Manuel Castells enfrenta a la CRUE y los estudiantes por la presencialidad en las aulas

Manuel Castells enfrenta a la CRUE y los estudiantes por la presencialidad en las aulas


La presencialidad durante los exámenes trae un nuevo enfrentamiento en el entorno académico. Tras una carta del ministro de Universidades Manuel Castells a la comunidad universitaria en la que se insta a seguir el modelo telemático, la CRUE Universidades Españolas y los Consejos de Estudiantes se han enfrentado por la seguridad en las aulas.

Tal y como recoge la carta de Manuel Castells, desde el Ministerio que dirige se ha venido recomendando que las Universidades respeten “estrictamente los protocolos sanitarios en la enseñanza y en los exámenes, dando prioridad a la salud. En el caso de que no se puedan cumplir en la modalidad presencial, deberán hacer online“. En esta línea, Castells, continúa subrayando como desde el Ministerio “estamos profundamente preocupados por el posible peligro a la salud de l0s estudiantes y docentes”, así insta a las universidades a “que den prioridad a la salud de toda la comunidad, procediendo a la enseñanza y exámenes online siempre que no haya garantías sanitarias”.

La calidad de los exámenes online es el punto de discrepancia entre las diversas instituciones. De este modo, desde el Ministerio recuerdan que ya en junio se realizaron pruebas telemáticas sin que afectara a la calidad, manifestando además que desde el Gobierno se transfirió a las Comunidades Autónomas 400 millones de euros para la digitalización de la enseñanza. 

La CRUE subraya que “las universidades son espacios seguros”

La carta del ministros parece no haber gustado en absoluto a los gobiernos de cada universidad, representados por la Conferencia de rectores de las Universidades Españolas (CRUE Universidades Españolas). Así, destaca en un comunicado remitido a los medios la llamada de atención directa que se ha hecho hacia el Ministerio de Universidades, señalando que “lamentamos profundamente que ahora se cuestionen vía Twitter desde otros ámbitos gubernamentales y se haga eco a situaciones puntuales, olvidando el formidable trabajo realizado por los profesores, investigadores y personal universitario y el enorme esfuerzo de los propios estudiantes”

En este sentido desde la CRUE se ha subrayado como “las universidades son espacios seguros”, señalando para ello los datos arrojados por los cribados a la comunidad universitaria y destacando como “los incidentes aislados y ocasionales que se hayan podido producir han sido corregidos de inmediato y, en ningún caso, reflejan la realidad de los campus universitarios”.

En cuanto a la presencialidad, la CRUE ha comunicado que se trata del “sello de identidad de la gran mayoría de nuestro sistema universitario, no una cuestión anecdótica o un capricho de los rectores y rectoras, como se está trasladando implícitamente en algunos desafortunados mensajes que no hacen sino perjudicar el desarrollo de la enseñanza en unos momentos muy complejos a causa de la pandemia de la COVID-19. En los planes acordados con el Ministerio se articularon unos procedimientos y protocolos que se han cumplido con el máximo rigor y que contemplaban exactamente lo que se está haciendo ahora mismo: priorizar la presencialidad siempre que sea posible y las autoridades sanitarias no indiquen lo contrario”.

En este sentido, la CRUE ha manifestado que  el “formato online debe ser el último recurso, aplicado solo cuando las circunstancias lo hagan inevitable. La realización de exámenes telemáticos conlleva la implementación de unas medidas extraordinarias y con complejas derivadas legales y técnicas en el ámbito de la protección de datos y la identificación de quienes se examinan. Pero aprovechándose de estas dificultades y de las lagunas normativas que existen, se han producido intentos de fraude. Con las pruebas presenciales lo único que se pretende es proteger a esa inmensa mayoría de estudiantes que afrontan su formación con honestidad, transparencia y responsabilidad”.

Salud y calidad de las pruebas, prioridades de los estudiantes

Por su parte, los colectivos estudiantiles continúan en pie de guerra alertando de los posibles peligros que conlleva la presencialidad. Como respuesta a la CRUE, desde el Consejo de Estudiantes Universitarios del Estado (CEUNE) y la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (CREUP) se ha emitido un comunicado conjunto donde además de la seguridad sanitaria hace hincapié en las acusaciones de fraude que expone la CRUE.

Así, los colectivos estudiantiles han recalcado como “en el comunicado emitido por la CRUE se asume que la calidad y el formato telemático son extremos  incompatibles. Este falso dilema se está utilizando para argumentar el riesgo de  plagio y copia entre los estudiantes, escondiendo el debate real sobre la falta de  renovación de los métodos de evaluación; mientras se divide a los estudiantes en honestos o deshonestos. Resulta inaceptable que se pongan en entredicho los  valores de honestidad, transparencia y responsabilidad del estudiantado”.

Respecto a la presencialidad, CEUNE y CREUP han resaltado como “siempre hemos defendido la máxima presencialidad posible, pero no a cualquier  precio. En una situación como la actual, en el pico de la tercera ola, con unas cifras  alarmantes de contagios de COVID y ante el incremento de restricciones y medidas,  es inviable que las universidades continúen ajenas a la realidad que las rodea. No  podemos permitir que se siga poniendo en riesgo al conjunto de la comunidad  universitaria”.

Así, desde la comunidad estudiantil, sus representantes vuelve a exigir una vez más el formato telemático para estos exámenes, recalcando como este modelo híbrido ya se ha utilizado anteriormente y “con la situación  más crítica desde el inicio de la pandemia, se está congregando a todo el  estudiantado en las aulas. Desde hace meses se ha podido prever esta situación y  trabajar para minimizar sus efectos en el plano académico. Sin embargo, ya sea por  incapacidad de las universidades o por una falta de voluntad para adaptar la  educación a la nueva era digital, se está obligando a los estudiantes a asumir unas  exigencias desmedidas”. 

El cruce de acusaciones entre representantes de estudiantes y CRUE Universidades Españolas continúa sumándose un nuevo actor, el Ministerio de Universidades, quien más que allanar la comunicación y el entendimiento entre ambos colectivos parece que ha sumado más fuego a unas relaciones cada vez más dañadas.


Compartir