La Universidad de Almería instala puntos violeta en su campus por el 25N

La Universidad de Almería instala puntos violeta en su campus por el 25N


Coincidiendo con el 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, la Universidad de Almería ha inaugurado sus recién instalados puntos violeta. Su objetivo, tal y como señalan desde la UAL, es para orientar a la comunidad universitaria sobre cómo actuar ante una situación de acoso por sexo, género u orientación sexual. Presentación que se ha realizado tras la lectura del manifiesto de Crue Universidades Españolas, siguiendo así, con ambas iniciativas, con el compromiso de la institución con los valores de igualdad, respeto y convivencia.

De este modo, un año más, decenas de personas acudieron el pasado viernes, 25 de noviembre, a la lectura del citado manifiesto contra esta lacra social. Acto que contó con la presencia y participación de la vicerrectora de Estudiantes, Igualdad e Inclusión, Maribel Ramírez; la directora de la Unidad de Igualdad de la UAL, Eva Díez; una representante del Personal de Administración y Servicios, Pilar Fernández, del servicio Araties; y el estudiante del Grado de Psicología Orlando Costin. Responsables de leer el manifiesto en esta ocasión que estuvieron acompañados también por el rector de la institución almeriense, Carmelo Rodríguez.

Manifiesto por el 25N

El manifiesto de Crue ha destacado este año la especial vulnerabilidad de las mujeres en conflictos armados como la actual guerra en Ucrania. Además, se ha referido a la violencia desatada en Irán por la muerte de Mahsa Amini, la joven arrestada y presuntamente asesinada por la ‘policía de la moral’.

“A nada de esto pueden ser ajenas las universidades españolas, que mantienen un vínculo permanente con la sociedad y ejercen un papel relevante de liderazgo social, como tampoco pueden serlo a múltiples violencias ejercidas contra las mujeres: asesinatos, ciberviolencia, trata de seres humanos, acoso, agresiones sexuales, violencia vicaria, así como diferentes agresiones machistas que no siempre son visibles, pero siguen ejerciéndose a nivel global”, se apuntaba con este manifiesto.

Participantes y asistentes a la lectura del Manifiesto 25N

Participantes y asistentes a la lectura del Manifiesto 25N

Un contexto en el que, proseguía el documento, “cabe advertir también del impacto de los desastres ambientales y conflictos sobre las personas más desfavorecidas y vulnerables, como son las mujeres y niñas”. Así, el texto también ha destacado la importancia de la Educación en la lucha contra la desigualdad y contra la violencia de género.

Lucha común contra la violencia de género

“Por segundo año consecutivo nos sumamos a esta conmemoración bajo el paraguas de un proyecto que nació el año pasado, ‘Almería unida contra la violencia de género’, al que pertenecemos seis administraciones públicas. Porque sentíamos que teníamos el deber de coordinar las acciones de forma conjunta y cooperar en los ámbitos de intervención y de competencias que cada una tenemos y, por supuesto, unirnos para educar, prevenir, sensibilizar, visibilizar y apoyar a las víctimas”, explicaba la vicerrectora Maribel Ramírez. Fruto de esta colaboración se realizó un proyecto interinstitucional, a través del cual se han realizado más de 30 acciones este año como jornadas de formación, sensibilización o concienciación.

En este sentido, sobre la participación de los estudiantes en este tipo de actividades, Ramírez indicaba que tiene que ser necesaria y “se tiene que ver casi como un contenido más dentro de nuestra tarea de como universitarios, tanto como docente como el personal administrativo y los estudiantes. Todos debemos contribuir y poner nuestro granito de arena en esta lacra social”. Trabajo de concienciación que este año, apuntaba la vicerrectora, “hemos dedicado más al tema del acoso, tanto del sexual como por razón de sexo, por identidad de género u orientación sexual, y con cualquier tipo de violencia y de acoso”. Además, en relación al tema de este año, “hemos publicado la guía de acoso en inglés, que era una tarea pendiente, y esta semana también sale la guía de ciberacoso, que la estamos ultimando”, subrayaba.

Por su parte, el estudiante encargo de leer el manifiesto de Crue, Orlando Costin, ha explicado que desde la Delegación de Estudiantes de Psicología hacen un gran esfuerzo por realizar múltiples actividades y que están en contra de todo tipo de violencia. Por ello, el pasado viernes organizaron una concentración “en contra de la violencia de género y de toda violencia machista, porque creemos que hay múltiples violencias que se dan a diario contra las mujeres y queremos poner el foco especialmente este año en las violencias que son sutiles. Esas violencias que, aunque parezca que no tienen ninguna relevancia que no le van a afectar a nadie, están afectando a muchísimas mujeres. Estamos también en contra de la violencia que se da entre adolescentes universitarias y de todo tipo de acoso”.

Puntos violeta en la UAL

La directora de la Unidad de Igualdad, Eva Díez, ha explicado en qué consisten los puntos violeta recién instalados en el campus. Y es que, señala, “pensamos que sería conveniente que la Universidad participara en una campaña que hay a nivel nacional, que promovió en su día el Ministerio de Igualdad, para fijar en el campus los llamados ‘puntos violeta’, una forma de involucrar a la comunidad universitaria en la lucha contra todas las manifestaciones de violencia hacia la mujer”. Así, teniendo en cuenta que la UAL cuenta con un Protocolo de acoso sexual, por razón de identidad de género u orientación sexual, “vimos que sería conveniente que ese punto violeta permitiera acceder a la información de dicho Protocolo a través de un código QR”.

De este modo, “si alguien es víctima o testigo de una situación de acoso sexual contará con información sobre cómo hacerlo. Es un procedimiento fácil y que no tiene nada más que acudir a la Unidad de Igualdad que se encargará de ponerlo en marcha”, subrayaba Díez.

Es por ello que estos carteles de color violeta se han situado, de momento, en seis puntos a lo largo del campus: uno en el pasillo que va hacia el Edificio de Gobierno y Paraninfo; otro en el punto de acceso a la cafetería de Humanidades, un tercero en la zona cercana al nuevo edificio de Económicas, otro en la Biblioteca; otro en el hall del Edificio Central, y un sexto en el Aulario II. Además, han insistido en que está previsto que su número se vaya ampliando de forma progresiva y cada facultad cuente con uno de ellos.


Compartir