[VÍDEO] Por primera vez en la UMA, candidatos a rector debaten ante los estudiantes



A menos de una semana del día de las votaciones, los tres candidatos a hacerse con el Rectorado de la Universidad de Málaga (UMA) han cruzado sus agendas para dar la cara ante los alumnos. Por primera vez, la UMA ha acogido un debate entre candidatos a rector, que ha estado organizado por el Consejo de Estudiantes (CEUMA) y que prácticamente ha colgado el cartel de completo en el salón de actos de la E.T.S. de Ingeniería Industrial.

Ha supuesto, además, el primer cara a cara en el transcurso de la campaña entre el catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad, Miguel de Aguilera, el catedrático de Fisiología y actual rector en funciones, José Ángel Narváez, y el catedrático de Lenguajes y Ciencias de la Computación y director de la E.T.S.I Informática, Ernesto Pimentel, quien antes había realizado una visita en las facultades de Ciencias de la Educación y Psicología.

Los equipos de campaña han negociado con el CEUMA hasta el más mínimo detalle del encuentro. Desde los cuatro bloques temáticos a abordar (docencia, infraestructuras, transparencia y participación estudiantil), hasta los tiempos, los turnos y el orden de las intervenciones. Un formato, reflejo palpable de los debates políticos, que aplicado al ámbito universitario ha resultado ser demasiado encorsetado, y que, sumado a que únicamente había un turno de réplica (de un minuto y medio) sin posibilidad de contrarréplica, apenas ha permitido a los candidatos expresar y confrontar las particularidades y matices que diferencian sus respectivos proyectos.

No había prevista, asimismo, una ronda final de preguntas para el público, un punto también negociado con los equipos, con respecto al cual el CEUMA ha expresado su “total disconformidad”, según ha afirmado el presidente del mismo, Maximiliano Gámez. En su lugar, por un lado, el propio Consejo ha formulado al final del debate dos preguntas concretas a cada candidato sobre aspectos específicos de sus programas; y por otro, los estudiantes presentes han podido dirigir preguntas por escrito a los tres candidatos, éstos se han comprometido a atenderlas todas y el CEUMA difundirá, previsiblemante el lunes, las respuestas.

Con todo esto, el debate, que ha estado moderado por el exalumno de la UMA Javier Martínez, quien en ciertos momentos no ha sabido estar a la altura de su cometido, se ha desarrollado en un clima de cordialidad entre los tres candidatos, tan solo interrumpido en dos ocasiones puntuales. Sin salirse del guión marcado en las reuniones y visitas que les está llevando a recorrer los diferentes centros del campus, los tres realizaron un alegato inicial en el que resumieron las líneas generales de sus programas, coincidentes en algunos aspectos.

Tres candidatos, tres modelos de cambio Pimentel, Narváez y De Aguilera antes del debate

Los tres comparten diagnóstico y coinciden en parte de la solución, solo los matices los separan. Narváez marca la diferencia en la experiencia y el saber hacer, “el equipo mejor capacitado para llevar a la UMA más allá”. Pimentel vende “una renovación verdadera”, de la mano de gente “nueva”, en el sentido de que “nunca han participado en el gobierno de la UMA”. “La única promesa de renovación creíble es la nuestra”, manifestó. Por su parte, De Aguilera, entre dos aguas, afirma que representa “el cambio experto, serio y realista”. “No os resigneis a viejas formas de hacer política”, pidió.

Le tocó romper el hielo a Narváez, quien defendió la experiencia de quienes conforman su candidatura como un valor, insistiendo en que “hay pocas personas en la UMA ahora mismo que conozcan la institución tan bien como yo”. Del mismo modo, subrayó que su proyecto está hecho “desde abajo hacia arriba” y que parte de un “análisis crítico” de la Universidad, reconociendo que “hay cosas que se han hecho bien, otras regular y otras rematadamente mal”. Se ha mostrado convencido de que su equipo es el que está “más capacitado”. Los tres candidatos en la E.T.S. de Ingeniería Industrial

Por su parte, Pimentel explicó que es su “compromiso con la UMA” lo que le ha motivado a entrar en la carrera por el Rectorado, considerando que la institución académica debe ser “un referente intelectual y moral de la ciudad”. “Estoy dispuesto a trabajar para conseguirlo”, ha manifestado Pimentel, que ha incidido en varias ocasiones en que fue estudiante de la UMA. Destacó que su equipo está formado por “compañeros que viven el día a día de las aulas” y que abarca todas las áreas del conocimiento, por lo que refleja la “heterogeneidad” de Universidad.

De Aguilera, el último en intervenir en la primera ronda, afirmó que su proyecto descansa en “un conocimiento profundo de la UMA”, recordó que su trayectoria abarca una “amplia” experiencia de gestión “en todos los niveles” de la Universidad, y que también es conocedor de otros modelos universitarios. Al mismo tiempo, ha incidido en que lleva más de 35 años en la docencia, apostillando que, en todo este tiempo, “no he dejado de dar clase”.

