Profesores sustitutos interinos en la UMA, “doctores de primera y de segunda categoría”



La Universidad de Málaga celebró el pasado martes la investidura de sus nuevos doctores en una ceremonia oficial donde a 104 doctorados se les impuso el birrete con el color de su área de estudios. Mientras dentro del Paraninfo universitario tenía lugar la ceremonia, en sus puertas un grupo de profesores sustitutos interinos, también doctores, se manifestaban por el reconocimiento de sus títulos en las condiciones laborales.

Reunidos por la CGT, el colectivo docente expuso ante los medios la situación laboral en la que se encuentran, por la que, aún siendo doctores no se les reconoce el complemento salarial asignado a su cargo tal y como se hace con el resto del Profesorado Docente e Investigador (PDI). En palabras de David Herrera, profesor del área de Educación, “reivindicamos ese agravio, pues nos ha costado el mismo trabajo o más que al resto, probablemente más, pues las condiciones laborales que tenemos son muy precarias y entonces no es un complemento al uso”. Las condiciones a las que se refiere Herrera señalan un salario entre 312 y 600 euros, según el propio profesor, que obliga a muchos de estos docentes a “trabajar los fines de semana de camareros o de otras cosas para ganarse la vida”.

En total son 86 doctores los afectados por esta situación, lo que supone el 16% del PDI laboral malagueño. La categoría de doctor redunda de forma positiva en la Universidad de Málaga, pues mejora sus índices en cuanto al tipo de profesorado que imparte docencia en sus aulas. En esta línea, David Herrera señala que “solo pedimos unos 80 euros” un complemento salarial “que nos hemos ganado con nuestro trabajo”. Así, recalcó que el complemento salarial nunca se ha reconocido al sector sustituto interino doctor, siendo un agravio comparativo pues “se les ha pagado incluso a los asociados”, lo que crea, tal y como señalaba la pancarta de su manifestación “doctores de primera y doctores de segunda”.

Ante la Universidad de Málaga, el colectivo señala que ésta “puede hacer lo necesario para que se nos pague, entre otras cosas ejercer presión ante FIDEA, la mesa que vela por la interpretación y el cumplimiento del convenio colectivo”. El pasado mes de noviembre, desde la CGT, se envió un escrito a la UMA con sus reivindicaciones, ante el cual Herrera afirma que no han respondido.

Vestido con la toga, David Herrera debía haber estado el pasado martes dentro del Paraninfo en su ceremonia de investidura sin embargo se sitúo en la puerta para reivindicar el reconocimiento de su salario, para lo que expuso que había “menos hablar y menos dorarle la píldora a la gente cuando tiene problemas y actuar ante la precariedad laboral de la universidad”.

La vicerrectora de Personal Docente e Investigador, Yolanda García, a través del Gabinete de Comunicación de la UMA, ha informado que ya se han reunido una primera vez con el colectivo de afectados para buscar una solución conjunta. Para final de este mes se ha convocado una una segunda reunión donde se espera ofrecer declaraciones oficiales por  parte de la UMA.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *