Nuevo método para el control directo de cadmio y cobre en leches en polvo y de fórmula

Nuevo método para el control directo de cadmio y cobre en leches en polvo y de fórmula


Investigadores del departamento de Química Analítica y Análisis Instrumental de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han desarrollado una nueva metodología que permite establecer, de forma directa y rápida, el contenido de cadmio y cobre en leches deshidratadas y fórmulas infantiles. Los resultados se publican en la revista Microchemical Journal.

Un equipo de químicos pertenecientes al grupo Sensores y Especiación Metálica de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) ha desarrollado un método que permite determinar directamente el contenido de cadmio y cobre en leches deshidratadas y formulas infantiles, sin necesidad de llevar a cabo un tratamiento previo para la destrucción de la matriz de la muestra. 

Hasta ahora, para llevar a cabo este tipo de análisis y obtener resultados con adecuada precisión y exactitud, era necesario realizar una etapa de tratamiento de la muestra que incrementa el tiempo total de análisis y el riesgo de que se produzcan contaminaciones o perdidas de analitos volátiles.

Con el nuevo método, el tiempo total del análisis se reduce a escasos minutos, una ventaja muy importante para los laboratorios de control de calidad donde es necesario analizar un número muy elevado de muestras en un tiempo corto. Además, el consumo de muestra es mínimo, ya que ambos elementos se determinan secuencialmente en la misma porción de muestra sólida cuyo tamaño es inferior al miligramo.

Para el desarrollo de este método los investigadores emplearon un equipo de absorción atómica de alta resolución y fuente continua que dispone de un dispositivo para introducir muestras sólidas. “Esta instrumentación permite seleccionar cualquier línea de análisis comprendida entre 185-900 nanómetros y cambiar de una línea a otra en menos de 5 segundos –explican–. Tras optimizar las condiciones de medida, el análisis puede llevarse a cabo utilizando patrones acuosos para realizar la calibración”.

Los resultados, publicados en la revista Microchemical Journal, permiten detectar la presencia de cadmio y cobre en cantidades de 63 y 640 billonésimas de gramo por kilogramo de muestra, respectivamente, empleando una cantidad de muestra inferior a 0.9 miligramos.

“Se han analizado mediante este método de análisis directo muestras de leches en polvo y fórmulas infantiles de distintas marcas comerciales, obteniéndose concentraciones de cobre y cadmio que en todos los casos cumplen las normativas vigentes para estos productos alimenticios”, detallan los autores.

Leche deshidratadas y formulas infantiles

La leche es una de las principales fuentes de nutrientes y minerales en la dieta, especialmente en la etapa infantil. Para prolongar la vida útil de este alimento sin alterar su composición nutricional inicial, la leche se evapora hasta la sequedad para producir leches en polvo.

Las fórmulas infantiles son preparados artificiales que se emplean como sustitutos de la leche materna, y que se obtienen a partir de leches de animales evaporadas. En función de la formulación, se añaden substancias como vitaminas y elementos esenciales como cobre, hierro y zinc.

Estos productos alimenticios se someten a estrictos controles de calidad para garantizar que cumplen con la legislación relativa al contenido máximo y mínimo de nutrientes, y al nivel máximo permitido de sustancias consideradas contaminantes, como cadmio, plomo o mercurio.


Compartir