La Universidad es una fuente inagotable de talento y emprendedores a nivel nacional e internacional


Cada vez más, en el ámbito laboral y de negocios, se habla de emprendimiento y de la nueva tendencia en la que año tras año son cientos las personas que apuestan por crear su propia empresa con el fin de dedicarse a lo que realmente les gusta y convertirse así en su propio jefe. Hecho muy ligado, en parte, a la crisis económica; pues ante las adversidades de la vida, el ingenio toma el control de la situación y surgen nuevas ideas que, a través de la gran preparación de los jóvenes españoles y de su inconformismo ante la precaria situación del mercado laboral, desembocan en proyectos revolucionarios.

Nuevos enfoques, productos y servicios que mejoran el funcionamiento habitual de lo que nos rodea, descubriendo y aportando aspectos y valores hasta ahora desconocidos. Apuestas de negocio que en muchas ocasiones germinan en las propias universidades; bien por el ímpetu emprendedor de sus estudiantes, por los programas y actividades de emprendimiento que realizan las instituciones académicas, o por la unión de ambas circunstancias que, en cierto sentido, se retroalimentan con el fin de hacer crecer los proyectos y los mecanismos de apoyo a utilizar.

Sinergias que en el caso de la Universidad de Almería, a través de la Fundación Mediterránea, ha dado como fruto la creación de dos empresas, entre otras, con mucho futuro como son: Raizes, turismo personal y Cohnquer. Dos proyectos ambiciosos en los que están marcadas a fuego la pasión y el alma de sus creadores.

El tiempo es ‘madera’

La idea de negocio de Cohnquer es la venta online de relojes de pulsera de madera. Una empresa dirigida por los hermanos José y Alberto Páez y Alejandro Fernández, licenciados en Publicidad y RR.PP., Grado en Comercio y estudiante del Grado de Economía en la UAL respectivamente, y amigos desde hace años.

Tres veinteañeros que durante una de sus habituales charlas se plantearon un reto como este y, tras elegir el producto que les catapultaría al éxito, ‘emprendieron’ su aventura empresarial con una marca “que transmitiera valores de positivismo y sostenibilidad ya que son valores que nosotros tenemos muy presentes”. José, Alberto y Alejandro lucen sus relojes Cohnquer y una amplia sonrisa a raíz del trabajo bien hecho.

Una filosofía de vida positiva bajo el lema ‘Focus on your dreams’, que sumada al hecho de ser sus propios jefes, ha potenciado sus fuerzas y entusiasmo para seguir adelante con este proyecto nacido de la ilusión de recuerar el vinculo de la naturaleza con el ser humano a través de la madera.

A día de hoy venden únicamente, y de forma online, relojes de pulsera hechos a mano en madera a través de su página web, pero poco a poco irán aumentando su gama de productos, aunque “son confidenciales por el momento, y si nos seguis iréis teniendo noticias”. Incluso esperan dar el salto al mercado interncional en un futuro no muy lejano, pues productos de este tipo están teniendo bastante éxito en países como Italia o Estados Unidos. Y es que están pensados para hombres y mujeres de 30 a 45 años que compartan su filosofía de vida, “con optimismo, que luchan por conseguir sus sueños y ven las dificultades como oportunidades para aprender y disfrutan el camino, concienciadas con el respeto y cuidado del medioambiente”.

Experiencias personificadas

Dejando a un lado la artesanía en madera, el centro de atención recae también sobre el tiempo, pero no el que marcan las agujas de un reloj, sino el que gastan, invierten o disfrutan las personas durante sus vacaciones o momentos de ocio; algo que define a la perfección la personalidad de los usuarios dependiendo de sus gustos, sector en el que Raizes ha puesto el ojo, el del turismo.

Y es que sus fundadores, Emilio Robles, diplomado en turismo y técnico en información turística, y Francisco Sánchez, diseñador gráfico y desarrollo multimedia; han querido huir del modelo prefabricado y sobresaturado del turismo de masas dando un paso al frente y ofreciendo a sus usuarios, que no clientes pues es un término menos activo, una nueva y amplia gama de experiencias turísticas y de ocio alternativas con las que conocer la provincia de Almería desde un punto de vista diferente, mucho más personal y con momentos singulares rebosantes de un sabor tradicional y único.

Un proyecto cuya misión es ‘unir personas y destinos’ con una filosofía para amantes de la naturaleza y las buenas tradiciones pues “creemos en la fusión entre personas y lugares” ya que, como aseguran “cada persona, cada momento y cada lugar son únicos, como las infinitas posibilidades que Almería ofrece al viajero”. Por lo que apuestan por actividades como ‘Cabo Break’ o ‘Almería d’tapeo’, propuestas totalmente personalizables con las que ofrecen una experiencia única e irrepetible cada vez. Además, son pioneros en la provincia al instaurar los ‘Freetours’, tan extendidos en Europa.

ADN Emprendedor

Aunque sólo llevan unos meses de actividad, ambas empresas cuentan con personas enérgicas y con ambición, a pesar del esfuerzo que supone hoy en día, y en España, ser autónomo y montrar tu propia empresa. Jóvenes que no sabían en que ‘lío’ se metían, ni que supondría tantas horas de trabajo y esfuerzo, pero que consideran muy satisfactorio cada minuto que invierten en su sueño, lo que hace que todo merezca la pena y animan a los indecisos a experimentar.

Trabajo al que la UAL ha sumado su granito de arena con la ayuda y asesoramiento de profesionales como Carmen López Soriano y Noelia Úbeda Jiménez.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *