La huelga del 22-O no llega a las aulas universitarias


Las Universidades andaluzas desarrollaron una jornada de clases normal a pesar de la huelga convocada por los sindicatos y coordinadoras de estudiantes. Las aulas de los institutos sí siguieron la huelga con una incidencia importante en la asistencia de los alumnos y con concentraciones y manifestaciones por la tarde. La convocatoria buscaba mostrar el descontento de los estudiantes con la ley universitaria, la LOMCE, en especial con el decreto de 3+2 (tres años de grado y dos de máster) que implantaría esta ley.

Por Universidades el seguimiento fue distante. Así, en cada institución aunque fue convocada no tuvo la misma repercusión, en lineas generales se manifestó poco seguimiento por parte de los estudiantes de educación superior en toda Andalucía.

En la Universidad de Granada, la Coordinadora Sindical estudiantil convocó una manifestación a las 11:30 desde los Comedores Universitarios de Fuentenueva, que contó con el apoyo de los institutos y se unió a las “Marchas de la Dignidad”.

El seguimiento de la huelga fue prácticamente nulo en la Universidad de Málaga, donde la protesta había sido convocada por la Coordinadora de Estudiantes de Málaga, pero que no secundaba ni el Consejo de Estudiantes (CEUMA), ni ningún sindicato ni asociación de alumnos, por lo tanto, las clases se desarrollaron con normalidad. El paro tuvo más repercusión en los institutos públicos de enseñanza secundaria, donde la ausencia de estudiantes sí pudo percibirse en algunas aulas. Por la tarde, a las 18.30 horas había convocada una manifestación desde el Edificio Negro de la capital, seguida de una concentración junto a la Estación de trenes María Zambrano, a la que sí se sumó el CEUMA y las organizaciones estudiantiles de la Universidad.

El Consejo de Estudiantes de la UJA envió un comunicado de apoyo a la huelga convocada por la Plataforma de las Marchas de la Dignidad. Se trató de un texto que se hizo público a través de las redes sociales en el que destacaba que

“el endurecimiento de los requisitos para la obtención de becas, la bajada en las cuantías destinadas a tal efecto, la subida de tasas combinada con una enorme degradación del mercado laboral excluyen a enormes capas de la población del sistema educativo frenando la principal vía de promoción e inserción social”

En relación a la reforma universitaria del 3+2, los representantes del Consejo de la UJA subrayaron que esta nueva fórmula “mediante la extensión del máster pretende ser una nueva excusa para un aumento de la cantidad a abonar por el estudiante en la línea de lo que ha sucedido con el actual ‘4+1”. En este sentido los representantes estudiantiles de la institución jienense creen necesaria la lucha por el derecho a una educación digna, por lo que apoyaron la mencionada huelga, aunque en los campus no fue seguida por los estudiantes, que acudieron a clase con normalidad.

En la Universidad de Córdoba, ni el Consejo de Estudiantes (CEU) de esta universidad ni ningún sindicato o asociación estudiantil habían convocado jornada de huelga en los días previos, con lo cual la incidencia fue prácticamente inexistente. Así, y según informan desde varios centros y desde la propia UCO, la jornada se desarrolló con total normalidad, y tan sólo en la Facultad de Derecho y Ciencias Económicas y Empresariales se registró menos asistencia de alumnos en algunas clases. No obstante, el hecho de que se hubiera convocado huelga en otras ciudades ocasionó dudas en algunos alumnos, que motivaron que el CEU tuviera que salir al paso en su cuenta de Twitter a primera hora de la mañana de ayer, afirmando que “tras recibir varias preguntas sobre la huelga de hoy, informamos que es un bulo. No hay ninguna huelga convocada”.

La jornada académica en la Universidad de Almería transcurrió con total normalidad, aunque había previsiones de la convocatoria de huelga estas finalmente no se materializaron. De este modo, la gran mayoría de los alumnos acudieron como de costumbre a sus clases en el campus de la UAL. El seguimiento fue puntual por parte de algunos estudiantes, sin llegar a ser significativo ni variar el funcionamiento de las jornadas lectivas en el día.

Por su parte, desde las Universidades de Sevilla los representantes estudiantiles tanto de la UPO como de la US se sumaron a la convocatoria de huelga a través de sus organizaciones. Así, el Movimiento de Acción Estudiantil (MAE), el Sindicato de Estudiantes y el Consejo de Estudiantes de la Pablo de Olavide (CEUPO) apoyaron el paro educativo. El Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (CADUS) decidió en pleno asambleario apoyar la huelga del 22 de octubre sin cortar las actividades docentes en el ámbito universitario.

Los alumnos de centros concertados y privados se mantuvieron al margen de la huelga.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *