31.5 C
Málaga
22 julio, 2024
Andalucía

Muerte en blanco y verde: una reflexiva obra contra la impunidad

Muerte en blanco y verde)», de José Chamizo

«Chamizo asume la compleja misión de afrontar un retrato coral de Manuel José García Caparrós», dice Juan José Téllez en el primero de los dos prólogos de la obra teatral «M. J. García Caparrós (Muerte en blanco y verde)», de José Chamizo. Sin duda la tarea era dificultosa, tanto por la falta de certezas fehacientes y de una verdad judicial, como apunta Téllez, en torno a cuanto realmente sucedió aquel 4 de diciembre de 1977, como por el silencio y medias verdades en que han intentado sepultar la memoria andaluza los responsables del asesinato de Caparrós y los herederos del Régimen franquista.

Muerte en blanco y verde)», de José ChamizoSin embargo, afortunadamente nos quedan los testimonios de los malagueños y malagueñas, y especialmente los de los familiares y amistades de Manuel José, a cuyos recuerdos se han unido a lo largo de los años una cada vez mayor ristra de material documental y artístico que batalla contra el olvido y que apela al pueblo andaluz a no abandonar la lucha -figurada y literal- de exigir la dignidad por la que cayó Caparrós.

«Muerte en blanco y verde» es una pequeña y necesaria obra de teatro, de acto único divido en cinco escenas, que nos transporta a las emotivas reflexiones y a las duras pesadillas de una de las hermanas de Manuel José el día siguiente de un homenaje a éste. Chamizo crea, de este modo, una situación imaginaria pero a la que no le falta detalle fidedigno de la realidad, tanto la de aquel distante diciembre en que Andalucía pidió paz y esperanza en las calles, como la del actual tiempo en que sigue, en otras circunstancias, a la cola de la cola de Europa. Así, con una puesta en escena minimalista, este casi monólogo coral -me atrevo a afirmar, aunque suene paradójico- genera un dinámico retrato de la Andalucía que fue y la que es, inquiriendo al espectador a reflexionar sobre su pasado y hacerle justicia si pretende asegurar su presente y su futuro.

A través de Loli, la hermana pequeña de Manuel José, Chamizo circunda y ahonda con un vocabulario directo, sencillo y profundo, el doloroso porqué de un asesinato que supuso un revulsivo a la lucha autonomista y democrática andaluza, a la par que señaló la impunidad del régimen que -se suponía estaba muriendo- y el silencio y crimen -más de trescientas muertes tuvo la ejemplar y pacífica Transición- sobre el que se fundó el actual Régimen del 78. :

«Dolor y aprendizaje se han unido en mí para hacer de mí la mujer que soy», dice en la primera escena Loli. En dicha escena de contextualización, la obra nos adentra en cómo marca la vida de una familia, para los restos, un asesinato político, su lucha contra la impunidad, pero también nos lleva a saber de la resiliencia y resistencia en comunidad y del testigo irreverente que se traslada entre generaciones. No faltan, además, críticas alusiones al presente.

A lo largo de las siguientes escenas, diferentes audios y proyecciones nos trasladan a 1977. Mientras, en la segunda escena Loli es acosada por pesadillas y personajes que le remueven las entrañas y le hacen rememorar y revivir, para la siguiente escena, los días y sucesos que rodearon el 4 de diciembre en que asesinaron a su hermano. Chamizo ha creado un texto en cuyo nudo la carga dramática tiene tal potencialidad, que hace casi imposible no emocionarse o removerse del asiento mientras avanza la acción.

Finalmente, tras un alegato crítico de Loli contra la dureza laboral del tiempo presente para tantísimas personas, le sigue la última escena de la obra. En ésta, Loli encarna su propio dolor familiar, que se extiende desde las mentes de su padre y de su madre hasta expresarse como el desgarrador dolor colectivo que fue para Málaga y Andalucía, para la clase trabajadora y para todas las personas demócratas, el asesinato de Manuel José García Caparrós. «Manuel -monologa Loli-, te has convertido en un héroe porque nos representas a todos los hombres y mujeres de esta bendita tierra.»

Andalucía no está sobrada de ejemplos de luchas por la dignidad y por la vida de cuantas personas la integran, y con esta obra, José Chamizo añade un grano más a la necesaria montaña de referentes artísticos que faltaba a la memoria histórica.

Reseña por Francisco J. Dorado Farfán


Compartir

Otras noticias de interés

Los motivos de la ocupación romana en la Península, registrados en los yesos de Sorbas

Alexis Ojeda

Un ordenador y 350 euros para reducir la brecha digital entre los estudiantes

Aula Magna

La Cátedra Santander de UMA entrega sus premios

Alexis Ojeda

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies