La inducción. Primer día en la empresa


Comienza el espectáculo. Llegó la hora de la verdad. Desenfunda rápido porque ya se acabaron las excusas y no habrá margen para el error. No sé si habrá pistoleros forajidos o bailarinas de cancán pero será mejor que estés mentalizado para bailar con la más fea.

No te asustes, pero la realidad es que tienes que estar preparado y conocer el escenario en el que tienes que actuar. Creemos que esta entrada te servirá de ayuda o, al menos, esa es nuestra intención. ¿Te han propuesto una entrevista de trabajo y los nervios están empezando a devorarte? Tranquilo. ¿Has pensado en echarle un ojo a la página web de esa empresa? ¿Conoces sus orígenes, su historia?

El concepto de inducción nos tiende la mano para dar respuesta a todos estos interrogantes. No seas ingenuo, seguro que estás pensando en el sistema de calentamiento de las placas de vitrocerámica, aunque tampoco te has distanciado demasiado. En esencia, tu proceso de incorporación a una nueva firma debe ir cocinándose poco a poco, y la inducción tiene mucho que ver con eso.

Se trata del primer contacto que tiene el trabajador con la nueva entidad. Lo normal es que cuando llegamos a ella, el personal de recursos humanos o algún compañero designado tome las riendas de nuestra llegada, nos dé la bienvenida y comience a mostrarnos la organización en todos sus ámbitos. Procurará adaptarnos al nuevo puesto de trabajo ofreciéndonos una visión global de la corporación con el único propósito de facilitar nuestra integración y acelerar la interacción con el resto del equipo.

Una buena inducción tiene que conseguir que el nuevo compañero conozca brevemente los orígenes de la compañía, debe presentársele cada uno de los departamentos, advertirle de las relaciones entre ellos, las funciones que va a desempeñar, mostrarle su lugar físico y equipos de trabajo, concretarle las prácticas de empresa, los hábitos, los sistema de dirección y jerarquías, así como explicarle algunos consejos generales de cara al resto de compañeros y clientes, etc.

El objetivo de este post es hacernos ver que aunque la inducción supone la primera toma de contacto con el nuevo equipo, previamente tenemos que obligarnos a conocer, en la medida de lo posible, qué nos vamos a encontrar. Hoy día hay muchos medios para ello, la informática o la prensa pueden ayudarnos a conocer cómo es una empresa sin haberla conocido antes, y la red es un gran escaparate abierto a todo tipo de público. Ni mucho menos estamos hablando de hacer un proyecto de investigación, pero si previamente puedes informarte de algo, sería un trabajo que llevarías ya adelantado. Nunca vendrá mal.

@vistadpajaro

José Antonio León Llorente


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *