Presentado el proyecto UAL Polen, un ‘semáforo’ para conocer la incidencia de alérgenos en el aire

Presentado el proyecto UAL Polen, un ‘semáforo’ para conocer la incidencia de alérgenos en el aire


Coincidiendo con el Día Mundial del Asma, este pasado 4 de mayo se presentó el proyecto UAL Polen. Un servicio que lleva en funcionamiento desde hace unos meses en el campus de la Universidad de Almería y que ha recogido datos para engrosar su histórico y mostrarse a pleno rendimiento ante la comunidad universitaria almeriense. De este modo, se ha dado a conocer el nuevo ‘Sistema de información sobre alergógenos aéreos de la UAL’, que sitúa a la institución almeriense entre las más avanzadas del país.

De hecho, con su puesta en marcha, la UAL es la universidad española pionera en este ámbito de gran relevancia para la salud de la ciudadanía, ofreciéndose la información actualizada diariamente a través de la propia página web de esta iniciativa, en redes sociales y, próximamente, en el curso académico 2021/2022, en las pantallas que están repartidas por todo el campus. Así, más brevemente conocido como proyecto UAL Polen, este sistema integra la captación, registro y cuantificación de los pólenes alérgenos en el entorno universitario con la incidencia de estos pólenes, a modo de ‘semáforo’.

En este sentido, desde la Universidad de Almería han señalado que un proyecto así “se hacía necesario para un campus más saludable” ya que, al extrapolar los datos oficiales sobre incidencia en los ámbitos mundial y europeo, se estima que unos 5.000 estudiantes y trabajadores de la UAL sufren algún tipo de alergia inducida por polen. Razón de más por la que el proyecto UAL Polen ha sido impulsado desde el Centro de Colecciones Científicas de la Universidad de Almería (CECOUAL), con la colaboración estrecha de dos vicerrectorados, que lo han financiado, como son el de Investigación e Innovación y el de Deportes, Sostenibilidad y Universidad Saludable.

El proyecto UAL Polen y la salud de la comunidad UAL

Los representantes de los tres promotores han participado en la presentación del proyecto UAL Polen, mostrando su satisfacción por el beneficio que supone para la calidad de vida de la comunidad universitaria y por la capacidad de colaboración mostrada, una vez más, entre distintas unidades de la Universidad de Almería. Marina del Álamo Montes es la investigadora del Centro de Colecciones Científicas que ha desarrollado el proyecto, encargándose de realizar una exposición muy completa tanto sobre la Aerobiología en general y su aplicación en Almería, como del funcionamiento del propio sistema desarrollado dentro del proyecto UAL Polen.

Así pues, Javier Lozano, vicerrector de Deportes, Sostenibilidad y Universidad Saludable, aprovechó la oportunidad para hacer referencia a 2030 como el año clave de referencia mundial respecto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En ese camino, “a las universidades nos toca aprovechar la capacidad que tenemos de transformar la sociedad”, manifestaba textualmente, y en el caso concreto del nuevo sistema que ha sido presentado, vinculado al cambio climático, ha dejado claro que “se ha tomado con la máxima seriedad, al estimarse sobre un tercio los miembros de la comunidad universitaria afectados por las alergias”.

Y es que medio ambiente y salud están estrechamente ligados, por lo que el vicerrector ha elogiado la labor desarrollada por el CECOUAL y su directora, “estamos en buenas manos”, una confianza que ha compartido el Vicerrectorado de Investigación e Innovación a través de Alejandro López, director de Secretariado de Investigación, quien ha hablado de la necesidad de “estudios multidisciplinares entre las áreas de Biología, Botánica, Ciencias de la Salud y Ciencias Medioambientes”, mostrando orgullo de que en ellas “la UAL tiene un gran potencial para posicionarse como institución líder en los ámbitos nacional e internacional”. Palabras con las que, además, subrayaba que “la presencia de polen en la atmósfera es un foco de investigación clave en la comprensión de las enfermedades relacionadas con la alergia”, que se han convertido en “amenaza de salud pública de primer orden”. Y es que, a pesar de “la creencia de que las alergias son enfermedades leves, parte de los pacientes sufre consecuencias severas y debilitantes que afectan a su calidad de vida”.

Es por ello que su vicerrectorado no ha dudado en ir de la mano con el CECOUAL en un proyecto que Patricia Rocamora, directora del Secretariado para la Universidad Saludable, ha ensalzado pues “redunda en nuestro objetivo de la mejora de la calidad de vida de la comunidad universitaria”. Rocamora ha querido poner el foco en que “no es casualidad que se presente en el Día Mundial del Asma, que afecta a tres millones de personas en España”. ‘UAL Polen’ es fundamental “para que las personas afectadas de asma o alergia puedan tomar medidas para su control y prevención” y, por ello, su puesta en funcionamiento es muy importante. Ha invitado a entrar en la web, “página fácil de interpretar, amable en su diseño y con información sintética”, dando la enhorabuena por el trabajo al Centro de Investigación de Colecciones Científicas.

Su directora, Esther Giménez Luque, ha traslado el mérito “al equipo humano que trabaja aquí”, y de modo especial a Marina del Álamo, “sin duda, la protagonista”, licenciada en Ciencias Ambientales y máster en Biotecnología por la Universidad de Almería, y actualmente cursando el doctorado en Ciencias aplicadas al Medio Ambiente, escribiendo su tesis sobre alergias y polinosis. Ha prometido una explicación “magistral”, como así ha sido a cargo de esta especialista, muestra del talento que se desarrolla en la UAL, con aplicación práctica de sus conocimientos para el bien común. Así, paso a paso ha ido desentrañando ‘UAL Polen’ como una herramienta de máxima utilidad en la lucha contra una de las grandes prioridades en materia de salud de esta institución.

Su funcionamiento

Al respecto del interés científico del proyecto UAL Polen, es precisamente lo que ha situado a la Universidad de Almería entre las instituciones más avanzadas en el seguimiento de datos aerobiológicos. No en vano, esta iniciativa permite que la Universidad de Almería forme parte de las redes española y andaluza de Aerobiología, REA y RAA, así como de la Red de Aerobiología de Andalucía Oriental.

De este modo, desde la UAL insisten en que la información que proporciona este novedoso sistema se presenta de forma accesible y visualmente sencilla, representando en cada semana la concentración media diaria de los 24 pólenes que producen más polinosis en la región, a modo de un semáforo en el que se indica con una leyenda de color el nivel de alerta asociado a cada tipo polínico, según un rango de valores en el que se encuentra comprendido. El archivo de los datos históricos recoge todas las semanas muestreadas desde septiembre de 2020. Es de una gran utilidad, toda vez que, según la OMS, el 30% de la población mundial sufre algún tipo de alergia, y la Academia Europea de Alergología e Inmunología Clínica (EAACI) estima que la padece alrededor del 24% de europeos. De esas cifras se extrae la de esos 5.000 estudiantes y trabajadores de la UAL sufriendo algún tipo de alergia inducida por polen o polinosis, convirtiendo a las enfermedades alérgicas en una prioridad de salud de primer orden para la Universidad de Almería.

Por lo tanto, la monitorización del polen aéreo es una aplicación indispensable para mostrar la dinámica anual, puesto que puede ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas alérgicas. Con esta herramienta pueden llevar un seguimiento de sus síntomas y relacionarlos con las concentraciones de polen, por lo que es indispensable incluso para la prevención. El sistema identifica las cantidades recibidas en el campus de cada uno de los principales tipos polínicos que provocan alergias y proporciona los datos actualizados de manera semanal. En permanente evolución, no hay que olvidar la alteración que produce el cambio climático en los patrones estacionales, afectando a la distribución y comportamiento de las plantas, modificando su ciclo vital y, así, su época de floración, así como al rango de especies alergógenas. En la región mediterránea ya se han producido este tipo de eventos, que están conduciendo a la desertización progresiva en las últimas décadas, lo que, a su vez, propicia la extensión de algunos taxones oportunistas, que colonizan nuevos territorios y que son una de las principales fuentes de alergia estacional en esta zona climática.


Compartir