La UPV/EHU lidera un proyecto europeo para desarrollar una tecnología química revolucionaria

La UPV/EHU lidera un proyecto europeo para desarrollar una tecnología química revolucionaria


El proyecto CATART liderado por el grupo de investigación SUPREN (SUstainable PRocess ENgineering) del Departamento de Ingeniería Química y del Medio Ambiente de Escuela de Ingeniería de Bilbao (UPV/EHU) desarrollará una tecnología revolucionaria para producir productos químicos combinando los conocimientos en fotónica, ciencia de materiales, catálisis, Ingeniería química e inteligencia artificial.

El equipo de investigación del proyecto europeo CATART está formado por ocho socios de cinco países europeos: cinco universidades, un centro de investigación, una pyme y un socio industrial. El Grupo SUPREN- SUstainable PRocess ENgineering del Departamento de Ingeniería Química y Medio Ambiente de la Escuela de Ingeniería de Bilbao de la UPV/EHU lidera el proyecto junto con la Universidad de Pavía (Italia), la Universidad de Glasgow (Reino Unido), la Universidad de Eindhoven (Holanda) y la Universidad de Amsterdam (Holanda); el Instituto Max Planck de Berlín (Alemania); Chemify, la startup asociada a la Universidad de Glasgow que trabaja en temas de robótica e inteligencia artificial y la empresa inglesa Johnson Matthey que trabaja principalmente en el diseño y producción de catalizadores.

Diseñar una tecnología combinando los campos de la ciencia de los materiales, la inteligencia artificial y las reacciones químicas con el objetivo de producir precursores de biocombustibles partiendo de moléculas renovables como el agua y el dióxido de carbono, es el objetivo del proyecto europeo CATART, que ha recibido una subvención de 3,2 millones de euros del programa HORIZON-EIC-2021-PATHFINDEROPEN-01 de la Unión Europea.

Más en concreto, “el proyecto pretende desarrollar una tecnología que permita recoger luz solar como fuente de energía renovable y a partir de ahí tratar de convertir las moléculas de agua o dióxido de carbono para producir hidrógeno o monóxido de carbono, respectivamente. Ambos productos tienen diversas aplicaciones en la industria química o el hidrógeno puede ser usado como combustible verde”, explica Iker Aguirrezabal Telleria, líder del proyecto y miembro del grupo de investigación SUPREN, liderado por Pedro Luis Arias. Por lo tanto, “el objetivo es diseñar una tecnología o un prototipo versátil, que pueda ser operado mediante la luz solar tanto aquí como en otros puntos del planeta, y al mismo tiempo ser capaz de adaptarse a las condiciones meteorológicas de cada lugar, de manera que el prototipo aprenda a producir la mayor cantidad de hidrógeno y monóxido de carbono. La combinación de conocimientos en fotónica, ciencia de materiales, catálisis, ingeniería química e inteligencia artificial (mediante machine learning) permitirá el desarrollo de una tecnología autónoma y capaz de maximizar la productividad”, añade Aguirrezabal.

Además, según indica el investigador, “la novedad de esta tecnología reside en el diseño de una serie de materiales capaces de realizar la reacción química y a su vez separar el producto. Actualmente, no existen materiales viables que hagan este tipo de reacciones y separaciones a la vez. Tampoco hay tecnologías o equipos que integren los tres componentes: el diseño del material, la absorción de la luz y la optimización mediante inteligencia artificial. Por lo tanto, la tecnología prevista fruto de este proyecto revolucionará la forma de producir ciertos productos químicos”.


Compartir