La UAL investiga el compromiso multicultural como herramienta contra la desigualdad

La UAL investiga el compromiso multicultural como herramienta contra la desigualdad


Con el fin de combatir la desigualdad, en sus múltiples manifestaciones y áreas, la Universidad de Almería investiga la importancia y repercusión del compromiso multicultural como herramienta para tal fin. Una situación donde la reducción de prejuicios o la acción colectiva son las dos vías que se han estado utilizando desde la Psicología Social como los acercamientos más eficaces para abordar la desigualdad intergrupal. Y con los que, desde la UAL, la investigadora Ana Urbiola ejerce como primera autora del grupo de investigación internacional donde se ha realizado un estudio sobre esta materia.

En este sentido, las investigaciones indican que “la reducción de prejuicio sostiene que cambiar las actitudes negativas individuales de los miembros de grupos aventajados eliminará la base de la discriminación y conducirá a la armonía intergrupal. Por su parte, la acción colectiva sostiene que la visibilización de las desigualdades, la protesta social y el activismo pueden mejorar la posición social de los grupos desfavorecidos”.

No obstante, la investigadora de la institución almeriense comenta que el problema es que investigaciones previas muestran que los esfuerzos por reducir prejuicios pueden ser contraproducentes para el cambio genuino de las relaciones de poder. “Usando una metáfora médica, la reducción de prejuicios podría aliviar el dolor percibido, pero, al hacer el dolor soportable, puede bloquear los esfuerzos colectivos para mantener la atención en los factores que desencadenan la enfermedad, produciendo así efectos secundarios indeseables para la salud”, se deriva del estudio.

Compromiso cultural contra la desigualdad

Ante esta situación, el equipo de investigación internacional del que forma parte la UAL, compuesto por Ana Urbiola, Craig McGarty y Rui Costa-Lopes, se propone una tercera vía integradora de los dos acercamientos: el llamado modelo AMIGAS (Achieving Multicultural Integration of Groups Across Society), en el que se propone el Compromiso Multicultural como motor para integrar la mejora de las actitudes intergrupales, así como la promoción de la acción colectiva para la reducción de la desigualdad.

En concreto, el núcleo de su argumento es que un Compromiso Multicultural (compuesto por el apoyo a una ideología multicultural, el identificarse como una persona multiculturalista, y una conceptualización de la identidad nacional compatible con la existencia de la diversidad cultural) puede, en condiciones contextuales favorables, promover tanto la reducción de prejuicios como una mayor acción colectiva hacia el cambio social. En otras palabras, el multiculturalismo no tiene por qué ser una panacea ni una maldición, pero su implementación y experiencia colectiva como algo más que una ideología facilita la presencia de aceptación de grupos culturalmente diversos. Todo ello sin una asimilación forzada u opresiones por parte de la mayoría social, sino facilitando la participación en acciones para el cambio social igualitario.

Este modelo contra la desigualdad se puede aplicar en encuentros de diferentes grupos culturales con relaciones de poder desiguales. Esos encuentros comúnmente involucran a inmigrantes que llegan a las comunidades de acogida, como está sucediendo en Europa ahora y como ha sucedido durante decenas de miles de años. También es aplicable a las relaciones entre mayorías y minorías indígenas o autóctonas.

De este modo, la confirmación en futuras investigaciones de que el Compromiso Multicultural puede conducir no solo a la reducción de prejuicios, sino también a la acción colectiva y al apoyo al cambio social en favor de los más desfavorecidos, significaría tener un marco eficaz, guiado por evidencia empírica, para informar en la creación de políticas e intervenciones efectivas de reducción de prejuicios en las escuelas o en ONGs.


Compartir