El mundial, una cuestión de defensa

El mundial, una cuestión de defensa


Ahora que el mundial de Rusia 2018 acapara todas las miradas y todos los focos respectivamente de los aficionados y de los medios, es importante documentarse sobre la historia de esta competición, que llega ahora a la edición número 21.

Estamos hablando del torneo más prestigioso en absoluto, donde defender el país de pertenencia da más alicientes a los jugadores y la gloria en premio es infinita. Y tal vez por la responsabilidad y la carga enfática de un mundial últimamente la mayoría de los equipos se muestran menos proclives a arriesgarse atacando sin cuidados defensivos. Si bien ahora Rusia haya empezado a lo grande ganando por 5 a 0 a Arabia Saudita y por 3 a 1 a Egipto, la tendencia de este mundial y de los de los últimos treinta años ve la mayoría de las escuadras mucho más atentos a la hora de defender.

Si vemos el historial de los partidos con más goles en los mundiales, de hecho, notamos enseguida que en las primeras ediciones los resultados eran mucho más abultados y reflejaban las ganas de atacar de los equipos. El encuentro con más goles de la historia de los mundiales se remonta al año 1954, cuando el choque entre Austria y Suiza terminó 7-5, un resultado que hoy en día sería imposible de registrar. La peculiaridad de aquel encuentro fue que Suiza iba ganando 3 a 0 en los primeros 20 minutos pero finalmente Austria le dio la vuelta gracias sobre todo a un hattrick de Theodor Wagner, imitado por el helvético Sepp Huegi. Aquel partido dio la muestra de la fuerza ofensiva de Austria, que había sido de los mejores equipos de los años 30 y acabaría aquel mundial, que se disputaba en Suiza, tercera detrás de Hungría y Alemania. En el mismo torneo Hungría derrotaría a Alemania en fase de grupos con un apabullante 8 a 3, que sin embargo pasaría a ser anecdótico ya que en la final, una réplica del mismo partido, Alemania remontó de 0-2 hasta 3-2 para hacerse con el primer título mundial de su historia tras derrotar a la mejor selección húngara de la historia.

Una serie de partidos en blanco y negro

No obstante, el segundo partido con más goles tuvo lugar en el mundial de Francia 1938, cuando Brasil se impuso por 6 a 5 sobre Polonia en un encuentro espectacular gracias a un hattrick de Leónidas, que marcó un gol menos del delantero polaco Ernest Wilimowski. Como se puede notar, hemos estado elencando una serie de partidos en blanco y negro, algo que explica muy bien las tendencias del fútbol de antaño. Para encontrar un partido repleto de goles en tiempos más recientes nos tenemos que ir al año 1982, cuando Hungría demolió a El Salvador por 10 a 1, estableciendo el récord de goles marcado en una fase final del mundial. Estas cifras hoy ya no firman los marcadores de los partidos del mundial, una competición tan importante que todos saben se gana ante todo con una buena defensa.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *