La noche en la que la ciencia salió a la calle


El pasado viernes 30 de septiembre las ciudades andaluzas se abrieron a  la ciencia en la Noche de los Investigadores (NDI). Bajo el título “Mujeres y hombres que hacen ciencia para ti” las Universidades y centros de investigación salieron  las calles para mostrar a la ciudadanía la importancia e influencia que sus estudios tienen en el desarrollo social. De forma amena y entretenida, los más de 1.200 investigadores procedentes de las 250 ciudades participantes, mostraron sus avances y explicaron los entresijos que esconden tras de si las fórmulas y experimentos científicos, de forma que todos los entendieran y se animara a los más jóvenes a seguir el camino de la investigación. Así se vivió por ciudades.

Almería, divulgando sobre la agroalimentación

Un año más, la ciencia y sus artífices abandonaron los laboratorios y salieron a las calles de Almería para que los ciudadanos, adultos y pequeños, conociesen de primera mano cuales son los proyectos y experimentos en los que trabajan los expertos de la provincia. Carmelo Rodríguez en el photocall de la NDI almeriense.

Una nueva edición, la quinta que se celebra aquí, en la que más de 335 investigadores repartidos en medio centenar de stands recibieron a los miles de almerienses que se acercaron hasta la Rambla Federico García Lorca y la Subdelegación de Gobierno; espacios donde estuvieron expuestos desde las 17:00 hasta las 22:00 horas. Una gran participación científica, alrededor del 25% del total de Andalucía según señalaban desde la OTRI de la Universidad de Almería, que refleja el gran interés que despierta esta actividad en la que, año tras año, sigue sumando aficionados y curiosos.

Así, con los más pequeños arrimados a las mesas y con cientos de preguntas que realizar a los investigadores, tanto ellos como los más mayores pudieron contemplar y conocer los múltiples proyectos en desarrollo; muchos de ellos relacionados con el ámbito de la agroalimentación, sector clave y de suma importancia para Almería.

Igualmente, junto a proyectos como “Aplicaciones de las microalgas: desde la farmacia al tratamiento de residuos” o “La alimentación en acuicultura como fuente de salud”; aquellos que disfrutaron de La Noche Europea de los Investigadores en Almería pudieron también encontrar innovaciones en robótica, geología, realidad virtual, trabajos en Ciencias Sociales, energías renovables (especialmente la energía solar), o la conservación de especies animales amenazadas.

Sin duda, una noche para la ciencia en la calle que congregó a miles de personas al aire libre, durante algo más de cinco horas, que ofreció la posibilidad de ponerles cara a quienes mueven el mundo con sus trabajos y, a su vez, instaurar un pequeño ‘gen investigador’ en las nuevas generaciones.

Córdoba abierta a todas las edades

En Córdoba, fueron más de 8.000 personas los que participaron en las distintas actividades programadas, que en este caso se prolongó durante doce intensas horas, con actos programados desde las diez de la mañana a las diez de la noche. Jornada que por quinta vez se celebra en la capital cordobesa, y que registró un incremento de participación respecto a la celebrada el año pasado, según se ha informado desde la UCO, organizadora del evento en Córdoba junto al Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA, del CSIC) y el Real Jardín Botánico de Córdoba.

Los asistentes, de diferentes edades, desde escolares a mayores, pudieron acercarse a la ciencia de la mano de 236 investigadores, 119 mujeres y 117 hombres de ciencia, la mayor parte de la UCO; que trasladaron, de forma amena, su día a día a través de una cincuentena de actividades divulgativas que se desarrollaron en diversos jardines, espacios públicos y patios típicos de la capital. Villamandos acompañado de las autoridades académicas cordobesas durante la NDI 2016.

La jornada comenzó con la Feria de Pequeños Grandes Investigadores, en la que escolares de la provincia de Córdoba compitieron por los premios del certamen anual organizado en el marco de este evento. De igual manera, y de 10:00 a 22:00 horas, se desarrolló la Feria de los Ingenios, en los Jardines del Duque de Rivas, que fue la actividad que más público concitó. En ella, investigadores de diferentes áreas del conocimiento mostraron de forma amena y divertida sus líneas de investigación a grupos escolares, familias, grupos de amigos y viandantes en general. Experimentos biomédicos o sobre medio ambiente, explicaciones sobre los autos de fe o la traducción del hebreo o el árabe, o una visita al jardín Take Away del Botánico fueron algunas de las actividades.

El rector de la UCO, José Carlos Gómez Villamandos, se congratuló del éxito de esta convocatoria y de que la actividad haya sido paritaria, “incluso ha habido un pequeño mayor número de mujeres que de hombres en esta edición en Córdoba”, como señaló en el transcurso de su visita a la Feria de los Ingenios.

Asimismo, la ciencia también llegó a varios locales de restauración de la capital. Por la noche, dos establecimientos hosteleros acogieron la actividad Bocados de Ciencia, y siete restaurantes ofrecieron durante todo el día tapas elaboradas con legumbres, para celebrar el año internacional de este alimento a través de la llamada Ruta de las Legumbres. De igual manera, una decena de patios cordobeses del barrio de San Basilio celebraron, un año más, los Patios de Ciencia; y en dos librerías del centro histórico representantes de diferentes grupos de investigación desarrollaron a través de microencuentros una divulgación más cercana.

Para finalizar, el rectorado de la UCO acogió una gala, en la que el Aula de Danza de esta universidad representó las cuatro fases del método científico, entre otras actuaciones de divulgación científica.

