La UGR patenta un dispositivo para reducir riesgos y abaratar las operaciones de unión intestinal


Las operaciones de anastomosis, es decir a quellas que conectan quirúrgicamente dos estructuras tubulares, como los vasos sanguineos o las asas del instestinos, podrán realizarse de ahora en adelante con un nuevo dispositivo que investigadores de la Universidad de Granada y del Servicio Andaluz de Salud (SAS) de la Junta de Andalucía han patentado.

Se trata de un tubo tridimensional fabricado con material biocompatible y reabsorbible, preferentemente de colágeno, que actua como un conducto artificial, que ahorrará complejas técnicas quirúrgicas con elevados costes y alta morbilidad. Este nuevo tubo trabaja morfológica y funcionalmente de la misma manera que el conducto nativo y puede ser utilizado como sustituto del mismo sin problema. inserción del dispositivo en animales de experimentación (cobayas).

Con esta patente se podrán realizar operaciones como, por ejemplo, cuando se extirpa quirúrgicamente parte de un intestino, los dos extremos restantes se cosen o se unen con grapas (se anastomosan) y este procedimiento se conoce como una anastomosis intestinal. El nuevo sistema evita técnicas quirúrgicas complejas; reduce costes socioeconómicos y alta morbilidad; presenta una fácil disponibilidad y reproducción y unos bajos costes de producción; manteniendo la funcionalidad, la fisiología y morfología nativa desde su implantación.

Puede usarse en cualquier operación de anastomosis, y en particular para anastomosis biliares, bilio-digestivas, intestinales, de conductos pancreáticos, pancreático-digestivas, gastroesofágicas y de colon.

El dispositivo patentado por la UGR posee una pluralidad de poros en su superficie, y está cubierto por un material que permite la migración de macromoléculas a través de su interior, tal como, el hidrogel de agarosa, la gelatina, el quitosán, el ácido hialurónico, o el alginato.

Experimentos en animales
Como explican los autores de esta patente, los investigadores de la Universidad de Granada Alejandro Pérez Alonso y Pablo Torné Poyatos, hasta la fecha se han realizado experimentos consistentes en la implantación de dispositivos para anastomosis biliar en animales de experimentación.

“Los tubos implantados adquirieron una función y forma similares a las de la vía biliar nativa a partir de la cuarta semana tras el injerto. Asimismo, actualmente se están llevando a cabo estudios acerca de la histología y la inmunohistología del dispositivo, que parecen mostrar de forma provisional que histológicamente la disposición tisular es similar, con una expresión antigénica parecida”, aunque estos son resultados aún tempranos y requieren mayor profundización, apuntan ambos investigadores.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *