Tecnología inteligente para prevenir ahogamientos y monitorizar a los nadadores en la UGR

Tecnología inteligente para prevenir ahogamientos y monitorizar a los nadadores en la UGR


La piscina de la Facultad de Ciencias del Deporte de la Universidad de Granada incorporará tecnología inteligente de geolocalización Nagi Smartpool. Este sistema permitirá a los nadadores conocer los registros de su actividad deportiva, que se mostrarán en vivo en una gran pantalla situada junto al vaso. Además, ayudará a prevenir ahogamientos y a tener una gestión perfecta de la distancia de seguridad y del control del aforo.

Este proyecto se enmarca dentro de la Cátedra de Innovación Deportiva Ebone (CIDE) que pretende, en colaboración con el equipo docente e investigador de la facultad, explorar nuevas funcionalidades de la tecnología en el entorno acuático para su aplicación y transferencia a los distintos ámbitos de la actividad acuática, tanto educativa como competitiva. Dicha tecnología española, que tiene sus primeras instalaciones en varias ciudades, ya ha logrado aterrizar en el mercado internacional con sus primeras piscinas en Japón y Estados Unidos. De esta manera, con un clic en el pequeño dispositivo que se lleva en las gafas o en el gorro, el nadador estará localizado dentro del recinto, tanto dentro como fuera de la piscina, gracias a un sistema de tracking que la empresa ZONYX (perteneciente a Nagi Smartpool) desarrolló en primer lugar para el baloncesto profesional, y que está presente en instalaciones de referencia en el mundo del deporte y clubes profesionales.

El decano de la Facultad de Ciencias del Deporte, Pedro Lizaur, ha destacado que este acuerdo es un ejemplo de colaboración público-privada en un centro de investigación acuático pionero en Europa. “La facultad dispone de un Laboratorio Singular de reconocido prestigio internacional que se verá reforzado con este sistema de tracking”, ha matizado. Por su parte, David Cabello, director de la Cátedra de Innovación Deportiva, ha recalcado “la importancia de que la investigación tenga una transferencia a la sociedad con un impacto directo sobre los ciudadanos en su práctica deportiva habitual, desde una perspectiva recreativa o más competitiva”.


Compartir