Calidad de la docencia

En el primer bloque los candidatos han planteado sus propuestas para mejorar la calidad de la docencia. Así, De Aguilera ha considerado que ésta se encuentra condicionada y “perjudicada” por las infraestructuras y las condiciones laborales, y se ha comprometido, entre otras cosas, a sustituir en 48 horas a los profesores en cualquier asignatura. “Hay que acabar con los parches en la docencia”, ha dicho. Los estudiantes llenaron el salón de actos

Por su parte, Narváez ha apostado por cambiar la forma de organizar la docencia, para lo que, a su juicio, ha que dar más autonomía a los centros y a los departamentos que “son los que saben hacer las cosas” en esta materia. Ha señalado la necesidad de poner en marcha herramientas para “una revisión absoluta del Plan Bolonia”, especialmente, de sus resultados en la experiencia de los estudiantes.

Asimismo, ha abogado por la desaparición progresiva de la figura del sustituto interino en la Universidad y la incorporación en su lugar de ayudantes a doctor.

Pimentel ha lamentado que “situaciones que yo sufrí siendo estudiante de la UMA hace 30 años” se sigan repitiendo, por lo que ha insistido en que hay que llevar a cabo una “modernización” de los mecanismos de docencia. “No podemos seguir quejándonos sin poner soluciones”, ha sostenido. Así, ha afirmado que hay que trabajar por resolver la precariedad laboral de los profesionales, por renovar las metodologías docentes y mejorar la formación del profesorado. “Confundimos la evaluación continua con la continua evaluación y atosigamos a los estudiantes con exámenes cada tres semanas”, ha comentado Pimentel.

Infraestructuras

Durante su turno en el segundo bloque, Pimentel ha insistido en que  “hay que ser capaces de planificar” y alejarse del cortoplacismo con el que, según el candidato, se trabaja actualmente en la UMA. En este sentido, propuso hacer planes plurianuales de renovación de los equipamientos, “entendiendo la diversidad de amortización de los distintos centros”. Además, apostó por una “humanización del campus”, incorporando, entre otras cosas, un edificio de uso común para los estudiantes. Escenario del debate electoral

De Aguilera aseguró que su programa se había elaborado contanto con la opinión de arquitectos e ingenieros. Se propuso trabajar por la existencia de un campus único en Teatinos, y por hacer de El Ejido lo que denomina “la colina de las artes”, para resolver el problema de aparcamiento en este último campus insistió en que había que recuperar el parking exclusivo de los alumnos de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, que, según dijo, actualmente es usado por los vecinos. “Eso se consigue solo con una barrera e identificación”, apostilló. Asimismo, De Aguilera lamentó el deterioro grave de las infraestructuras de la UMA y propuso la puesta en marcha de un plan de choque para su recuperación.

Por su parte, Narváez consideró que la solución a las “deficiencias” en las infraestructuras es descentralizar los presupuestos para los centros, también los referidos a estas partidas. También explicó su idea de ‘Smart Campus’ para hacer de Teatinos un espacio “más amigable”, y aseguró que haría del bulevar que se está construyendo hacia la ampliación “el parque más grande de Málaga”.

En materia de transporte, los tres candidatos se se comprometieron a negociar con el Ayuntamiento una mejora del servicio que presta el autobús hacia la ampliación. Mientras que con el Metro, tanto Pimentel apostó por una reducción de las tarifas, y Narváez y De Aguilera por que sea gratis dentro del campus. Además, Narváez aseguró que pedirá al Metro “compensaciones por habernos roto el campus”, entre ellas, la posibilidad de que los alumnos realicen prácticas en la empresa.

Pequeñas disputas Pimentel, De Aguilera y Narváez charlan a su llegada a la E.T.S. de Ingeniería Informática

Al hablar de la limitación de mandatos, aspecto en el que los tres candidatos coinciden (De Aguilera precisa que sean ocho años), tanto De Aguilera como Pimentel reprocharon a Narváez que compagine el cargo de rector en funciones con el papel de candidato. El catedrático de Comunicación Audiovisual, incluso, le recordó que lleva 21 años ejerciendo tareas de gobierno en la UMA.

En este punto, Narváez intentó defenderse asegurando que ese doble trabajo que tenía que realizar resultaba un “hándicap” para él, pero que está consiguiendo compaginar ambas actividades “sin que el gobierno de la UMA se resienta”.

El tono cordial se rompió en el bloque de transparencia, cuando mientras que Narváez hablaba de que esta no debía ser solo económica sino también de procesos, De Aguilera le acusaba de derrochar recursos, aludiendo a “equipamientos millonarios aún embalados en sótanos” y a “edificios prefabricados y que aún no tienen uso”.

En esta pequeña disputa, Pimentel supo mantenerse al margen con buen criterio. Fue De Aguilera quien buscó el enfrentamiento directo con Narváez, aprovechando además, que el rector en funciones había agotado ya su turno de réplica, y arrancando aplausos entre sus seguidores en el público.

Narváez recordó que él ya no era vicerrector de infraestructuras cuando se tomó esa decisión, eludiendo así responsabilidades directas. Si bien, sí reconoció que estaba en el gobierno de la UMA y que los contenedores a los que se refería no pueden utilizarse porque fueron levantados en “suelo verde”. “ Son ilegales”, apostilló.

En cuanto a la participación estudiantil, todos apuestan por promover fórmulas que permitan a los alumnos participar de forma más activa en la acción de gobierno de la UMA.

A su salida del salón de actos, los estudiantes intercambiaban impresiones. Como dato señalar que, de 69 alumnos con los que habló Aula Magna, 41 aseguraron que había sido Pimentel quien había ganado el debate. Para 15 había ganado Narváez y 13 dijeron que De Aguilera. El próximo 26 de noviembre será el día definitivo.

 

 


Compartir
Comentarios

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *