La vicepresidenta Nadia Calviño define la UMA como una “súper universidad, con claros ejemplos de excelencia”

La vicepresidenta Nadia Calviño define la UMA como una “súper universidad, con claros ejemplos de excelencia”


La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño ha visitado la Universidad de Málaga en una cita que le ha permitido reunirse con las autoridades y mantener un encuentro con estudiantes, en concreto de máster y doctorado.

La ministra ha sido recibida a las puertas de la Facultad de Económicas por una comitiva encabezada por el rector, José Ángel Narváez; el presidente del Consejo Social de la UMA, Antonio Urda; el decano de Económicas, Eugenio Luque, y varios vicerrectores, senadores y cargos del Gobierno en la provincia. Tras un pequeño encuentro en las dependencias del Decanato, ha tenido lugar una charla-coloquio con estudiantes en un abarrotado Salón de Grados.

Calviño se ha mostrado muy satisfecha por estar en la Universidad de Málaga, a la que ha definido como una “súper universidad, con claros ejemplos de excelencia en todas sus facultades”. También ha destacado la necesidad de los cargos de escuchar a la sociedad civil y, en este caso, a los jóvenes, “ya que sois clave para definir el futuro de nuestro país”.

La ministra ha planteado su presentación definiendo “dónde estamos” en materia económica y “hacia dónde vamos”. Ha afirmado que, tras dejar atrás dos años muy duros social y económicamente hablando, el Gobierno ha planteado un plan de recuperación basado en cuatro ejes: crecimiento verde, desarrollo digital, cohesión social e igualdad de género.

Tras su exposición ha tenido lugar el coloquio con los alumnos, que se han interesado por distintos aspectos relacionados con el citado plan, con la reforma laboral y con la manera en que esta última afecta a los jóvenes. A estas cuestiones la ministra ha querido mandar un mensaje de tranquilidad aludiendo a las ayudas destinadas a modernizar el tejido productivo, la I+D+i, las distintas etapas educativas –en especial la Formación Profesional- y la precariedad laboral.

Defensora de responder a los problemas estructurales vinculados a su Ministerio con medidas y ayudas concretas, ha finalizado su intervención con una llamada a la “constancia y la confianza” para afrontar los retos.


Compartir