El Máster de Secundaria, un requisito “prescindible” para ejercer la docencia durante la pandemia

El Máster de Secundaria, un requisito “prescindible” para ejercer la docencia durante la pandemia


El Consejo de Ministros ha aprobado este martes un Real Decreto por el que modifica “excepcionalmente” los criterios de contratación para el personal docente. El objetivo es que las comunidades autónomas puedan reforzar sus plantillas de profesorado para hacer frente a la crisis sanitaria, según ha indicado la ministra de Educación, Isabel Celaá. Estas nuevas medidas contemplan que se podrá contratar como docentes interinos a personas que no tengan el título del Máster de Secundaria (hasta ahora necesario y habilitante para ejercer la docencia) siempre y cuando cumplan los demás requisitos y se agoten las listas de aspirantes en régimen de interinidad y de demandantes de empleo.

Esta decisión ha provocado el rechazo de CRUE Universidades Españolas y de la Conferencia Nacional de Decanas y Decanos de Educación, que ha emitido un comunicado recalcando que esta medida es una “agresión directa a la profesión docente” y a los cientos de miles de titulados y estudiantes del Máster de Secundaria, así como “un ataque directo a las universidades y a quienes formamos al profesorado de este país”. Así como de los sindicatos CSIF, CCOO y UGT que reseñan que esta medida provocará un deterioro en la calidad de la enseñanza y que ser profesor es mucho más que conocer la materia.

Desde que hace 10 años el tradicional Curso de Adaptación Pedagógica (CAP) pasara a convertirse en un máster de tipo profesionalizante, de un año de duración y con un precio mayor, las universidades españolas han luchado para consolidar este máster como una formación necesaria, más que como un trámite, para ejercer la docencia. Muchos colectivos estudiantiles han acusado esta conversión como una medida que restringe el acceso a la educación a las personas que no pueden permitirse el precio y el tiempo que conlleva la realización de este máster. Y destacan que los contenidos habilitantes para la docencia deberían impartirse en los grados universitarios y no en la formación de postgrado.

Formando al futuro personal docente

El profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad de Granada, Ricardo Duque Calvache, lleva cerca de una década impartiendo contenidos en este máster, y defiende la utilidad del mismo para convertirse en profesor. “Este máster te da la oportunidad de prepararte durante un año para la práctica docente y de planificar el tipo de profesor que vas a ser”, recalca.

El experto señala que el principal desafío de este máster es que es muy masivo e implica a muchos profesores y estudiantes con perfiles muy variados, lo que dificulta su homogeneidad formativa. En este sentido Ricardo Duque explica que “el máster contempla un módulo genérico, en el que se imparten contenidos acerca del funcionamiento general de los sistemas educativos y los contextos en los que operan”, así como las interacciones entre la familia, la sociedad y las instituciones educativas. Y un módulo específico con asignaturas optativas que ponen el foco en las técnicas docentes, las maneras de impartir clases y contenidos concretos para las distintas especialidades en educación. Además de las prácticas y la realización del TFM.

“En este master, como en cualquier otro, el aprendizaje que recibes está totalmente conectado con la actitud con la que lo abordas”

En este punto el profesor de la UGR aclara que el antiguo CAP era un curso mucho menos ambicioso y más limitado que aspiraba a facilitar la transición a la docencia, mientras que el Máster de Secundaria ofrece un programa mucho más completo en cuanto a contenidos. Por otra parte y en relación al acceso a las bolsas de educación y las medidas del Ministerio, el experto recuerda que son muchos los estudiantes del máster que no pudieron hacer las prácticas por culpa de la pandemia este año y que, como consecuencia, no han podido obtener el título ni acceder a estas bolsas.

Falta de motivación

A día de hoy siguen siendo muchos los estudiantes que no están conformes con la formación que reciben en este máster y con el hecho de que sea habilitante y necesario para acceder a la docencia. Ricardo Duque subraya que a lo largo de los diez años que lleva impartiéndose este máster la motivación de los estudiantes ha ido mejorando progresivamente. En este sentido, añade que los primeros años fueron algo caóticos desde el punto de vista organizativo al tratarse de un máster tan grande, tan diverso y con tantísima demanda. Y matiza que con el tiempo el master ha mejorado y consolidado su programa formativo, algo que se ha notado también en el grado de satisfacción del alumnado.

El profesor de la UGR destaca que “siempre me he encontrado a gente muy motivada en este máster, en general hay muy buen ambiente”. Y concluye que “en este master, como en cualquier otro, el aprendizaje que recibes está totalmente conectado con la actitud con la que lo abordas”.


Compartir