Manolo Torralbo responde a las reclamaciones electorales de su rival al Rectorado UCO

Manolo Torralbo responde a las reclamaciones electorales de su rival al Rectorado UCO


Tras la reclamación interpuesta ante la Comisión Electoral por parte del equipo de Julieta Mérida, candidata al Rectorado de la Universidad de Córdoba, aludiendo a un presunto incumplimiento de personas del equipo que acompaña a la candidatura de Manolo Torralbo, desde el equipo de este candidato han emitido un comunicado en el que “manifestamos nuestra absoluta extrañeza por la reacción que ha provocado la petición de algunos profesores y profesoras de que se celebren unas elecciones limpias, y que se garantice el derecho del estudiantado a ejercer su voto de forma libre y secreta, sin ningún tipo de presión por parte de las personas que habrán de evaluarlos”.

En este sentido, subrayan en dicho comunicado, “todas las personas que componen esta candidatura respetan y cumplen la normativa vigente, y reafirman su compromiso con la ética que debe presidir cualquier proceso electoral universitario”. Así, desde el equipo de Manolo Torralbo insisten en que se ha venido incentivando y se incentivará la participación libre del estudiantado, que “históricamente ha mostrado poco interés” en el proceso electoral más relevante de la institución cordobesa, “sin que se hayan tomado medidas correctoras desde el equipo de gobierno”, añaden.

Por el contrario, apuntan a que se ha aprobado un calendario electoral “apresurado” y “se ha desechado la opción del voto electrónico”, dificultando la participación de toda la comunidad y, especialmente, del estudiantado.

La reclamación de Julieta Mérida sobre Manolo Torralbo

El mensaje al que se alude en la reclamación de la candidata Julieta Mérida sobre la actuación del equipo de Manolo Torralbo responde a las “numerosas quejas que viene manifestando el estudiantado en los últimos días, por la proliferación de presiones y situaciones incómodas que se han sucedido en algunas clases”. Ante esta “situación impropia” de la academia, el equipo de Torralbo asegura que “nos hubiera gustado poder acudir a la Defensoría Universitaria, que es quien debería intervenir para atajar este tipo de prácticas, pero se encuentra sumida en una situación insólita”.

De este modo, añaden, respecto a las acusaciones vertidas “nos gustaría aclarar que en ningún caso ha sucedido nada diferente a una comunicación entre algunos miembros del profesorado y sus estudiantes por los cauces habituales”. Es por ello que “entendiendo el nerviosismo que en ocasiones traen aparejados los procesos electorales, hacemos un llamamiento a no enturbiar las elecciones, ya que, en última instancia, es siempre la institución y la comunidad universitaria quienes se ven afectadas por ese proceder”, apuntan en su comunicado.


Compartir