La periodista mexicana Lucía Lagunes recibe el Premio Libertad de Prensa de la UMA


Lucía Lagunes Huerta, directora general de la agencia multimedia Comunicación e Información de la Mujer (México), ha recibido este miércoles el VI Premio Internacional de Libertad de Prensa de la Universidad de Málaga, a propuesta de la Cátedra UNESCO de Comunicación.

El jurado, integrado por los decanos de la Asociación Española de Universidades con Titulaciones de Información y Comunicación (ATIC), destaca el compromiso de las mujeres periodistas en México y, en general, en América Latina, cuya actividad profesional se ve interferida por las agresiones que, en un marco de impunidad, tratan de impedir el ejercicio honesto de la libertad de expresión, así como por la discriminación derivada de su condición de mujeres.

Su asociación ha documentado, por ejemplo, el feminicidio de Ciudad Juárez. “Las mujeres periodistas fuimos las primeras voceras de este tipo de historias y dolores, pero no para hacer una gran tragedia en papel, sino para exigir justicia, y exigir a las autoridades que hicieran lo que tienen que hacer para que la vida y la dignidad de las personas esté garantiada”, explicó Lagunes.

La periodista relató, emocionada, algunos de los casos de compañeros agredidos o asesinados en México, y también las amenazas que su propia asociación ha recibido, así como la impunidad de estos actos, a consecuencia de la actitud de las autoridades. Así, dijo que “está la agresión misma y la extensión de esa agresión cuando la autoridad no hace su trabajo”.

“Si un periodista saca algo a la luz pública hay que darle voz y reforzarlo”, insistió, apuntando la importancia de las redes de solidaridad para hacer que los profesionales no estén aislados a mercer de las organizaciones criminales. “Cada vez que se asesina o tortura a una o un periodista la sociedad pierde libertad e información”, dijo.

En el mismo sentido advirtió de que las condiciones laborales y la precariedad con que la periodismo se ejerce “es otro tipo de violencia, porque esto también impide que los periodistas puedan hacer investigaciones”. “Están a destajo”, apostilló. Lagunes recordó en este punto a Gregorio Jiménez, Goyo, el reportero secuestrado y asesinado en Veracruz el año pasado, que cobraba 1,5 dólares trabajando para dos periódicos, oficio que tenía que compaginar con el de taxista “para poder sobrevivir”.

“Periodista y heroína”

El premio ha sido entregado a la ganadora por el rector de la UMA, José Ángel Narváez, en un acto que ha contado con la presencia del director de la Cátedra UNESCO, el catedrático de Periodismo Bernardo Díaz Nosty; el decano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación y presidente de la ATIC, Juan Antonio García Galindo, y la periodista y profesora de la Universidad del País Vasco Lucía Martínez Odriozola, que ha hecho una semblanza de la galardonada.

El rector se mostró muy comprometido con la causa que defiende este Premio, hasta el punto de ofrecer la Universidad de Málaga “como plataforma no sólo de formación de estudiantes, sino también como lanzadera de trabajos en pos de la libertad de prensa”. En este sentido, Narváez se mostró convencido de que los universitarios “debemos ser la vanguardia de la lucha por la libertad”. “Conceptos de libertad y de educación van muy unidos y nosotros tenemos que ser capaces de transformar el mundo para que no se repitan los sucesos que van unidos a la intención de coartar la libertad de los periodistas”, afirmó.

Se refirió el rector a la Lucía Lagunes como “periodista y heroína”, gran defensora del compromiso por la libertad, la crítica y los valores éticos, por lo que consideró “un honor” poder entregarle la distinción, “un premio que es una forma de gritar para erradicar los hechos contra los que ella, y personas como ella, luchan”.

Por su parte, Díaz Nosty hizo referencia a los periodistas muertos o desaparecidos en el ejercicio de la profesión, en especial a las mujeres, “que unen la diferencia del género al hecho de ejercer una profesión, el Periodismo, que es un oficio de alto riesgo en no pocos países”. Así, cifró en 222 los periodistas asesinados o desaparecidos en América Latina, de los que 120 fueron en México (17 mujeres).

A este respecto, recordó a la primera mujer muerta en América Latina por esta causa, una estudiante de Periodismo de 22 años de la Universidad de La Plata, y a otras, falllecidas o aún ejerciendo el Periodismo, que tienen que luchar día a día por defender su trabajo y la libertad de prensa. “Cuando se entierra a un periodista se entierra su biografía”, subrayayó.

También el presidente de la Asociación Española de Universidades con Titulaciones de Información y Comunicación, García Galindo, valoró la labor profesional de Lagunes, a quien se refirió como “un extraordinario ejemplo a la hora de ejercer una de las profesiones más nobles que existen”.

Especializada en periodismo no sexista

Lagunes nació en Naolinco, Veracruz. Licenciada en Sociología por la Universidad Nacional, comenzó su carrera profesional en 1991. Como reportera se especializó en periodismo no sexista, en derechos humanos, salud, trabajo e infancia. Es socia fundadora de CIMAC y Cofundadora de la Red Nacional de Periodistas; de la Red de Periodistas de México Centroamérica y El Caribe; de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género y de la Red Latinoamericana de Periodistas.

Como experta, ha pasado, entre otros, por el Comité Asesor Externo de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal. Trabaja en México, uno de los cinco países, según Naciones Unidas, más peligrosos para ejercer el periodismo.

Otros galardonados

El Premio Internacional Libertad de Prensa de la Cátedra UNESCO ha celebrado este año su sexta edición. En anteriores ocasiones ha sido concedido a la periodista congoleña Caddy Adzuba, por la defensa de la integridad de las mujeres periodistas en África; a los periódicos The New York Times, The Guardian, Le Monde, Der Spiegel y El País, por la publicación de los papeles de Wikileaks.

También a Fran Llorente, director de los servicios informativos de Televisión Española, en reconocimiento de una labor periodística ajustada a los postulados profesionales que debe guiar a los medios públicos; a Gervasio Sánchez, por su trabajo como fotoperiodista en la denuncia de conflictos bélicos silenciados y en la defensa de la ética profesional y los derechos humanos; y a Andrés Rábago, El Roto, por la crítica sugerente de sus viñetas en el diario El País.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *