La UMA continúa su proceso de cardioprotección en todos los centros


Tras el fallecimiento de una estudiante el pasado martes 21 de marzo en la Facultad de Comercio y Gestión debido a un paro cardiaco, un grupo de estudiantes comenzó a recoger firmas para la instalación de “un DEA (Desfibrilador automático) en las distintas facultades de Málaga al igual que ocurre con lugares públicos de la ciudad”. Actualmente la recogida está cerca de las 2.500 firmas, lo que supone una muestra del interés de la comunidad universitaria malagueña. Cabe destacar que el Servicio de Prevención de la UMA, encargado de tramitar los dispositivos de RCP, tiene a disposición de toda al comunidad universitaria un gestor de peticiones así como encuestas de satisfacción.

La medida ya estaba incluida en el Plan de Gobierno de José Ángel Narváez como rector de la Universidad de Málaga, existiendo un Plan de Autoprotección con las indicaciones a llevar a cabo en caso de emergencia entre otras premisas. Debido al alto coste de los mismos, unos 18.000 euros, la compra se debe hacer por concurso público, lo que retrasaría la implementación del servicio en todos los centros. Desde el servicio de Prevención de la UMA se ha manifestado que el proceso está ya cerrándose, con un adelanto de la puesta en marcha de la configuración de los campus como zona cardioprotegida.

La doctora Concepción Ruiz Gómez, perteneciente al Servicio de Deportes de la Universidad de Málaga y directora del Área de Servicios Deportivos del Colegio Oficial de Médicos de Málaga, ha señalado la importancia de la existencia de los RCP en todas las zonas con mucha afluencia de público así como la necesidad de formar al personal en su uso. “El objetivo de los desfibriladores es hacer que una persona que se ha desmayado o ha sufrido algún tipo de sincope por causa cardiaca, es decir por cambio en el ritmo del corazón, se pueda desfibrilar y ponerlo en marcha”, expone la doctora Ruiz Gómez. En esta línea, subraya también que “si el proceso se realiza en menos de cuatro minutos la vida de la persona afectada podría salvarse, siendo cada minuto adicional un riesgo tanto para su vida como por la posibilidad de dejar secuelas”.

Es por ello que cobra especial importancia no solo la adquisición de los desfibriladores, sino la formación necesaria del personal que vaya a hacer uso del mismo. Así, en el Complejo Deportivo de la UMA, uno de los centros que ya se encuentran cardioprotegidos, todo el personal técnico recibió la formación pertinente en RCP. Concepción Ruiz ha señalado a Aula Magna que “me consta que la UMA está trabajando por una universidad y un campus cardioprotegido, lo que incluye no solo la adquisición de los equipos, sino su manteniendo y formación de las personas, pero hay que tener en cuenta de que esto lleva un tiempo ponerlo en marcha y formarlos a todos”.

La formación en RCP está disponible en Málaga, tanto en cursos y actividades que la UMA suele hacer como el Taller Solidario de Reanimación Cardiopulmonar que se realizará mañana viernes 25 de marzo en la Facultad de Medicina de la UMA en horario de 10:00 a 12:00 y de 12:00 a 14:00 horas. El resto del año también se puede adquirir la formación necesaria  a través de la Asociación EXPAUMI, que cada mes ofrece cursos gratuitos en cada distrito de la ciudad.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *