Luis Jiménez: “Los resultados de las encuestas de evaluación al profesorado deberían ser públicos”


El que ha sido secretario del equipo decanal de la Facultad de Medicina y Enfermería de la UCO desde finales de 2013, y decano en funciones desde el 1 de octubre, Luis Jiménez Reina, es ya oficialmente el nuevo decano de este Centro tras haber sido el único candidato que se presentó a las elecciones decanales que se celebraron el pasado día 1, relevando así al que fuera decano desde 2005, Rafael Solana, tras la marcha de éste a principios de curso a la Universidad de Extremadura, a un año de expirar su mandato.

Luis Jiménez Reina (Estepa -Sevilla-, 1956), es licenciado en Medicina por la UCO desde 1979, formando parte de la que fuera segunda promoción de esta Facultad, y es profesor titular de Anatomía y Embriología Humana del Departamento de Ciencias Morfológicas. Entre otras responsabilidades, también fue secretario de la Facultad entre 1990 y 1993, en tiempos del decano Manuel Casal, y también ha pertenecido a la Junta de Facultad durante toda su vida profesional, por lo que ha podido vivir en primera fila la evolución registrada por este Centro desde la primitiva Facultad de Medicina creada en 1972 hasta hoy.

¿Cuál ha sido su principal motivación para presentar candidatura a Decano?

Mi principal motivación ha sido dar continuidad a un equipo decanal que creo que venía funcionando bien, y que tras la marcha de Rafael Solana decidió en su conjunto que yo, como integrante de este equipo, podría ser decano, por lo que mi objetivo es tratar de seguir la misma línea. Así que, a pesar de que actualmente hablar de continuidad parece que está mal visto, yo califico claramente a mi equipo y a la línea que vamos a seguir de continuista con lo que se ha venido realizando en los últimos años. Así, y entre otros temas, seguiremos apostando por la calidad y la innovación docente, por la formación del profesorado y por garantizar el relevo generacional, para lo que ahora se vislumbran mejores posibilidades de reposición de los docentes.

¿Cuáles son las principales propuestas e ideas que quiere poner en marcha?

En docencia e investigación creo que trabajamos bastante bien, con una buena coordinación con el Consejo de Estudiantes de la Facultad y los Departamentos, por lo que mi planteamiento es seguir en esta línea a la par que ir poniendo en marcha nuevas propuestas. En este sentido, queremos potenciar la participación del alumnado en innovación educativa, y que, al igual que ya hacemos en el quinto curso del Grado de Medicina desde hace tres años, en tercero de Enfermería se pueda ya asignar el Trabajo Fin de Grado (TFG), porque pensamos que adelantar un año el arranque del TFG es muy positivo para los estudiantes.

En el marco de esta buena coordinación con los estudiantes, el Centro ha solicitado recientemente al Rectorado, a propuesta de éstos, que se redujera el numerus clausus o plazas de nuevo ingreso de Medicina y Enfermería, teniendo en cuenta el desfase entre número de matriculados y plazas MIR que se ofertan, aunque el Rectorado ha rechazado la propuesta…

Más que exclusivamente de plazas MIR, que en Córdoba se vienen ofertando entre 85 y 105 cada año, el trasfondo de la propuesta tiene más que ver con la capacidad del continuo formativo particular que podemos ofrecer, teniendo en cuenta que, tras el Grado, estas profesiones requieren, además del MIR, un proceso de formación continuo. Desde el Rectorado de la UCO, y por encima de consideraciones económicas por el número de matrículas, nos trasladan que la Junta de Andalucía argumenta que hay que responder a la demanda social que existe para estudiar estas carreras, aunque pienso que estamos un poco por encima de nuestras capacidades.

Actualmente, rondamos las 130 plazas de nuevo ingreso en Medicina y Enfermería, y pensamos que 100 sería lo óptimo. Por su parte, los nuevos estudios de Fisioterapia, con 45 plazas de nuevo ingreso, sí creo que los tenemos dimensionados.

En todo caso, en este tema el MIR no debe ser el único condicionante. Por otro lado, también hemos solicitado al Rectorado, que sí lo ha aprobado, que el nivel de idioma exigido para la obtención del título de Grado en Medicina sea el B2, en lugar del B1. Asimismo, hemos pedido otras dos cuestiones, ante los problemas que se vienen registrando por el auge y demanda de los programas de movilidad. En este sentido, necesitaríamos contar con unos tiempos de gestión más amplios, porque, por ejemplo, si vamos a enviar alumnos a un Hospital de Polonia, antes del 31 de diciembre ya tenemos que comunicar cuántos estudiantes queremos enviar. Y también planteamos que a los alumnos que se vayan a una estancia de estudios en el extranjero durante un cuatrimestre no se les deje matricularse de ninguna asignatura de ese mismo cuatrimestre.

Para desarrollar su programa, y junto a la nueva incorporación de Eloy Girela como secretario, como decía anteriormente su equipo es claramente continuista, con la misma estructura de cuatro Vicedecanatos al frente de los cuales siguen las mismas personas: de Ordenación Académica y Estudiantes, con Fernando Labella; de Relaciones Internacionales y Movilidad, Ignacio Jimena; de Asuntos Hospitalarios de Medicina, José López Miranda; y el Vicedecanato de Asuntos Hospitalarios de Enfermería, con Pilar Lora.

Lógicamente en esta línea de continuidad seguimos manteniendo la misma estructura, y dos áreas diferenciadas para asuntos hospitalarios porque, verdaderamente en estas cuestiones, Medicina y Enfermería son dos áreas completamente distintas, dos mundos paralelos que tienen sus propias características de gestión.

¿Qué propuestas plantea para mejorar la calidad docente?

