La UMA ofrece a los refugiados plazas en su residencia y ayudas para el pago de matrículas


“Una institución como la Universidad no puede permanecer impasible ante la dramática situación que viven decenas y decenas de familias, que tienen que abandonar los lugares donde viven por una realidad atroz de absoluto desprecio a los derechos humanos”. Con estas palabras expresó este martes el vicerrector de Estudiantes de la Universidad de Málaga, Francisco Murillo, la necesidad de que la UMA se implique activamente en la atención a las personas refugiadas, víctimas de “un absoluto desastre social”, y explicó que es aquí donde se encuadra la mesa de trabajo mixta UMA-ONG que, aunque se constituyó el curso pasado, se ha revitalizado hace unos meses precisamente para implantar una serie de medidas de apoyo a la población refugiada.

Esta alianza entre la UMA y siete organizaciones no gubernamentales (Cruz Roja, CEAR, ACCEM, AlQuds, Prodiversa, Amnistía Internacional y Movimiento contra la Intolerancia) ha arrancado con una serie de medidas, ya implementadas, que incluyen la reserva de cinco plazas en la Residencia Universitaria para el alumnado que se encuentre en la situación de refugiado y ayudas de emergencia para sufragar el pago de las matrículas de titulaciones de la UMA.

Además de las dos anteriores, la UMA está preparada para ofrecer ayuda para la gestión de la matriculación que se vehiculan a través del Servicio de Acceso y de los trabajadores sociales de la UMA y clases de español a través del Centro Internacional de Español de la Universidad, y además cuenta con una bolsa de 300 estudiantes voluntarios, dispuestos a acompañar y ejercer de guías de los recién llegados en la primera fase de adaptación. Por el momento únicamente hay un demandante de asilo asistido por la UMA, se trata de un joven, de nacionalidad siria, alojado en la Residencia Universitaria.

El proyecto fue presentado este martes en el Rectorado por el vicerrector de Estudiantes, acompañado por los representantes de algunas de las ONGs implicadas, como Amnistía Internacional, CEAR (Comisión Española de Ayuda a los Refugiados), Prodiversa, Movimiento contra la Intolerancia, AlQuds y ACCEM. Murillo explicó que el fin último es articular un Plan de Apoyo a las Personas Refugiadas, en el que actualmente está trabajando una comisión de estudio, y que articulará todas las propuestas para afrontar la situación, “abrumadoramente precaria”, en la que llegan los demandantes de asilo a la ciudad. Murillo, junto a Ruth de Frutos, de AI

Además de lo ya implementado, en este momento son objeto de trabajo de la mesa la elaboración de convenios entre la UMA y las ONGs para la cesión de espacios donde impartir español y coordinar actividades, así como un proyecto de investigación sobre personas en movimiento mediante equipos mixtos de los docentes-investigadores del PIE, enfocado fundamentalmente a dos líneas específicas: los estereotipos y el discurso de odio en las redes sociales

En su discurso, el vicerrector sostuvo que las universidades, como instituciones “comprometidas radicalmente con el conocimiento humanizador y los principios de la democracia, que no pueden ser otros que el de la libertad, la igualdad y la justicia social”, tienen que tener presencia en este asunto, y colaborar con aquellas organizaciones, como las ONG, que atienen a las personas refugiadas.

Por su parte, Ruth de Frutos, responsable del equipo de comunicación de Amnistía Internacional, recordó que son más de 60 millones las personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares y buscar asilo, además de aquellas que migran por cuestiones económicas. “Aunque Siria representa la mayor crisis de refugiados del mundo en la actualidad, no es la única”, matizó, para citar a continuación que en África, en países como Sudán del Sur, Sudán, República Centroafricana, Nigeria, Burundi, Somalia, Etiopía o República Democrática del Congo, la población también huye de conflictos y persecuciones. “En África Subsahariana hay cerca de tres millones de personas refugiadas en la actualidad y en Kenia se encuentra el mayor campo de refugiados, que actualmente alberga a 350.000 personas”, agregó.

Entre enero y septiembre de 2015 más de 3.500 personas perdieron la vida intentando llegar a Europa por el Mediterráneo, tal y como recordó De Frutos, quien subrayó que “las mujeres y las niñas refugiadas sufren violencia, agresiones, explotación y acoso sexual en todas las etapas de su viaje”. “También en Europa”, apostilló.

Asimismo, sobre el plan de acogida a refugiados, que preveía la llegada a España de 16.000 personas, las diferentes ONGs presentes criticaron el fracaso de dicho plan, afirmando que, pese a que no se ha cumplido, no impide que la llegada de refugiados al país, también a Málaga, sea continua.

Curso de Formación de Voluntariado

Además de las medidas antes mencionadas y que ya están puestas en marcha, se ha organizado también un Curso de Formación de Voluntariado, en el que las ONGs que forman parte de la mesa de trabajo se han comprometido a realizar una serie de sesiones informativas sobre migración, asilo y refugio. El programa de este curso, que se desarrollará durante los meses de abril y mayo de 2016, se celebrarán también a lo largo del próximo curso y girarán en torno a las crisis de refugiados, el populismo xenófobo, los delitos de odio hacia ellos y la islamofobia, entre otros.

Así, hay cerrados ya cuatro seminarios. El primero de ellos tendrá lugar en el Rectorado, el 19 de abril de 18:00 a 21:00 horas, y está organizado por CEAR, ACCEM y Cruz Roja. El 21 de abril se celebrará en el Paraninfo, en el campus de El Ejido, otra conferencia sobre ‘Populismo xenófobo, personas refugiadas y delitos de odio’, a cargo de la ONG Movimiento contra la Intolerancia; mientras que el 28 de abril en el Rectorado se desarrollará una en la que se hablará de la ‘Situación de las personas en movimiento: refugiadas, migrantes y desplazadas’, organizada por Amnistía Internacional. Ya en mayo, el día 4, la ONG AlQuds impartirá una charla sobre ‘Islamofobia y Civilización’, también en el Paraninfo.

En todo este trabajo también participa el profesorado del Proyecto de Innovación Educativa (PIE) ‘Los Derechos Humanos en la docencia y la investigación: un enfoque transversal en la Universidad de Málaga’, representado en este acto por la profesora Ana Jorge, que moderará las distintas mesas formativas que se organicen.

Además, la profesora Ana Jorge incidió en que estos docentes han adoptado el compromiso con esta iniciativa, para analizar la problemática no solo desde el punto de vista de las causas coyunturales que provocan estas situaciones, sino también las estructurales, así como la pérdida de los derechos fundamentales de los países de acogida. En este punto, Ana Jorge lamentó que por parte de las agencias evaluadoras “se penalice” estas líneas de investigación centradas en los derechos humanos, e insistió en que este trabajo se estaba pudiendo llevar a cabo gracias a “la conjunción de la voluntad de la institución y de un grupo de profesores y de ONGs”.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *