Las autoridades universitarias de la UGR inician el curso apelando a la unidad académica


“Los estudiantes son nuestra razón de ser”, con estas palabras la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, daba la bienvenida a los nuevos alumnos en su primer acto de apertura del curso académico. En una ceremonia, cargada de referencias a la tesitura económica que afecta de lleno a la Educación, Pilar Aranda ha agradecido los esfuerzos de la comunidad universitaria y ha subrayado la necesidad de una participación activa por su parte. La rectora granadina subrayó durante su discurso la situación de “colapso” económico que atraviesa la Universidad, reflexión que estuvo presente durante toda la ceremonia y ante la cual los representantes de estudiantes ofrecieron su apoyo al equipo de gobierno. El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez Arellano, junto a Francisco González Lodeiro, ex rector de la UGR

El acto comenzó puntual con la llegada de los nuevos doctores que, nerviosos por su juramento ante las autoridades, comentaban las indicaciones previas a su entrada en el Crucero del Hospital Real. Como cada año la procesión de doctores, estudiantado y personal de Administración y Servicios ofreció un espectáculo de color y solemnidad solo visible en este tipo de ritos. La ceremonia contó con la presencia del consejero de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía, quien también tuvo palabras de aliento hacia la situación por la que la Universidad atraviesa en los últimos años. En palabras del consejero, Antonio Ramírez de Arellano, “debemos, en esta legislatura, trabajar para recuperar la normalidad presupuestaria”. Arellano profundizó durante su discurso en la labor que la Junta de Andalucía está desempeñando en defensa de las universidades públicas, apelando al discurso que desde el exterior se realiza contra ella. El ex rector de la Universidad hispalense se refirió a las críticas sobre endogamia y exceso de titulaciones que sobre la academia se revierten, señalando cómo estas críticas respondían más a intereses partidistas que a una crítica constructiva y real.

Antes de las palabras de Arellano, tuvo la oportunidad de iluminar con su discurso la catedrática del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular II, María Dolores Suárez Ortega, quien ofreció una lección inaugural sobre el envejecimiento y su prevención desde una óptica científica. Bajo el título ¿Por qué envejecemos? ¿Cómo podemos promover una longevidad saludable? la catedrática jienense se refirió a los 51 años de su llegada a Granada como exponente de su trayectoria académica. El tema de la lección inaugural abordó los estudios de la docente sobre envejecimiento molecular y su prevención, para lo cual subrayó la necesidad de continuar con las investigaciones científicas y su extrapolación a humanos, así como la necesidad de un control en la alimentación como forma de contener el deterioro físico.

“El hecho del envejecimiento paulatino de la sociedad hace que cada día con más frecuencia las distintas instituciones nacionales e internacionales se planteen esta situación como una realidad de gran importancia y repercusión social”

La lección inaugural fue aclamada tanto por su contenido científico como por el esfuerzo en la defensa de la investigación e inversión en I+D que María Dolores Suárez defendió durante todo su conferencia. Como posteriormente apuntase la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, investigadoras como Suárez Ortega son las que muestran la trayectoria ascendente pese a los recortes, ofreciendo su trabajo a la institución académica. Pilar Aranda aprovechó las palabras de agradecimiento para referirse a la ardua labor que desde la Facultad de Medicina se estaba llevando a cabo para trasladar sus instalaciones sin que ello supusiera una pérdida en calidad de sus estudios. De esta forma dispuso el apoyo que desde su equipo de gobierno se brindaba a la Facultad, dirigida por Indalecio Sánchez-Montesinos, quien también fuera su principal competidor por el Rectorado granadino. En la misma línea agradeció a la Facultad de Ciencias de la Salud y la Escuela Técnica Superior de Arquitectura por los esfuerzos realizados ante su traslado, gracias al cual el curso pasado pudieron estrenar nuevos espacios, demostrando así el beneficio de los cambios “aunque las mudanzas puedan generar desconciertos y molestias”. La rectora, Pilar Aranda, impone el birrete a un doctor en Ciencias

