La importancia de tener una política de transparencia y gobierno abierto


El Auditorio de la Universidad de Almería acogió ayer, lunes 30 de noviembre, la ponencia de Manuel Villoria Mendieta, director del Observatorio de Buena Gobernanza y doctor en Ciencias Políticas y Sociología. Un ilustre de la materia que ha publicado varios libros en los últimos tres años sobre esta temática; donde destacan ‘El Marco de Integridad Institucional en España. Situación actual y Recomendaciones’, o ‘Ética Pública y Buen Gobierno. Regenerando la democracia y luchando contra la Corrupción desde el Servicio Público’, entre otros.

“España se enfrenta a graves problemas de desafección ciudadana y de corrupción y como consecuencia existe una deslegitimación del sistema que requiere respuestas”.

Así empezaba su charla el doctor Villoria en la UAL, donde habló de conducta pública y transparencia. Una conferencia realizada en las instalaciones del campus, bajo el título ‘Ética y Conducta Pública, Liderazgo y Transparencia’, en la que explicaba los primeros pasos de cara a conseguir una transparencia y gobierno abierto, destacando que lo esencial “es tener una actitud positiva y querer cambiar”. Además, Villoria insistía en que

“Empiezan a generarse algunas leyes estatales y autonómicas que ayudan a la transparencia pero las instituciones tienen que definir proyectos para que todo funcione, creando los órganos adecuados para gestionar estos procedimientos, garantizando su autonomía, independencia y protección”.

Argumentos a los que el director del Observatorio añadía que “las instituciones son la clave para crear un país desarrollado y luchar contra la corrupción”. Sólo de esta manera se podrá acabar con la desconfianza institucional, generada por una parte, por una crisis económica que ha disparado el desempleo y los recortes sociales, generando más desigualdad, y por otra, y más importante aún, una sensación de que el sistema no responde equitativamente y con cercanía a las demandas de la gente, en este momento especialmente difícil.

Y es que así lo indica el Eurobarómetro de 2013, en el que el 77% de los españoles cree que la corrupción es parte de la cultura de los negocios en el país (la media europea es del 67%); el 84% de los encuestados considera que el soborno y las conexiones son la forma más sencilla de obtener servicios públicos (media europea 73%); y el 67% que la única forma de tener éxito en los negocios son las conexiones políticas (media europea 59%).

Las respuestas a esta situación, según Villoria, son “crear instituciones previsibles, eficientes, legítimas y equitativas. Gobiernos que rindan cuentas, que sean imparciales y transparentes, cuyos objetivos se dirijan a conseguir el desarrollo sostenible, la calidad de vida y la garantía democrática, y hagan frente a los retos de la desigualdad, la pobreza, la corrupción, el clientelismo y la inseguridad. Y sentenciaba diciendo que es

“Una tarea nada fácil pero tampoco imposible”.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *