La Universidad Pablo de Olavide ha abierto el plazo de matriculación para la PEvAU

La Universidad Pablo de Olavide ha abierto el plazo de matriculación para la PEvAU


La Universidad Pablo de Olavide ha abierto el plazo de matriculación para la Prueba de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (PEvAU), más conocida como selectividad, que se realizarán este año en Andalucía los días 7, 8 y 9 de julio.

Aquellos estudiantes que se examinen en la UPO tendrán que realizar la solicitud de matriculación para la PEvAU (no automatrícula) en el periodo comprendido entre el 8 y el 23 de junio y a partir del día 26 del mismo mes podrán obtener un usuario que les permitirá realizar el pago de las tasas de examen, además de otras gestiones. La UPO ha desarrollado durante estos meses un plan especial para adaptar la realización de la PEvAU a las circunstancias derivadas de la expansión de la COVID-19, habilitando nuevos espacios dentro del campus a fin de garantizar las medidas sanitarias recomendadas por las autoridades y ampliando el personal necesario para la vigilancia y corrección de exámenes, así como para la limpieza y seguridad de los espacios. No se ha requerido el apoyo de centros de secundaria, con lo que todas las pruebas tendrán lugar en diversos edificios del campus.

“Se velará en todo momento por la salud y tranquilidad de los participantes. El alumnado solo tiene que centrarse en su examen y sacar la mejor nota posible. Ahora bien, también pedimos responsabilidad y mantenimiento de la distancia social por su parte”, explica Mercedes de la Torre, directora general de Acceso, Difusión y Captación de la Universidad, que subraya que “está todo preparado para el correcto desarrollo de la prueba”.

Las aulas durante la PEvAU estarán a un tercio de su capacidad habitual en periodo de examen con estrictas medidas higiénicas, rigurosa limpieza y ventilación. Asimismo, los espacios comunes y los baños seguirán también escrupulosas medidas de desinfección y se  proporcionará gel hidroalcohólico en los espacios habilitados.

Además de evitar aglomeraciones, al estudiante se le recomienda el uso de mascarillas y se le pedirá que acuda solo a la prueba para evitar que personas no implicadas en la misma hagan uso de las instalaciones, a excepción de casos particulares como personas con necesidades especiales, para las que también se contempla una especial atención. Durante la prueba los estudiantes se sentarán en las aulas en forma de W y en los casos en los que no se alcancen los dos metros de distancia entre ellos deberán utilizar la mascarilla.


Compartir