Los emprendedores andaluces entre los más activos de España


La UCA presenta hoy los resultados del Informe GEM Andalucía 2014 en el I Foro Internacional de Emprendimiento Andalucía Emprende. En cifras, los datos de actividad emprendedora se sitúan en un 5,9%. Como viene sucediendo desde los informes de 2012, su valor es superior a la media española, 5’5%. Respecto a términos absolutos, Andalucía es la segunda comunidad autónoma en materia de emprendimiento, solo por debajo de Cataluña y seguida por Madrid.

El equipo de investigación de la Universidad de Cádiz cumple en esta edición 11 años dedicándose a este estudio sobre creación de empresas andaluzas del informe GEM. Este se concibe como un sistema de información y análisis que ofrece una información amplia y precisa sobre los procesos de creación de empresas. Para ello, se utiliza una metodología homologada a escala internacional que permite realizar análisis comparativos entre territorios y países. Uno de los puntos fuertes de este método es que facilita los análisis a las políticas y acciones de los poderes públicos.

El proceso de creación de empresas se puede describir en tres etapas. La primera es la fase de concepción, que puede estudiarse midiendo la intención de creación de empresa del emprendedor potencial. La segunda etapa es la de nacimiento de empresa y su posterior estabilización como empresa nueva, y que es medida en el proyecto GEM mediante la TEA. La tercera etapa es la de consolidación de la empresa, que se estima que se puede situar a los 3,5 años de existencia. En esta última etapa es interesante analizar la dinámica empresarial, que evalúa la tasa de empresas consolidadas conjuntamente con el cese o los cierres de empresa.

En el caso de Andalucía, dentro de la etapa de concepción, el 7,8% de los andaluces encuestados tienen intenciones de emprender, frente al 8% de la media española. Así la tasa andaluza se sitúa a nivel intermedio entre el resto de las regiones. Entre los años 2009 y 2012 la tendencia del potencial emprendedor era claramente creciente. Sin embargo, desde el 2013 esta tendencia a cambiado y se experimenta importantes descensos en la intención emprendedora. No obstante, estas tasas actuales siguen siendo superiores a la de los años previos a la crisis.

Por otro lado, el modelo teórico GEM considera que son dos, los motivos que mueven a las personas a crear una empresa: los basados en la identificación de una oportunidad y los que se fundamentan en la necesidad. Actualmente, se han producido una disminución de los comportamientos por necesidad, mientras que los de oportunidad se mantienen.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *