Por una trayectoria ejemplarizante

Por una trayectoria ejemplarizante


España parece ir destacando poco a poco en la facilidad de perdonar los traspiés y aceptar el poco valor de que se da a la carrera universitaria y a las responsabilidades asociadas a ella. La última vergüenza nacional pasa por un curriculum donde quedaba bien añadir la participación en la creación de una ley, que resulta nunca fue así.

Desde Europa se tienen que estar llevando las manos a la cabeza cuando ven que la nueva jueza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, María Elósegui, decidió incluir en su curriculum el haber participado en la configuración de la Ley de Igualdad durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Aunque sí es cierto que Elósegui figura entre los expertos consultados por un magistrado al que el Instituto de la Mujer encargó un informe, este nunca se llegó a utilizar, y de un informe a una ley hay un largo trecho que la  catedrática de Filosofía del Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza debe conocer muy bien.

Este caso nos remite a tantos otros difundidos por los medios y que parece las instituciones académicas quieren acallar: las autorías falsas o de deficiente veracidad que surgen entre miembros destacados de  las directivas universitarias. El más llamativo de ellos fue motivo de burla y escarnio para una de las instituciones más conocidas de España, la Universidad Rey Juan Carlos. Se llenaron portadas tras verificar que Fernando Suárez, su rector, había copiado parte de su tesis. Una realidad que deja bastante mal a España si comparamos con el caso alemán, que en 2011 , el que fuera primer ministro de defensa, Karl Theodor zu Guttenberg, dimitía de todos sus cargos públicos tras ser acusado de plagio en su tesis doctoral, presentada en la Universidad de Bayreuth.

Las universidades deberían estar más atentas a estos casos que dejan en mal lugar no solo a su institución, sino al prestigio de sus futuros estudiantes. En época de exámenes ¿con qué legitimidad se puede exigir a un estudiante que no copie y que sea veraz en las fuentes que utiliza si luego ve que sus “superiores” no lo hacen?

La Universidad debe trabajar por el conocimiento y arrojar luz sobre el mismo, no llenarse de oscurantismo. Llegan quejas sobre los nuevos criterios de acreditación de las agencias de evaluación, los cuales parecen inalcanzables para los nuevos investigadores y docentes, pero que no se tienen tan en cuenta a la hora de aplicarlos  en cargos superiores.

A Europa va un representante del Derecho español además de un cargo académico, por lo que la sociedad está obligada a exigir que tanto su comportamiento como su trayectoria sean ejemplarizantes.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *