Las Comunidades Autónomas podrán ceder su tasa de reposición a las Universidad Públicas para paliar el envejecimiento de las plantillas

Las Comunidades Autónomas podrán ceder su tasa de reposición a las Universidad Públicas para paliar el envejecimiento de las plantillas


El Ministerio de Universidades ha presentado esta mañana en rueda de prensa virtual las cifras para la educación superior contemplados en los presupuestos generales. La comparecencia ha contado con la presencia del ministro de Universidades Manuel Castells, así como el subsecretario de Universidades, Luis Cerdán y el Secretario General de Universidades, José Manuel Pingarrón.

Para 2021, los presupuestos generales del Estado, que deben ser todavía aprobados por las Cortes, contemplan una partida de 472 millones de euros para la Ministerio de Universidades. De esta cifra, Castells ha querido recalcar como el 97% de los gastos van a medidas en beneficio de la ciudadanía, es decir en becas y proyectos que repercuten en la sociedad de forma directa. El restante 3% se dedicaría a gastos corrientes del Ministerio, siendo estos “unos presupuestos pequeños porque somos un Ministerios pequeño”, ha recalcado el ministro.

Junto al desglose de las medidas económicas, Castells ha presentado a los medios los diferentes planes para mejorar el sistema universitario, destacando entre ellos los proyectos relacionados con la tasa de reposición. En este apartado, desde el Ministerio de Universidades se ha dado a conocer la propuesta de autorización a las Comunidades Autónomas para que cedan a las Universidad Públicas de su región la tasa de reposición no cubierta por la administración. Esta medida se complementa con la posibilidad de transferir entre las propias Universidades Públicas las tasas de reposición de una institución a otra. Así, una universidad que “le sobrarse” plazas podría cederla a otra institución dentro de sus misma Comunidad Autónoma, permitiendo el aumento de plazas en las áreas que así lo requieran.

Además de la cesión, cabe destacar el aumento de las tasas de reposición al 110%, un incremento que permitiría que “por cada 10 personas que salen de la universidad podrán contratarse 11”. Con estas medidas el Ministerio de Universidades busca revertir el envejecimiento de las plantillas, tanto académicas e investigadoras como las vinculadas al Personal de Administración y Servicios (PAS). Según ha manifestado el propio ministro “se prevé que el 90% de los catedráticos de universidad se jubilen en la próxima década”, siendo necesario comenzar a renovar las plantillas.

La tasa de reposición planteada reserva un 15% al personal destacado del mundo científicos, es decir aquellos docentes e investigadores de reconocido prestigio que hubieran conseguido, por ejemplo uno de los contratos de excelencia tipo Ramón y Cajal por ejemplo.

“Con estas medidas el Ministerio de Universidades busca revertir el envejecimiento de las plantillas, tanto académicas e investigadoras como las vinculadas al Personal de Administración y Servicios (PAS)”

75 millones para la digitalización de las universidades

De los presupuestos del Ministerio de Universidad para 2021 destaca la presentación de 75 millones de euros destinados a la digitalización. De este modo, además de los 400 millones destinados para este fin durante el verano, el Ministerio busca reforzar las capacidades tecnológicas y la conectividad de la comunidad académica tanto para hacer frente a la actual situación de pandemia como a la necesaria actualización del sistema público de enseñanza superior.

Estos 75 millones de euros se destinarán a programas estratégicos, dando por sentado que las universidades ya tienen la capacitación necesaria y lo que faltaría por reforzar es la formación y la conectividad. Según ha señalado Castells, estos fondos serán transferidos a las Comunidades Autónomas para que se distribuyan según las necesidades de cada institución.

Cabe destacar en este punto la existencia de estudiantes que por diferentes causas no pueden acceder a internet. Según ha señalado el propio ministro “en España según el INE el 90% de los hogares están conectados”, siendo el índice de estos ‘estudiantes descolgados’ tan solo de 1-2%. En este sentido, Castell ha recordado que “estar conectado no lo es todo”, debiéndose realizar un esfuerzo para paliar las desigualdades en el acceso a la conexión y recalcando como “hoy día no hay universidades cerradas” pues toda la docencia se está ejecutando de forma digital.

El paso a la digitalización del sistema universitario deja todavía sin plantear cómo se desarrollarán las prácticas académicas. Tal y como ha manifestado Castells, “las prácticas no se pueden digitalizar” por lo que no siempre hay posibilidad de adaptarlas a la situación actual. Las prácticas obligatorias del curso pasado se han venido desarrollando durante el verano y los primeros meses del nuevo curso, pero queda en el aire cómo se desarrollarán las practicas que deban hacer los estudiantes de este año académico. “El plan es que se hagan y lo que habrá que buscar son fórmulas alternativas” ha expuesto el ministro, subrayando de nuevo que “nadie va a perder el curso por la pandemia”.

Lo que sí se está planteando ya son las pruebas para la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU 2021). Según ha señalado el Secretario General de Universidades, se está trabajando ya en el diseño de la convocatoria junto al Ministerio de Educación y Formación Profesional. De este modo, esta semana se comenzarán los trámites para la convocatoria. Desde el ministerio ponen en énfasis en la necesidad de garantizar la calidad de las pruebas y la certidumbre de docentes y estudiantes sobre sus contenidos. Por ahora, lo que se ha podido confirmar serían las fechas de los exámenes, que se desarrollarían siguiendo la convocatoria de 2019 (la anterior a la pandemia).

Incremento del presupuesto para las becas

En cuanto a las becas y ayudas, para 2021 el Ministerio de Universidades contempla un presupuesto de 2090 millones de euros, lo que supone un aumento del 35% del presupuesto de 2020, es decir, 515 millones de euros adicionales.

En el desglose de estas cifras se ha recalcado el apoyo a la investigación, con una apuesta del programa de ayudas a la Formación del Profesorado Universitario (las ayudas FPU), incrementando hasta los 87 millones de euros el presupuesto de 2021, lo que supondrían unos 1050 contratos FPU.

Las ayudas generales para cursar estudios universitarios, Castells ha destacado como estas becas son “un derecho subjetivo de los estudiantes, no vinculados a requisitos académicos”. Es por ello que, entre las medidas propuestas, se plantea duplicar el número de personas beneficiaras de la beca completa, pasando de 89.000 personas a 176.000, gracias a la bajada del umbral económico y a la bajada de la nota media para solicitarla.

Además de las becas para cursar estudios, también se ha hecho referencia a las becas de movilidad nacional e internacional. En el caso de los investigadores y docentes, estas ayudas buscan “activar la recualificación científica y académica”. De este modo, las becas planteadas dentro del Plan Europeo no permitirían contratos permanentes, sino que estarían destinadas a mejorar las competencias del personal universitario. En materia internacional, el Ministerio de Universidades ha destacado los proyectos de universidades europeas, gracias a la cual España participa en 13 consorcios de universidades, para los que se destinarán 3,54millones de euros para su financiación.


Compartir