La Junta de Andalucía propone un nuevo modelo de financiación a los rectores y rectoras

La Junta de Andalucía propone un nuevo modelo de financiación a los rectores y rectoras


La Junta de Andalucía ha dado un paso más en su objetivo de establecer un nuevo modelo de financiación universitaria. Esta semana, el consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, Rogelio Velasco, se ha reunido con los rectores y rectoras de las 10 Universidades Públicas de Andalucía para establecer las bases de futuro modelo de financiación.

La petición de unas bases concretas sobre las que regular la economía universitaria viene de lejos. Desde la Consejería liderada por Velasco se lleva anunciando un documento desde el pasado 2019, que se ha ido retrasando mientras que los dirigentes universitarios solicitaban un acuerdo que ofreciera soluciones a corto y medio plazo.

Tras la reunión mantenida este miércoles, parece ser que se vislumbra una propuesta del futuro modelo ordinario de financiación, tras el proceso de análisis y debate al que se ha sometido el documento con estas instituciones académicas en los últimos meses. Así, desde la Junta de Andalucía se ha señalado el objetivo de fijar un nuevo sistema de financiación es uno de los objetivos estratégicos del Gobierno andaluz con el que se pretende establecer una guía estable para la asignación equitativa de recursos que prime la excelencia y el rendimiento, que garantice la suficiencia financiera y que proporcione a las universidades la dotación adecuada para el desarrollo eficiente de su función social.

El rector de la Universidad de Córdoba, el rector y presidente de la CRUE Universidades Españolas, José Carlos Gómez Villamandos ha agradecido a la Consejería que “haya puesto un documento sobre la mesa para trabajar. Si se mantienen criterios de financiación sujetos a competitividad, investigación y grado de experimentalidad de las titulaciones lo vemos como un modelo tremendamente positivo para la mejora del sistema, siempre que se garantice la suficiencia financiera del SUPA”.

Rendimiento: clave de la financiación

En palabras de Rogelio Velasco, tras la reunión con los rectores y rectoras, “este modelo establece un nuevo reparto de recursos, que incluye una financiación básica para que operativamente todas las universidades puedan funcionar y un fondo dirigido a investigación”. A su juicio, “es una propuesta sensata que pretende dotar de más recursos a aquellos departamentos o grupos de I+D que muestran un mayor rendimiento investigador por encima de la media”.

De este modo, el nuevo modelo de financiación establece presenta a la actividad investigadora como uno de los principales pilares sobre los que asentar el reparto. “Es imprescindible que la cantidad y calidad de las investigaciones que se realizan en estas instituciones académicas produzcan más y mejor conocimiento, y para eso es necesario dotarlas con un montante adecuado”, ha añadido para señalar que “la I+D constituye una de las palancas de la transformación del modelo productivo de Andalucía”, ha recalcado Velasco.

Además, cabe destacar del nuevo modelo de financiación el compromiso de la Junta de Andalucía de aproximar la financiación del sistema público universitario a los indicadores medios de los países europeos, “con el fin de poder ir cerrando la brecha existente actualmente”.

Estructura del modelo de financiación

Para agilizar la implantación del modelo de financiación, la estructura del nuevo borrador plantea una diferencia entre las  denominadas Bases del Modelo de Financiación Pública Ordinaria y el esquema con las propuestas de variables y fórmulas de cálculo que se aplicarán en el reparto de los recursos. De este modo, la tramitación de ambas partes seguirán diferentes procesos: mientras que el documento de bases se aprobará por Consejo de Gobierno, el esquema de propuestas verá la luz mediante Orden del consejero.

Tal y como se ah informado desde la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, la división de la tramitación permitirá dotar de flexibilidad a la concreción de los criterios de valoración, de tal modo que se puedan realizar ajustes sin necesidad de tener que redefinir la estructura de base.

La parte incluida en las Bases del Modelo de Financiación Pública Ordinaria, que respondería a las transferencias procedentes del Presupuesto de la Junta de Andalucía, siguen las propuestas del borrador presentado el pasado mes de diciembre de 2019, sumando nuevas simplificaciones. Estas bases se distribuyen en dos dotaciones: una que se mediría por la financiación por escala y rendimiento, y otra parte de financiación que respondería al criterio de nivelación.

Así, la primera parte, la financiación por escala y rendimiento, tendría en cuenta tanto las necesidades de cada universidad como su desempeño y los fondos que se le asignan suman en torno al 90% de la dotación global, de los que el 85% se destinan a la financiación básica de las universidades (gastos de funcionamiento, sueldos de personal, la inversión corriente y la de investigación); el 5% restante a la de carácter estratégico, con el objetivo de promover actuaciones de excelencia). La distribución de las partidas en este capítulo se realizará de forma proporcional aplicando un Indicador Relativo de Escala y Rendimiento, que se obtiene del promedio de tres valores: personal, docencia e investigación y transferencia de conocimiento.

Por su parte, la financiación de nivelación, que sumaría el 10% de los recursos restantes, tiene como finalidad compensar el efecto de las economías de escala y favorecer la convergencia. A este apartado no se le aplicaría el Indicador Relativo de Escala y Rendimiento.

En cuanto a la Universidad Internacional de Andalucía, el nuevo modelo de financiación incluye una propuesta propia para la institución, de la cual se señala que estará sujeta a la definición de un criterio que mida su rendimiento.


Compartir