Gran participación en en Granada

La Noche Europea de los Investigadores granadina se concentró en varios puntos de la ciudad nazarí: la Plaza del Carmen, Hospital Real, Casa de los Tiros, Facultad de Ciencias Centro Andaluz de Medio Ambiente, la Estación Experimental del Zaidín y el Paseo del Salón, que fue el punto clave. Allí, se reunieron las principales actividades que comenzaron a las 17:00 horas, aunque la hora con mayor afluencia fue aproximadamente a las 20:00 horas de la tarde cuando los granadinos acudieron a ‘empaparse’ de ciencia, ocupando así toda la explanada del Paseo del Salón. Pilar Aranda junto a varios científicos de la Universidad de Granada en la NDI 2016.

Entre los stands más destacados, resaltaron los correspondientes a la Universidad de Granada, que este año triplicaba su presencia en esta actividad. Las charlas y demostraciones por parte de los investigadores, captaron la atención tanto de los mayores como de los pequeños que se agrupaban expectantes a las explicaciones de los proyectos que se estaban  desarrollando. Uno de los más aclamados fue el impartido por “El Laboratorio de Evaluación no Destructiva” en la charla “de la ingeniería a la medicina” dónde mostraron las posibilidades que ofrece la bioimpresión en los implantes de órganos gracias a las impresoras 3D.

Además, Granada fue la ciudad con más actividades previstas y dedicó un espacio especial para los niños con  talleres de reanimación cardiopulmonar, un planetario o jugar a ser cirujano por un día.

Experimentar y aprender en Jaén

Cerca de 6.000 personas participaron en las actividades programadas por la Universidad de Jaén para la Noche de los Investigadores. Un evento dirigido a estimular la vocación y el interés por la ciencia en la ciudadanía que contó con la participación de 150 investigadores de la institución jiennense. Se trata de la sexta edición de esta iniciativa en Jaén y se ha celebrado simultáneamente en 250 ciudades de toda Europa. El objetivo ha sido, un año más, acercarse a la ciencia de una manera divertida y participativa para conocer, experimentar, resolver y, en definitiva, jugar a aprender.

Público de todas las edades asistió y participó en los más de 30 ejercicios planteados, los cuales se celebraron en tres sedes. En la Feria de la Ciencia, ubicada la plaza Empresario Diego Torres junto a El Corte Inglés, donde se desarrollaron once talleres sobre alimentación, geología psicología, genética, microscopia, ética experimental, enfermería, ingeniería robótica y otras disciplinas, especialmente destinados para el público infantil. En el Museo Provincial de Jaén, en el que se programaron cinco actividades ligadas al arte, la arqueología y la muerte, entre ellas un taller para aprender a mirar una obra de arte, otro sobre las momias del Antiguo Egipto, una visión de la muerte desde la Prehistoria a la Edad Media a través de la arqueología y el espectáculo científico ‘Delirium’.

Además, la Antigua Escuela de Magisterio acogió once microencuentros entre la sociedad y diversos investigadores de la UJA que versaron sobre astrofísica, la actividad física, la vida en el espacio, alimentos funcionales, la bombilla OLED o el estudio de los fósiles entre otras materias. En el patio exterior de este edificio se celebró también el espectáculo “A la luz…de la ciencia”, que contó con la colaboración de Juan Antonio Jiménez Salas, antiguo colaborador de los programas Salud al Día y Tecnópolis de Canal Sur. Así como el acto de entrega de los VI Premios ‘Universidad de Jaén’ a la Divulgación Científica, que convocan conjuntamente el vicerrectorado de Relaciones con la Sociedad e Inserción Laboral y el de Investigación con el objetivo incentivar, reconocer y recompensar la transmisión a la sociedad de las actividades científicas.

Una noche muy cercana en Málaga

La noche malagueña contó con una variada programación de 64 actividades con la que disfrutaron  cerca de 10.000 asistentes a través de experiencias y talleres sobre de TIC y música, reprogramación celular, ADN, alimentación comunicaciones inalámbricas, la importancia del agua, el tratamiento de residuos, plantas y los sentidos, entre otras muchas temáticas. José Ángel Narváez durante una de las actividades de la NDI.

Como en anteriores ediciones, los interesados en mantener una relación más estrecha con los científicos pudieron disfrutar de tertulias (microcuentos) que han tratado temas tan diversos como la conservación del suelo las radiaciones para la salud, la genómica o leishmania en gatos, mujeres en conflictos armados o matemáticas que salvan vidas. El Museo Alborania (Aula del Mar) también abrió sus puertas la tarde-noche del viernes para poner a disposición de los participantes los secretos marinos que esconden sus instalaciones, en las que hay reunidas más de 6.000 especies.

Por otro lado, las tres sesiones de microcharlas ‘Ciencias en pequeñas dosis’ en la sede de Unicaja han superado el centenar de asistentes. Las primera de ellas estuvo dedicada a la terapia celular, impartidas por investigadores del Departamento de Biología Celular, bajo el título de “Madres, células y viceversa”, la segunda centrada en las ondas gravitacionales, a cargo del doctor Francisco Villatoro; y por último, “Arte: desde otro punto de vista”, presentada por investigadores del grupo iArtHis_Lab de la UMA.

En las actividades estuvieron presentes las autoridades académicas y políticas de la ciudad, entra las que destaca José Ángel Narváez, rector de la Universidad de Málaga, junto al alcalde, Francisco de la Torre; y José Luis Ruiz Espejo, delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga. Los tres representantes fueron los encargados de inaugurar la cita entre más de una veintena de talleres organizados alrededor de la Plaza de Marina. Tal y como expuso el rector malagueño este tipo de eventos es una oportunidad “para que la ciudad vea lo que hace su universidad pública y quiénes son sus investigadores, cómo piensan y en qué trabajan”. En este sentido, José Ángel Narváez se refirió además a la “necesidad de decirle a la ciudadanía una vez más que la investigación es importante para la sociedad y que para ello es necesario ilusionar a los jóvenes”.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *