La UMA participa en el Día Europeo de la Mediación, que aboga por otra forma de resolver los conflictos


La mediación es un mecanismo diferente y alternativo a la vía judicial para resolver los conflictos, eficaz tanto en el ámbito profesional como en el personal, pero desconocido para el conjunto de la sociedad. Este jueves, 21 de enero, se celebra el Día Europeo de la Mediación, una especialidad en la Universidad de Málaga lleva años formando a sus estudiantes egresados, primero a través de cursos de títulos propios, y desde 2010 con un máster oficial.

Este método, cuyos acuerdos tienen carácter vinculante para las partes, ofrece numerosas ventajas. Así, es más rápido y económico, posibilita resultados más estables y duraderos, evita la dilación de los procesos judiciales y el índice de incumplimientos es menor. “Los actores protagonistas aquí son las partes, y el éxito del proceso depende de la formación del mediador“, sostiene Carmen Sánchez Hernández, coordinadora del Máster en Mediación que imparte la Facultad de Derecho de la UMA.

No es solo más rentable económicamente y más rápido, sino que también es aporta una forma diferente para solucionar los conflictos que sirve de aprendizaje a las partes de cara al futuro. Por ejemplo, en un caso para establecer un régimen de visitas de los hijos, el mediador “guía a las partes para que ellos mismos sean los que den las soluciones”. “Esto es bueno porque, además, las partes retoman el contacto y el diálogo”, añade Sánchez Hernández.

La profesora insiste en que “hay que cambiar la cultura”, “sacar la mediación de la Justicia” y “sensibilizar a la sociedad”. Esto es, darla a conocer para que los ciudadanos barajen acudir a esta alternativa cuando se les presente cualquier tipo de conflicto. Eso sí, matiza, que esto “no quiere decir que todos los conflictos se puedan resolver, ni que la mediación sea la panacea”.

En concreto, es la mediación familiar la que está más desarrollada, pero se puede extender a cualquier ámbito. “La mediación intrajudicial, es decir, cuando un juez deriva un caso a un mediador, está más desarrollada; pero lo ideal sería que si yo voy a separarme o tengo un problema en la comunidad de vecinos acuda al mediador directamente, no al juez”, subraya.

“Yo en mi trabajo no actúo como mediadora pero resuelvo los problemas de otra forma“, afirma la profesora, que apostilla que “se trata de una forma diferente a la judicial”. Así, lamenta que en España “nos hemos acostumbrado a acudir al juzgado por cualquier conflicto” y se pregunta que “para qué tanta demanda”.

El máster de la UMA estructura en tres semestres, de manera que en el último el alumno, dependiendo del itinerario elegido (investigador, mixto o profesional), realiza su Trabajo Fin de Máster y prácticas externas. La experiencia es “muy positiva” y la demanda no deja de crecer, llegando a recibir más de 320 solicitudes en un año para cubrir las 30 plazas ofertadas. “Hay alumnos que llevan tres años intentando entrar”, asegura la coordinadora académica. Los criterios de admisión valoran el expediente académico y el currículum profesional relacionado con el área de estudio del máster, en un 60% y un 40% respectivamente.

Según explica, se ha pedido a la ANECA, la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación, aumentar el número de plazas ofertadas. Además, también se ha solicitado una modificación del contenido del mismo, para poder actualizar estos estudios conforme a los últimos cambios legislativos, así como que se amplíe el listado de titulaciones a través de las cuales poder acceder al mismo.

La mayor parte de los estudiantes proceden de Psicología, Pedagogía, Trabajo Social, Educación Social, Relaciones Laborales y Derecho, aunque estos últimos optan más por el Máster de Abogacía. “Los licenciados en Derecho suelen ser alumnos más mayores que recurren al Máster en Mediación como formación complementaria a la profesión que tienen”, señala la coordinadora. Por ello, también se ha pedido que puedan entrar alumnos de todos los perfiles académicos, porque hay titulaciones con mucha demanda, como el Grado en Criminología, que actualmente no pueden cursarlo.

Mediación Málaga

La UMA y la Facultad de Derecho participan junto con instituciones, colegios profesionales y asociaciones de mediadores, en Mediación Málaga, una organización cuya razón de ser es precisamente difundir, defender y fomentar la figura de la mediación.

Para dar a conocer a los ciudadanos el funcionamiento, la utilidad y las ventajas de esta herramienta se celebra este jueves, 21 de enero, el Día Europeo de la Mediación. En Málaga se han organizado unas jornadas que arrancarán a las 12:00 horas, en el antiguo edificio de la Diputación Provincial, en la plaza de la Marina, en las que participarán, entre otros, el Defensor del Pueblo Andaluz, Gregorio de Maeztu, y el presidente de la Fundación Cultura de Paz.

Uno de los objetivos del colectivo Mediación Málaga es que la capital se convierta en Ciudad Mediadora, para que sea un referente nacional en la materia, ya que se trata de una iniciativa pionera en España.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *