Que la discapacidad no sea una barrera para formarse y buscar empleo

Que la discapacidad no sea una barrera para formarse y buscar empleo


Esta semana ha tenido lugar la imposición de becas de la primera promoción del curso oficial de cualificación profesional del Programa de Formación para el Empleo de jóvenes con discapacidad intelectual. Un acto celebrado en la Universidad de Almería donde la fuerza arrolladora, las enormes ganas de ocupar su lugar en la sociedad y la alegría de vivir la experiencia universitaria de los 14 estudiantes del curso fueron algunos de los elementos que marcaron esta primera imposición de becas.

Una ceremonia que, tal y como destacaba el rector de la UAL, Carmelo Rodríguez, “para vosotros el día de vuestra graduación es un día especial, pero tenéis que saber que para nosotros también lo es”. Y es que, destacaba el rector,

“Vuestro éxito como estudiantes es nuestro éxito como universidad”.

Y no es para menos pues estos jóvenes con discapacidad intelectual han sido parte del campus, y una pieza fundamental en el deseo de Carmelo Rodríguez al afirmar que “vamos paso a paso en nuestro objetivo de ser una universidad inclusiva”. Meta que este año “lo hemos conseguido al convivir con vosotros, que habéis aprendido mucho, pero nosotros también”.

Que la discapacidad no sea una barrera

Financiado por Fundación Once y el Fondo Social Europeo, “no se dudó en hacer propuestas y ser parte del grupo de 15 universidades que han participado del programa”, apuntaba el rector. Una iniciativa inclusiva que tiene su continuidad asegurada ya que “seguiremos presentándonos a las convocatorias”, afirma Rodríguez. Pero si desaparecen dichas ayudas, recalca,

“Haremos todo lo posible y buscaremos debajo de las piedras para que no se interrumpa nunca este Programa de Formación para el Empleo de jóvenes con Discapacidad Intelectual”.

El motivo es que, a su juicio, “esta formación debe generar un cambio social que permita que la búsqueda de empleo no sea una labor tan ardua ni tan difícil”, a la vez que las tasas de empleo “no arrojen tantas diferencias” sabiendo que la discapacidad intelectual “es el 40% del total de la juventud con discapacidad”. Por ello, el rector quiso agradecer la involucración de alumnado y profesorado, sin olvidar las familias y ASALSIDO, personalizando en Pilar Sánchez e Isabel Martínez.

Asimismo Martínez, comisionada para Universidad, Juventud y Planes Especiales de Fundación ONCE, ha resaltado el papel de las universidades en la consecución de una vida autónoma y feliz de los jóvenes ya que “tener expectativas es fundamental”. Así, con 235 estudiantes en España en esta primera promoción, y una felicitación expresa para la institución almeriense, este curso es “una apuesta estratégica de futuro que cambia el horizonte de estos jóvenes y también la lógica de la universidades, siendo Almería pionera”.

Por su parte, Pilar Sánchez, delegada del Rector para la Diversidad Funcional y también directora del curso, prefirió hablar de “facilidades” y no centrarse en “las dificultades de encajar una formación de este tipo en la formación universitaria”. Muchas satisfacciones en “una tarea muy gratificante, resolviéndose las dificultades, que las ha habido, con voluntad, con compañerismo y sobre todo con buen humor”.

Un “momento histórico en Almería”, señalaba Isabel Parras, vicepresidenta de ASALSIDO, por “abrir puertas y eliminar barreras para las personas con discapacidad intelectual en ámbitos en los que hasta ahora ellos y ellas tienen vetados”. Así pues, Marina Egeda y Adolfo Maldonado, en representación de sus compañeros, reconocieron haber pasado

“Un año fantástico superando miedos y barreras, un año importante que no se olvidará en toda la vida”.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *