La UPO pone en marcha un laboratorio móvil

La UPO pone en marcha un laboratorio móvil


La Universidad Pablo de Olavide (UPO) ha puesto en marcha un laboratorio móvil con el que pueden realizarse análisis científicos y caracterización de materiales “a pie” de monumento, conjunto arqueológico o museo, en un servicio a disposición de entidades públicas y privadas con el que “minimizar los riesgos” para el patrimonio.

El laboratorio móvil, al que han denominado Ambu-LAB, permite realizar sobre el terreno estudios de imágenes, de retablos policromados y de piezas arqueológicas, entre otras muchas cosas, de manera que “podremos realizar grandes campañas in situ para luego pasar a trabajar en el laboratorio con más precisión”, explica Pilar Ortiz, investigadora de la UPO y directora de esta iniciativa que va a suponer un “salto sustancial” en el trabajo científico.

Estos equipos van a ser “una revolución para el campo del patrimonio histórico por su versatilidad y complementariedad”, explican y argumentan que al equipo de material científico se le suma un elenco de especialistas no solo en patrimonio sino también en Arqueología, Ecología, Medio Ambiente, Geología y Agronomía.

Ambu-LAB cuenta con un equipamiento científico de caracterización de materiales para medio ambiente, agricultura y patrimonio histórico que incluye espectrofotómetro FTIR; equipo Raman portátil complementario; drones con cámaras de visión, espectrales, levantamiento-3D; georradar con antenas a 80 MHz y 50 MHz; laser de levantamiento 3D; Equipo FRX; cortadora para preparación de muestras; cámaras termográfica, matricial de TeraHerzios e hiperespectrales; sistema de difracción de Rayos-X y fluorescencia de rayos X combinado; y software y hardware especializado para el procesado de datos.

La investigadora principal del servicio y decana de la Facultad de Ciencias Experimentales, Pilar Ortiz, desvela que la idea de este laboratorio móvil surge de la colaboración con la Universidad de Oxford y los centros de investigación ENEA (Italia) e INOE (Rumanía), con los que ya se han realizado campañas de “larga duración” en diferentes monumentos en España, Italia, Rumanía y Reino Unido.

 


Compartir