La UCO colabora en una red para interconectar la investigación europea

La UCO colabora en una red para interconectar la investigación europea


Interconectar los ámbitos de la educación y la investigación europea, a través del Proyecto Géant, es uno de los objetivos en los que se encuentra inmersa la Universidad de Córdoba. La razón es que, hoy día, todos los ámbitos de la actividad humana se han adaptado a la informática gracias a que su evolución ha posibilitado un cambio de paradigma en muchos sectores. Entre ellos la ciencia, donde la informática ha propiciado un crecimiento exponencial cuyo resultado ha sido la creación de nuevos conocimientos científicos y soluciones a problemas reales que hubieran sido imposibles de alcanzar sin la ayuda de las computadoras.

En este sentido, el proyecto Géant en el que participa la institución cordobesa continúa reforzando este binomio entre ciencia e informática. Así, esta iniciativa compuesta por 39 socios de distintos países, proporciona a las comunidades del ámbito de la educación y de la investigación europea la conectividad e infraestructuras necesarias para compartir, acceder y procesar grandes volúmenes de datos. En otras palabras, una sola red para interconectar a más de 50 millones de usuarios y 10.000 instituciones y que les permite compartir información relativa a distintas áreas científicas como la física de partículas, bioinformática, descubrimiento de nuevos fármacos o datos de observación de la tierra.

Un nexo común para la investigación europea

“El objetivo es proporcionar una infraestructura de excelencia que permita a Europa mantenerse líder en el sector de la investigación”, explica el investigador Sergio Gómez, coordinador del Aula de Software libre, investigador del Área de Nuevas Tecnologías de la UCO y uno de los responsables de esta iniciativa sobre investigación europea en la Universidad de Córdoba. “Además de servicios de comunicaciones, el proyecto da soporte práctico a los diferentes miembros para compartir conocimientos, organizar eventos o desarrollar servicios relacionados con la identidad digital”, explica.

Para ello, el proyecto acaba de iniciar una nueva fase -GN4-3- con la que pretende, entre otros factores, potenciar elementos como la seguridad del sistema (para la cual se ha creado un nuevo grupo de trabajo) o desarrollar nuevas ideas y tecnologías que puedan resultar útiles para la comunidad investigadora. En este sentido, la iniciativa está desarrollando nuevos servicios como la creación de un hardware abierto para la gestión de claves criptográficas o nuevas vías para a la autenticación de usuarios en las redes académicas.

En cuanto al papel de la Universidad de Córdoba concretamente, que forma parte de este último paquete de trabajo, está trabajando en un nuevo proveedor de identidad que permita usar el pasaporte o el DNI electrónico para identificar a los usuarios. Por otro lado, de forma paralela, la nueva fase de este proyecto que busca ser un nexo común para la investigación europea también está tratando de introducir mejoras en la fibra óptica para ampliar su alcance actual y mejorar así la interconectividad entre esta comunidad científica europea. Y es que “la colaboración entre los socios supondrá un ahorro de tiempo y también en términos económicos”, destaca el investigador Sergio Gómez; quien añade que “esta suma de esfuerzos permitirá la consecución de mayores objetivos que repercutan en la mejora de la seguridad de las redes y en la optimización de recursos de investigación”.


Compartir