corrupción, pues, “cuando se anulaba un acta, si el candidato que se había beneficiado de la misma seguía teniendo más votos que sus adversarios, resultaba vencedor de igual forma“, agregó la catedrática.

El resto de participantes en la reunión científica han sido Marta Bonaudo, de la Universidad de Rosario (Argentina); Frederic Monier, de la Universidad de Avignon (Francia); Víctor Manuel Núñez García, María Luisa Calero Delgado y Encarnación Bernal Borrego, de la Universidad de Sevilla; Pol Dalmau Palet, de la Leibniz-Institute of European History de Mainz (Alemania); Ricardo Soler Villegas, Francisco Contreras Pérez, María Asunción Díaz Zamorano y Manuel José de Lara Ródenas, de la Universidad de Huelva; y Lluis Ferrán Toledano González, de la Universitat Autónoma de Barcelona.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *