La primera escuela pública y mixta se fundó en Marcharaviaya, Málaga


Así lo hemos podido saber gracias al libro publicado por José Luis Cabrera ‘La fundación de escuelas y banco agrícola de Marcharaviaya‘. En este pequeño pueblo de medio millar de habitantes se fundó la primera escuela pública y mixta de España.

Si aún no ubicó, por el motivo que sea, el municipio de Marcharaviaya, desde ahora lo recordará seguro. Fue en pleno siglo XVIII. En un pueblicito de no más de 500 habitantes (en la actualidad). Ubicado en la rica comarca de la Axarquía, en Málaga. Según se puede leer en el libro ‘La fundación de escuelas públicas y banco agrícola de Marcharaviaya’ del investigador e historiador José Luis Cabrera Ortiz., la primera escuela pública y mixta de España se fundó en Marcharaviaya.

La familia de José Luis es originaria de este municipio malagueño y eso fue lo que incentivó y motivó a que investigara acerca de sus orígenes. “Investigando sobre mis orígenes encontré un importante fondo documental relacionado con las escuelas de Marcharaviaya que datan del siglo XVIII”, explicó el autor el pasado lunes en declaraciones al programa de radio El Canto del Gallo, de Radio Miramar.

“En el siglo XVIII no existía aún el concepto de escuela pública, para niños y niñas, y de una educación universal y gratuita, nace en Marcharaviaya por iniciativa de los famosos Gálvez y es anterior a la fundación de las primeras escuelas públicas en Madrid, cuatro o cinco años anterior”, ha indicado en el mismo espacio.

Ni Madrid, ni Barcelona, ni otra gran capital. Ni siquiera una capital más pequeña. Fue en Marcharaviaya, este tranquilo pueblo de la Axarquía malagueña donde ya se entendía la educación como universal y gratuita. Para Cabrera Ortiz es “un reflejo del carácter ilustrado y avanzado que tenía la familia Gálvez de Marcharaviaya y, por supuesto, el rey Carlos III que es quien funda esta escuela pública”.

Tenía un sistema educativo muy avanzado para la época, ya que se prohibía “expresamente los castigos físicos a los niños” y había premios que se otorgaban a los alumnos con mejores notas para incentivar el buen progreso de los chavales, según contó el historiador.

La novedad es que, además, los niños y niñas aún estando en clases separadas, acudían al mismo edificio para estudiar. Algo que no ocurría en el resto de centros educativos españoles. Además, un dato interesante es que el edificio fundacional que acogió esta primera escuela pública es el mismo que se encuentra actualmente en el municipio, con las correspondientes reformas. Un motivo más por el que visitar este pueblo malagueño del sur de Andalucía.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *