¿Qué aporta una tipografía a la identidad visual?




En el s. XV las primeras imprentas comenzaron a desarrollar los tipos móviles. Los primeros tipos de letra, enfocándonos en Europa, aparecieron en Italia entre los años 1460 y 1470 y estaban basados en la escritura manual humanista. Comenzaba entonces la historia de la tipografía mecánica, un arte que se ha ido desarrollando hasta la actualidad para mejorar la lectura de los textos, aportando además identidad visual a la propia escritura.

La tipografía se puede definir sí como “el Arte de disponer correctamente el material de imprimir, de acuerdo con un propósito específico: el de colocar las letras, repartir el espacio y organizar los tipos con vistas a prestar al lector la máxima ayuda para la comprensión del texto escrito verbalmente” (Morison, 1936). Actualmente, este arte de la tipografía es una pieza fundamental en la creación de la identidad visual y de la marca de cualquier organismo o institución.

En el caso de las universidades, la Universidad de Málaga es la única universidad pública andaluza que ha desarrollado su propia tipografía, la cuarta entre las universidades españolas. La Malacitana, es una tipografía que busca reforzar la identidad visual corporativa de la UMA, a la vez que servir de soporte para los textos y demarcaciones de la institución.

Para conocer más a fondo qué es y qué aporta una tipografía como la Malacitana, hemos hablado con sus creadores, los profesores del Área de Dibujo de las universidades de Málaga y Granada, José María Alonso Calero y David López Rubiño, ambos del grupo de investigación UMATICA.

Cuatro años de estudio

El origen de la tipografía Malacitana se remonta a 2016, de la mano de los profesores del Área de Dibujo de las universidades de Málaga y Granada, José María Alonso Calero y David López Rubiño, ambos del grupo de investigación UMATICA. Con la llegada de un nuevo equipo de gobierno a la universidad se comenzaron los trabajos de rediseño de su identidad visual, con la creación del logo secundario “uma.es”.

A partir de ese logo, José María Alonso Calero y David López Rubiño comenzaron a desarrollar la tipografía Malacitana, una fuente compuesta por dos familias, 12 series y unos 850 caracteres por serie. Cabe destacar de esta tipografía su reconocimiento en en los Premios Iberoamericanos de Diseño Internacional 2020, donde ha recibido el Clap Platinium, galardón como el Mejor diseño de tipografía para cuerpo de texto.

Se trata de una tipografía de uso libre y gratuito para toda la comunidad universitaria malagueña, que se puede descargar en la web de la UMA. 


Compartir