En este apartado queremos continuar potenciando las relaciones con las instituciones sanitarias reforzando, por ejemplo, la figura del profesor vinculado y potenciando las prácticas tuteladas y que profesionales de este sector puedan cotutelar TFGs. De igual manera, seguir estrechando lazos con el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), para los que quieran encaminarse más hacia la investigación.

¿Se han mantenido contactos con los responsables del futuro hospital privado que el grupo Quirón construye ahora en Córdoba?

No. Nuestra gran referencia es el Hospital Universitario Reina Sofía y el resto de hospitales y centros sanitarios públicos existentes en la provincia, aunque tampoco cerramos la puerta al sector privado. Actualmente, con el Hospital San Juan de Dios tenemos un convenio para Enfermería magnífico, y con el Hospital de la Cruz Roja se planteó en su día un acuerdo que finalmente no se concretó. En cualquier caso, el sector privado tiene unas características y organización distintos al sector público.

Relacionadas con la calidad docente están las controvertidas encuestas de evaluación de los estudiantes al profesorado. Si de usted dependiera, ¿qué modificaría de estas encuestas?

Los propios estudiantes dicen que estas encuestas no responden a sus perspectivas. Creo que habría que simplificarlas e incentivar la participación de los estudiantes, y que éstos vieran que sirven de algo. Asimismo, yo defiendo que los resultados obtenidos por cada profesor deberían ser públicos.

En materia de oferta académica, el Centro tiene sobre la mesa una propuesta para un nuevo Plan de Estudios para el Grado de Enfermería. ¿Qué cambios supone? Luis Jiménez (a la dcha.), acompañado por el rector de la UCO, Gómez Villamandos (en el centro), y resto de autoridades participantes en la inauguración de las II Jornadas Andaluzas de Osteopatía celebradas a finales de noviembre en la Facultad de Medicina y Enfermería.

En realidad, este nuevo cambio empieza a gestarse con vistas a que el Plan se ajustara a una sentencia de 2014 relativa a los estudios de Enfermería, pero con la nueva propuesta casi ultimada, el pasado mes de junio se produjo un cambio de normativa y se aprobó un Real Decreto por el que todos los Grados tienen un plazo de dos años para acreditarse en el que no pueden plantearse nuevos planes; por lo que, en todo caso, este nuevo Plan no se podría plantear hasta 2018. Los cambios irían en la línea de aumentar los créditos de prácticas y otras cuestiones como la posibilidad de asignar el TFG en tercer curso, como he mencionado anteriormente.

Por otro lado, Fisioterapia afronta ahora su segundo curso. ¿Cómo se está desarrollando esta implantación?, ¿se espera más demanda de solicitudes a corto plazo?

Con este nuevo Grado vamos andando bien, aunque lógicamente estamos aún pobres de profesorado. Desde el Rectorado se está apostando firmemente por estos nuevos estudios, y recientemente hemos incorporado al profesor Francisco Alburquerque, profesor titular con investigación en Fisioterapia procedente de la Universidad de Salamanca, que esperamos sea un polo de atracción para el Centro y este Grado. Respecto a la demanda, de momento es la que esperábamos, y más que aumentar, nuestro objetivo es llegar a la primera promoción y que se mantenga.

En másteres, varios títulos actuales que oferta la Facultad son propios de la UCO. ¿Existen opciones de que sean oficiales?

Quizá alguno de estos másteres pudiera ser oficial, vinculado a doctorado, aunque en todo caso son cuestiones que previamente hay que tratar con los Departamentos.

En Infraestructuras, con el nuevo y tercer edificio inaugurado el pasado curso, es de suponer que no hay grandes carencias.

En infraestructuras ahora estamos bien, y lo que es muy importante, que todos los estudiantes de Grado comparten los mismos espacios, ya que los tres edificios son utilizados por los alumnos de Medicina, Enfermería y Fisioterapia indistintamente.

En materia de PDI y PAS viene hablándose en la UCO del problema de la falta de personal y de relevo generacional ¿en qué situación se encuentra la Facultad en este punto, y en especial, en la problemática por la falta de profesores vinculados?

Actualmente, tenemos 27 profesores vinculados, y podríamos decir que necesitaríamos 7 más, que se están intentando cubrir a cargo de la tasa de reposición del SAS y con aportación de la UCO. También a nivel andaluz se está trabajando con la figura del profesor contratado doctor vinculado y con la de ayudante doctor vinculado.

Por lo que respecta al PAS, cada Centro tiene sus especificidades, y por ejemplo la secretaría de Medicina y Enfermería tiene mucho volumen de trabajo en cuestiones de reconocimiento de asignaturas.

En administración, actualmente contamos con cinco personas, y lo ideal sería tener seis; y también estamos planteando, en el marco de la nueva relación de puestos de trabajo (RPT) de la UCO, un puesto más en Conserjería.

Por cierto, ¿qué opina respecto al debate sobre el calendario académico de la UCO y las últimas modificaciones aprobadas?

El calendario ideal es el calendario piloto que hicimos nosotros. (Este Centro fue el primero de la UCO en poner en marcha, en el curso 2010-2011, un calendario que incluía la por entonces novedosa convocatoria extraordinaria de septiembre). Entonces, con tasas de rendimiento altas, tras los exámenes de diciembre y enero aprovechábamos el periodo posterior de enero y febrero para prácticas tuteladas, tiempo que ahora hemos perdido con el nuevo calendario y las dos convocatorias de enero y febrero.

Por último, ¿qué le gustaría conseguir al término de su mandato en 2020?

Seguir manteniendo la buena coordinación con el Consejo de Estudiantes, logrando aún una mayor implicación de la mayoría de los alumnos en la vida interna de la Facultad, y haber alcanzado mayores tasas de reposición de profesorado.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *