La UGR no pierde la esperanza de la vuelta al formato presencial

La UGR no pierde la esperanza de la vuelta al formato presencial


“La Universidad es un espacio seguro”. Así lo ha recalcado la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda durante la rueda de prensa que se ha llevado a cabo hoy miércoles para realizar un repaso de las diferentes actuaciones de la UGR durante los últimos meses de la pandemia con el foco puesto en la posible vuelta a la presencialidad.

La evolución de la COVID19 ha afectado de lleno a la rutina académica, “hemos pasado en 48 horas a un formato virtual tras 500 años siendo una universidad presencial”, recalcaba Aranda. Y es que la presencialidad ha sido así la protagonista indiscutible de este encuentro con los medios de comunicación. Así, la rectora granadina ha subrayado la importante apuesta que la institución viene llevando a cabo para mantener toda la asistencia posible a los centros.

Según los datos dados por Aranda, se ha registrado un 60% de presencialidad en los grados de los campus granadinos, un 100% en los centros ubicado en Ceuta y Melilla. Respecto a los posgrados, el 50% ha podido continuar con su docencia presencial, una apuesta que se ha trasladado al 100% de la actividad investigadora, que también se ha podido desarrollar en las instalaciones universitarias. Toda esta presencialidad ha sido “segura” en todo momento, a través de los controles sanitarios y los protocolos establecidos por la propia institución.

Respecto a los sistemas de evaluación, la UGR ha seguido los dos modelos previsto (evaluación continúa y evaluación final), siendo el de la evaluación continúa el más desarrollado por ir de la mano de las directrices del Plan Bolonia. Así, según ha detallado la propia Aranda, se han realizado de forma presencial el 20% de las pruebas, pasando el 80% a realizarse de forma telemática. en el caso de los centros de Ceuta y Melilla, la presencialidad ha sido del 100% para el total de las asignaturas. 

“La UGR no ha tenido cambios cada 15 días”

Pilar Aranda también ha resaltado el trabajo interno de la Universidad de granada para adaptarse a las circunstancias de cada momento de la pandemia. En este sentido, ha manifestado que “La UGR no ha tenido cambios cada 15 días. Hemos cumplido con las directrices de las autoridades políticas”. 

La Universidad de Granada continúa con su apuesta por la presencialidad aunque comenzará el próximo cuatrimestre con la docencia teórica online.

Pilar Aranada durante su comparecencia ante los medios

Ejemplo de la búsqueda de certidumbre se ha podido observar en el paso conjunto de las Universidades Públicas Andaluzas al formato online. La UGR se ha sumado así a la extensión de la docencia telemática hasta el próximo 26 de marzo. “Queremos trasladar certezas a la comunidad universitaria”, ha señalado Aranda. En una situación hasta tres veces peor que en marzo, la Universidad ha decidido mantener la docencia teórica online hasta la llegada de la Semana Santa, con vistas a realizar después una evaluación de la situación.

Cabe destacar que desde la UGR no contemplan un curso completamente online, continuando con la esperanza de volver a las aulas y a la completa presencialidad en los próximos meses. “Aunque tenemos protocolos y la experiencia que hemos ido acumulando, somos una universidad presencial y contamos con volver lo antes posible”.

Evaluaciones sin incidencias

Respecto a las evaluaciones del primer cuatrimestre, los datos de incidencias recopilados por la UGR muestran apenas 100 casos, de los cuales el 98% se han atendido favorablemente.

En total se han atendido 332 solicitudes para tramitar el paso al formato online de una evaluación, resolviéndose de forma correcta 243 expedientes. Los otros 96 restante están a espera de subsanación de errores aunque se han remitido a los departamentos afectados. Sobre los posibles fraudes en los exámenes, se han registrado tan solo dos denuncias colectivas, las cuáles se están analizando en estos momentos.

Lo que sí podría tomarse como una importante incidencia en las evaluaciones sería el ataque, por dos veces, al sistema de acceso a PRADO, unos hechos que ya están en manos de la Fiscalía para su estudio. “Lo importante de estos ataques es que hemos sabido defendernos y no han podido acceder a ningún contenido de la universidad”, recalcaba Aranda.

Las próximas evaluaciones se plantea poder realizarlas ya de forma presencial, una postura que la Universidad de Granada no contempla desechar hasta el último momento. “El 26 de marzo analizaremos la situación de nuevo”, con el compromiso de seguir “garantizando por encima de todo la calidad de la enseñanza, para lo que estamos en contacto permanente con la DEVA y las agencias de acreditación”.


Compartir