La Universidad de Málaga limitará el número de departamentos


El Consejo de Gobierno de la Universidad de Málaga, celebrado el pasado 20 de junio aprobó definitivamente las nuevas medidas de adaptación para los departamentos. El acuerdo establece que de ahora en adelante los departamentos deberán  contar con un mínimo de 12 profesores con vinculación permanente para continuar con su actividad. De este modo queda abierto un plazo para que los departamentos que no cumplan con este requisito se reestructuren. De esta forma, casi una veintena de los más de 80 departamentos que conforman la UMA corren el riesgo de desaparecer o fusionarse.

El objetivo de esta reforma es eliminar la duplicidad existente en algunos casos y mejorar el rendimiento de estos dando lugar a departamentos más grandes, en los cuales colaboren más profesionales conjuntamente y resulten más productivos a largo plazo.

Por otro lado, la UMA presentó la liquidación del presupuesto correspondiente al año 2013 con un superávit de 3.676.446 euros. La Universidad atendió el 94 por ciento de las obligaciones contraídas durante dicho ejercicio económico. En el capítulo de gastos, el 59,1 por ciento corresponden al destinado al personal, el 18,5 por ciento se dedicó a inversiones, un 15 por ciento a gastos corrientes y un 3,5 por ciento se utilizó para amortizar pasivos financieros. En cuanto a los ingresos, destacan las partidas procedentes de precios públicos y las transferencias de la comunidad autónoma, representando ambas el 84,6 por ciento de los ingresos de la UMA.

Durante 2013 la Universidad reembolsó 7.881.341 euros correspondientes al principal del préstamo mercantil suscrito con Unicaja el 28 de octubre de 2003, con lo que quedó completamente amortizado este préstamo. La institución académica, por tanto, no mantiene en la actualidad ninguna deuda con ninguna entidad financieras. Del mismo modo que la UMA cuenta con una situación económica saneada con la Seguridad Social, la Agencia Tributaria y Hacienda Autonómica.

De igual manera, la reunión del Rectorado, que se prolongó hasta la madrugada, sacó adelante la adaptación de los Servicios Generales de Investigación a proyectos de carácter estratégico para la Universidad de Málaga. También se aprobó la implantación de dobles títulos de másteres universitarios, la modificación parcial de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) del Personal de Administración y Servicios, así como el cambio de denominación del centro de Informática que se ubica en la Ampliación de Teatinos, anteriormente llamado CAITI y que a partir de ahora será el Edificio de I+D Ada Byron, en honor a la matemática británica considerada como la ‘madre’ de la supercomputación.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *