La histórica elección de una Universidad



El pasado miércoles, 27 de mayo, la Universidad de Granada celebraba sus elecciones a rector 2015, su fiesta de la democracia. A día de hoy todo el mundo sabe que Pilar Aranda fue la ganadora con un aplastante 67,9% de los votos, frente al 32,1% obtenido por su contrincante Indalecio Sánchez-Montesinos.

Tras el cierre de las urnas, a las 19.00 horas exactamente, y después de un exhaustivo recuento de las papeletas, con un 60% de los votos escrutados, la comunidad universitaria de Granada conocía el nombre de la que será la próxima rectora de la UGR durante los siguientes cuatros años.

La Facultad de Ciencias del Trabajo, lugar elegido por la ahora rectora para seguir el recuento, estallaba en un aplauso de júbilo al que interrumpieron por las palabras entrecortadas de Pilar Aranda, visiblemente emocionada, “hemos llegado a Ítaca”; y es que tras más de 18 meses de trabajo, esta catedrática de Fisiología ha conseguido su objetivo, ser la primera rectora de la Universidad de Granada. Con casi cinco siglos de historia, la UGR ha conseguido situar al frente de la misma a una mujer, Pilar Aranda, la primera que ocupará el despacho del Hospital Real en 484 años, elegida por la comunidad universitaria, y con una amplia mayoría.

Entrando en datos de participación, la UGR ha celebrado unas elecciones históricas, no sólo por haber dado un cambio de sexo al rectorado, que también, sino por el incremento en la participación en relación con los últimos comicios. Y es que, un 21,11% de los estudiantes de la Universidad han depositado su voto, un dato sorprendente para desglosar. De este 21,11%, curiosamente los centros que más han asistido a las urnas han sido la Facultad de Odontología, con un 40% de participación, Comunicación y Documentación con un 39,5% (situadas ambas curiosamente en el mismo edificio), seguidas por Medicina, que por razones obvias se encontraba en uno de los puntos de mira, con un 37,75%, la Facultad de Ciencias del Deporte con un 32,97 por ciento, y por último, Trabajo Social que llegaba al 30,95% de participación estudiantil.

Pero también ha habido centros que han recibido una menor tasa de participación, como es el caso del Hospital Real, donde podían votar los estudiantes de posgrado, y al que sólo acudieron un 5,28%, ya que, al ser la única situación para la colocación de las urnas de estos estudiantes, hubo algunas incidencias, reflejándose en la baja participación, seguido de la Facultad de Traducción e Interpretación, que recogía un 13,03%; la Facultad de Educación , Economía y Tecnología de Ceuta, que recordemos que también forman parte de la UGR, registró otro de los datos más bajos, un 13,92%, seguido de la Facultad de Enfermería de Melilla con un 16,41%, y por último, la Facultad de Derecho llegando únicamente al 16,49% de los votos registrados.

Para continuar con la asistencia a las urnas, la Universidad de Granada registró un total de 76,35%, 2.738 votos concretamente, obtenidos por el personal docente e investigador, de los que cabe decir que deciden con un 63% de la ponderación del total de los votos. En este total, corresponde segregar el propio sector del PDI, ya que podemos encontrarnos con el profesorado doctor con vinculación permanente, que pondera un 55,31% del total de votos; y en el que nos encontramos datos como que los centros con mayor asistencia han sido Farmacia y Ciencias del Deporte, con un 90,75% y 90,24% respectivamente; siendo la Escuela de Arquitectura y  la Facultad de Económicas los centros con menor registro de votos con 76% y 76,63% respectivamente.

Para seguir con los datos del PDI, debemos saber que el total de profesores eméritos que tiene actualmente la Universidad de Granada, 10 exactamente, voto al completo el pasado 27 de mayo. En relación al resto del PDI, curiosamente, la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología ha sido la que menor número de votos ha registrado en este sector con un 49,02%, y Psicología la que mayores datos de asistencia apunta, con 88,24%.

Por último, el personal de administración y servicios, que pondera un 12% del total de los votos, ha obtenido un 78,84% del total, siendo Melilla la mayor en asistencia con un 93,94% de los votos, teniendo en cuenta las diferencias numéricas de plantilla de Ceuta y Melilla con Granada.

Una jornada electoral extensa, más de 10 horas de trabajo, en la que algunos se quejaban de la poca remuneración adquirida, no llegaba a los 40€, y en la que hubo anécdotas para todos, como la presencia de la ‘marea verde’ en la Facultad de Ciencias de la Educación, algún voto que otro que no coincidía con la urna, como es el caso de la Facultad de Medicina y estudiantes del Aula Permanente que no sabían donde podían ejercer su derecho al voto.

Tras conocer los datos, con el escrutinio total, la ya rectora de la UGR, Pilar Aranda, y su contrincante en estas elecciones, Indalecio Sánchez-Montesinos, procedían a reunirse con Francisco González Lodeiro, rector en funciones hasta que se produzca la toma de posesión. Una reunión puramente rutinaria, en el que ambos candidatos se felicitaron y durante la cual Sánchez-Montesinos apuntaba que la “comunidad universitaria ha hablado, felicito a Pilar Aranda, quedando a su disposición, pero le pido cuide de aquellos que me brindaron su apoyo, porque aquí nadie a votado en contra, sino que han votado a favor de un proyecto“.


Compartir
Comentarios

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *