Ministro y rectores españoles, suspendidos en matemáticas


El ministro de Educación, José Ignacio Wert, y los rectores de las universidades españolas parece que no estudiaron las mismas matemáticas, habida cuenta de que el arranque del curso ha traído el enésimo ‘rifirrafe’ entre el Ministerio y la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) por el dinero destinado a las becas.

Mientras que para la CRUE, Educación ha dejado de invertir 500 millones de euros en ayudas al estudio universitario, para el Ministerio se han invertido 250 millones de euros más, convirtiéndose así la partida de becas del presente año (1.411 millones de euros) en la partida “más alta de la historia”. Ante semejante desfase numérico, queda reflejado que ni ministro ni rectores estudiaron las mismas matemáticas. Desconocemos si coincidirían o no a la hora de aplicar la propiedad asociativa o distributiva de la suma, pero no saber ni siquiera llegar al mismo resultado en una misma operación, máxime en una importante cuestión como las becas, les hace merecedores a ambos de un suspenso en matemáticas.

Suspenso que nos puede llevar a la conclusión de que alguien se equivoca, de que alguien miente o, lo más probable, de que ambos están hablando de sumandos diferentes pero metiéndolos en la misma cuenta. Cuentas que, sin embargo, tienen que hacer, y mucho, miles de universitarios españoles para poder costear sus estudios. Universitarios que entendemos que sí han aprobado matemáticas, por lo que para ver qué es lo que ha sucedido realmente con las becas quizá lo mejor sería preguntar a los propios estudiantes si han notado o no que su beca es la ‘más alta’ que han recibido ‘en la historia’.

Es de esperar que sean capaces de ver las implicaciones del resultado que supondría pasar de sumar 4+1 a 3+2 si de duración de grados hablamos.

Y quizá sea aquí donde el resultado se vaya aclarando, pues la propia experiencia vivida por los estudiantes apuntan a que el importe total e individual de las becas ha bajado un 10% desde 2012, por no hablar de la incertidumbre que genera el nuevo sistema de reparto variable, en el que ni siquiera desde el inicio los estudiantes conocen la cantidad que, de concedérseles la beca, van a recibir.

Donde sí parecen coincidir es en el debate de la tasa de reposición. En este punto, y a petición de los rectores, el Ministerio sí parece haber escuchado parte de sus reclamaciones y elevará al 50% dicha tasa a partir del próximo año, aunque desde las universidades y otras instituciones se sigue abogando por suprimir este tope porcentual, permitiendo, como antes de que llegara la crisis, una tasa de reposición del 100%.

Con todo, también es de esperar que al menos ambas partes alcancen un acuerdo y sean capaces de ver las implicaciones del resultado que supondría pasar de sumar 4+1 a 3+2 si de duración anual de grados y másteres hablamos, máxime si cada universidad puede hacer la suma por su cuenta. Porque en este caso, el orden de los sumandos si altera el resultado, lo que demuestra que toda teoría matemática tiene su excepción.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *