La LOSU, una mala noticia para el sistema universitario

La LOSU, una mala noticia para el sistema universitario


Hace unos días, la Comisión de Universidades del Congreso de los Diputados aprobó el dictamen de la futura Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU).

Existe un amplio consenso en la comunidad universitaria sobre la necesidad de la aprobación de una nueva ley que de respuesta a los múltiples desafíos que afronta el sistema universitario, pero, por desgracia, la LOSU es una oportunidad perdida que en vez de dar respuesta a las necesidades de las universidades se limita a satisfacer las exigencias de los partidos independentistas. Baste un simple ejemplo: dedica mucho más al fomento de las lenguas cooficiales en las universidades que a la internacionalización de estas.

Lo más grave, en mi opinión, es que rompe con la unidad del sistema universitario, creando hasta 17 sistemas distintos. ¿Cómo?, creando un cuerpo de profesores titulares y catedráticos laborales, con los mismos derechos que los funcionarios, pero que serán acreditados por las comunidades autónomas, que establecerán los requisitos que cada una estime para ello, sin necesidad de pasar por la agencia nacional -ANECA- que queda absolutamente diluida.

Además, en contra de la opinión de la CRUE, permitirá que los profesores laborales puedan convertirse en rectores, satisfaciendo así una de las exigencias de los independentistas que pretenden que el personal acreditado por ellos, y no por el Estado, pueda acceder al cargo de mayor responsabilidad en la universidad.

Perdemos así la oportunidad de afrontar una reforma necesaria sobre temas tan trascendentales como la internacionalización, la financiación universitaria o la gobernanza, que apenas sufren modificaciones de calado.

Tan solo alguna pincelada positiva como la modificación del mandato de los rectores, que ahora será de 6 años en un único periodo.

En definitiva, una decepción con consecuencias negativas importantes para el sistema universitario español y, por lo tanto, también para el andaluz.

Por Ramón Herrera de las Heras

Secretario General de Universidades de la Junta de Andalucía.


Compartir