El presente curso se abre con importantes cambios y retos, como la renovación de la acreditación de 55 títulos de grado y 34 másteres, que tendrán que lidiar con los recortes gubernamentales. Frente a esta situación, tanto la rectora de Granada como el consejero de Economía y Conocimiento, señalaron la actuación de la Junta de Andalucía a favor de una mayor demanda de inversión en educación e investigación. Una de las mejoras que se señalaron en la ceremonia es la nueva contratación de 80 plazas de ayudante doctor para la Universidad de Granada, a la cual le ha correspondido una importante parte de las 300 plazas ofrecidas por la Junta. Este hecho responde al compromiso de la rectora, Pilar Aranda, por mantener una constante comunicación con el gobierno andaluz, posicionando a la Universidad como el cimiento fundamental para generar conocimiento, así manifestó que:

“Exigiremos que se cumplan los compromisos y las obligaciones financieras, y no por un afán meramente pedigüeño o reivindicativo, sino porque en el fondo creemos firmemente en que sin generación y transmisión de conocimiento no hay futuro”

Los estudiantes, protagonistas de este acto de apertura de curso, manifestaron su acuerdo con las medidas económicas del equipo rectoral, recordando sus propias demandas sobre las normativas de permanencia y evaluación. La rectora les dedicó parte de su discurso e hizo una llamada directa a la Delegación General de Estudiantes, como representantes máximos de los alumnos y asociaciones, con el fin de aunar esfuerzos para la plena integración de todos en la vida universitaria y en el camino hacia el conocimiento. Gorka Martín Terrón, coordinador de la Delegación General de Estudiantes, agradeció estas palabras de unidad a la vez que recalcó la situación financiera de la UGRA. Martín Terrón reflejó su preocupación ante la situación económica actual de la Universidad afirmando que “ahora mismo nos encontramos en una situación de colapso económico debido a que el 25% de la deuda total que la Junta de Andalucía tiene con las universidades es con la propia Universidad de Granada, situación que no se debe seguir permitiendo”. El colectivo de estudiantes sigue muy de cerca las actuaciones sobre la normativa de permanencia para la que exigen “que no cuenten las convocatorias como no presentados, no computando con el total” y que se estudie junto a esta legislación un cambio en la normativa de evaluación. Los rectores de la Universidad argentina de Mendoza y la Universidad Hassan II de Settat

Entre los asistentes a la ceremonia se encontraban los rectores de diferentes universidades, tanto españolas como internacionales, como el presidente de la Universidad Hassan II de Settat, el rector de la Universidad argentina de Mendoza y los rectores de Jaén y Sevilla. Juan Gómez, rector de Jaén, declaró ante Aula Magna su acuerdo con las palabras de su homóloga granadina, subrayando que “la situación financiera de las universidades andaluzas no es igual en todos lados” al referirse al uso del término “colapso” que Pilar Aranda había utilizado para aludir a la falta de liquidez de su institución. La misma rectora se referiría más tarde a sus palabras como:

“Un discurso programático, de acción, que recoge lo que ya debemos empezar a abordar y que se irán solucionando o trabajando progresivamente”

Este acto ha servido al equipo de gobierno rectoral granadino para ofrecer sus puntos de vista ante la situación en la que se encuentra la institución y exponer el camino que van a tomar para recuperar el estado de excelencia de una universidad con más de 500 años de historia. El compromiso de la rectora en la igualdad e inclusión social se ha hecho patente al ser preguntada por su función como nuevo miembro de la CRUE, en al cual ya ha tenido su primera toma de contacto participando en los comités de recepción de los refugiados sirios.

La Universidad de Granada inicia de esta forma un nuevo curso como referente académico, situándose en la sexta posición entre las primeras 8 universidades españolas y la número 150 entre las primeras universidades del mundo en la rama de Ingenierías. Esta situación de prestigio le ha llevado a admitir a 52.409 estudiantes, el 9.44% extranjeros, durante el pasado año académico. Una universidad internacional cuyo presente curso está destinado a conmemorar el plurilingüismo como patrimonio común de la humanidad.

Enlaces a contenidos:

Discurso apertura del curso Pilar Aranda

Memoria estadística de la Universidad de Granada, curso 2014-2015

 


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *