Las jóvenes caras de la investigación en las universidades andaluzas


Nunca el camino fue fácil, pero sí satisfactoria la recompensa. A veces, el camino es toda una vida de investigación, esfuerzo diario e implicación; pero la pasión es el motor de todo. Has de tener claros los objetivos y luchar por alcanzarlos.

Éstas son algunas de las premisas que los jóvenes investigadores tienen en mente. Cuando hablamos de investigación, desde el ámbito universitario quizás se vea como algo lejano; pero no te equivoques. Los investigadores están ahí al lado tuya, estudiando en la biblioteca o en laboratorios. Compartiendo aulas y espacios con un sueño común: ser útiles a la sociedad.

¿Nunca te has planteado ir más allá de tu carrera académica?
Ser investigador es tener curiosidad, constancia, inquietud por conocer más, por transmitir más. Ser investigador “puede ser cualquier que se lo plantee”, afirman algunos de los entrevistados. Pero debes tener claro que “hay que luchar, pero tienes muchas opciones si lo haces: desde irte al extranjero a investigar con grandes de la materia elegida, a trabajar como profesor universitario o como investigador en un grupo”. Son miles las opciones que se plantean a la hora de optar por la investigación.

Quizás te suene un poco a chino, o quizás ni siquiera te suene si te hablamos de algunas de las investigaciones que se están llevando a cabo en las universidades andaluzas; pero has de saber que detrás de largos títulos y complicadas tareas investigadoras existen personas como tú. Caras visibles, almas curiosas que un día apostaron por esta carrera de la vida: la investigación. Una carrera que está a tu alcance y puede depararte auténticas aventuras.

Aventuras como las de Juan Antonio Guadix de la Universidad de Málaga, que gracias a una Beca Marie Curie se encuentra en Holanda realizando investigaciones sobre células del corazón para poder “regenerar, en un futuro, las células infartadas o muertas del corazón humano”.

¿Te suena a ciencia ficción? Pues es una realidad. Este joven malagueño con tan solo 33 años lleva una larga trayectoria investigadora. Una carrera “de fondo, que me llena cada día”. Pero no es el único que disfruta de una de estas becas. Desde la Universidad de Málaga se tiene un acuerdo concreto (Programa U-Mobility) en el que hasta 12 investigadores se encuentran en la actualidad disfrutando de éstas. Seas de la universidad que seas, puedes optar a este tipo de beca. Los requisitos son complicados, “aunque no imposibles”.

Tal es el caso de José Antonio Ruiz-Arias, de la Universidad de Jaén, que tras una estancia en Estados Unidos se encuentra ya en su universidad “realizando la transferencia de conocimientos de todo lo investigado”. José Antonio, doctor en Física, estaba interesado en cómo afectan los sombreados y la radiación solar a los ecosistemas y cómo se puede utilizar en las energías renovables. Este joven doctor está experimentando con un modelo de predicción meteorológica para que pueda servir a su vez para predicción de la radiación solar y su transformación en energía.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *