La Junta de Andalucía suspende las clases presenciales en la Universidad de Granada durante dos semanas

La Junta de Andalucía suspende las clases presenciales en la Universidad de Granada durante dos semanas


El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha anunciado que suspende las clases presenciales en la Universidad de Granada durante dos semanas a partir de este jueves. La medida se suma a las  restricciones en los colegios mayores y residencias derivados el alto índice de casos positivos de coronavirus entre los estudiantes en estos espacios.

Tal y como ha anunciado hoy el consejero de Presidencia de la Junta, Elías Bendodo, las restricciones forman parte de la estrategia elaborada por la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica de la Consejería de Salud y Familias con vistas a controlar el creciente número de contagios vinculados al entorno universitario. Según ha señalado el propio Bendodo, actualmente habría contabilizado 150 casos en siete residencias universitarias y, aunque Granada no cumple con los criterios del Ministerio de Sanidad para el cierre de la ciudad, desde el gobierno regional prefieren adelantar medidas de control para que esto no ocurra.

Junto a la suspensión de las clases presenciales, que pasarán a ser telemáticas aplicando la autonomía universitaria, desde la Junta de Andalucía se han sumado las siguientes restricciones a los colegios mayores y residencias:

  • En cada centro se recomienda habilitar un equipo de Covid-19, que debe elaborar un plan de actuación específico del centro.
  • En el caso de las habitaciones, estarían ocupadas por un máximo de dos personas y su aforo máximo sería de cuatro.
  • En las zonas comunes, el aforo recomendado será del 50% de su ocupación máxima y se propone fomentar el uso preferente de escaleras, así como de los espacios al aire libre.
  • En los comedores se recomienda no superar el 75% del aforo, con un máximo de 100 personas en comedores cerrados y 150 al aire libre.

La UGR señala que la Junta “no se ha sentado” con ellos para analizar los datos

Desde la Universidad de Granada, la rectora Pilar Aranda ha señalado que la “universidad de Granada es una universidad segura”. Así, en una intervención ante los medios, la rectora granadina ha señalado que desconoce “el amparo legal que tiene ese acuerdo, porque hay un principio de autonomía universitaria que creo que en este caso se ha conculcado, teniendo en cuenta que en ningún momento nadie se ha sentado conmigo para estudiar datos y analizarlos”. 

La UGR suspende clases presenciales durante dos semanas

Pilar Aranda , rectora de la UGR

Ante los medios de comunicación, Aranda ha reiterado que la medida se ha tomado sin el consenso de la Universidad, subrayando que el consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, Rogelio Velasco, habría sido el único en llamarle, siendo ella misma quien habría posteriormente llamado al delegado de Gobierno de la Junta y al alcalde de la ciudad. Tal y como ha manifestado la rectora “con estas cifras no entendemos la decisión”, pues los datos manejados por la UGR, que vienen dados por la Consejería de Salud y Familias, señalan que desde el pasado 21 de septiembre habría registrado 236 positivos y hay 800 aislados entre los estudiantes y 16 positivos y 50 aislados entre el personal laboral y docente (datos acumulados), no existiendo por tanto datos que avalen la medida de la Junta de Andalucía.

La decisión de cerrar la universidad se ha tomado de forma sorpresiva y triste por parte de la institución académica, la cual ha recalcado que llevan invertidos dos millones de euros en material de seguridad para prevenir los contagios, “no existiendo ningún brote vinculado a ninguna escuela o facultad”. Así, Aranda ha manifestado su descontento con la decisión señalando que “se valoran más los bares que lo que es la vida universitaria y la formación. Dejan los bares abiertos y cierran las aulas, los seminarios, las bibliotecas y los laboratorios, para esta rectora y para esta institución la verdad es que nos sorprende pero sobre todo nos entristece ver cómo se valora lo que es una universidad”.

Ante las medidas a tomar, la rectora ha expuesto que no ha recibido ninguna información ni documento oficial, por lo que tendrá que valorar qué recoge la medida de la Junta de Andalucía , la cual no atendería a los protocolos ni tiene el conocimiento de cómo funciona la universidad.  Finalmente, la rectora ha señalado que las medidas vienen a demonizar a los estudiantes no entendiendo qué es la universidad siendo los comportamientos de estos de ciudadanos no de universitarios.

Toda la información oficial sobre los protocolos y medidas de control de la COVID19 en la UGR puedes consultarlos aquí. 


Compartir