Rubalcaba: “Las decisiones políticas tienen muchas veces más que ver con la velocidad de la Cinética, que con la estabilidad de la Termodinámica”



A priori puede parecer que Química y Política son como el agua y el aceite pero algunas premisas básicas de la química tienen una aplicación política. Para demostrar que es posible el enlace entre química y política Alfredo Pérez Rubalcaba ha ofrecido una conferencia en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Málaga con motivo del Día de la Química. La participación de Rubalcaba consiguió que el salón de grados se quedase pequeño y parte de los asistentes tuviera que sentarse en mitad del pasillo.

El lenguaje entre química y política

“Me siento como en mi casa al ser mi facultad”, comenzó expresando Alfredo Pérez Rubalcaba. Además recordó al desaparecido profesor de la facultad, Rafael Suau al que según expresó le había unido una relación de amistad. El ex secretario general del PSOE recordó que su carrera profesional comenzó en la química antes que la política y que nunca se ha podido olvidar de ella. “Le he dedicado 15 años de mi vida a la química, es imposible olvidarla. En los consejos de ministros dibujaba ciclohexanos, a mí me relajaba pero inquietaba a los compañeros que se sentaban a mi lado”, argumentó ante las primeras risas del público.

Desde septiembre de 2014 el que fuera secretario general de los socialistas volvió a la enseñanza en la Universidad Complutense. Si bien nunca se desvinculó de su faceta científica sí que ha encontrado una ‘dificultad’ a la hora de volver a impartir clases. “Es imposible desligarse del lenguaje. De hecho, ahora lo que más me cuesta cuando doy clase es cambiar el lenguaje. Me implica preparar las clases con más profundidad”, un problema que no percibieron los alumnos y profesores de química que allí se encontraban. Siguiendo con el juego del lenguaje recordó que en sus tiempos desde la tribuna de oradores del Parlamento veía en lugar del hemiciclo una representación de la tabla periódica. “Identificaba los gases nobles, que se relacionan con muy poca gente; las tierras raras, con un comportamiento químico singular o los metales“, ejemplificó el profesor de química orgánica.

Química y política en estado puro

Como si de la advertencia de una película se tratase Rubalcaba pidió a los asistentes que no buscasen “una relación científica” entre las leyes químicas y las consecuencias políticas que iba a ejemplificar a lo largo de su discurso. Aspecto del salón durante la conferencia.

La primera de las similitudes entre química y política fue la capacidad de reactividad de los alcanos con los halógenos. “Cuanto más reactivo eres, menos selectivo acabas siendo, más allá de las explicaciones científicas esta relación resulta bastante intuitiva”, expuso Pérez Rubalcaba. Así explicó la existencia de “políticos hiperreactivos y poco efectivos”. Políticos poco efectivos que aparecen continuamente en los medios de comunicación “con el riesgo de encontrarlos hasta de comentaristas en algún programa deportivo”, matizó el ex político. “Como sucede con el Cloro, no valen para nada. Al ser tan reactivos la gente les escucha y se los atiende prácticamente nada”, sentenció Rubalcaba.

El segundo de los principios que enunció es que lo semejante disuelve a lo semejante. Principio que utilizó para explicar por qué en política las coaliciones más habituales son aquellas que agrupan a partidos complementarios o incluso antagónicos. Ya que en política, tal y como hizo ver Rubalcaba, en una coalición entre iguales, el partido de mayor peso acaba absorbiendo a su semejante. La política, como si de un ente con capacidad de decisión propia se tratase, “prefiere las emulsiones antes que las disoluciones”, sentenció.

Terrorismo, química y política

El grueso de la conferencia tuvo un tercer elemento en la reacción, el terrorismo. Un tema que tuvo que tratar de cerca en su etapa como ministro del Interior. “La química me sirvió en el mundo del terrorismo a través del principio de indeterminación  de Heisenberg“. Este principio establece que imposible medir simultáneamente, y con precisión, la posición y la cantidad de movimiento de una partícula. “Cuando estudias una partícula la perturbas. Así no te enfrentas a la realidad y en el caso de la sociedad ya no vuelve a su ser”, así ejemplificó la problemática del terrorismo de ETA durante su etapa al frente del Ministerio del Interior.

En la política contra el terrorismo ocurre lo mismo que en la ciencia. Ante una una acción terrorista hay una reacción política. Esas reacciones pueden ser cinéticas o termodinámica, según explicó el antiguo secretario general del PSOE. “Las decisiones políticas tienen muchas veces más que ver con la velocidad de la Cinética, que con la estabilidad de la Termodinámica”, sentenció. Una distinción que tanto en política como en la química resulta fundamental.

Vuelta a las aulas

También tuvo tiempo el ex ministro de Educación y Ciencia de hablar de la problemática de las tasas universitarias. “Aquí en Andalucía se han mantenido, no como en Madrid. Cuando he vuelto a la facultad y me he topado con estudiantes me he dado cuenta hasta qué punto los másteres son impagables“, expuso Rubalcaba. Por este motivo, de volver al parlamento sentenció que sería “más activo” ante esta problemática. “Cuando le pregunto a un alumno brillante qué va a hacer y me dice que no lo sabe porque no puede costearse el master se me llevan los demonios”, comentó el ex ministro.

“Cuando le pregunto a un alumno brillante qué va a hacer y me dice que no lo sabe porque no puede costearse el master se me llevan los demonios”

El acto, presidido por el vicerrector de Investigación y Transferencia de la UMA, Juan Teodomiro López Navarrete, fue introducido por el decano de la Facultad de Ciencias, Antonio Flores Moya, que dio la bienvenida a los asistentes y al conferenciante, mostrando “satisfacción por la oportunidad de recuperar la celebración del Día de la Química en la Facultad de Ciencias”. Ejerció como moderador Ezequiel Pérez-Inestrosa, catedrático de Química Orgánica de la UMA, haciendo una breve presentación del conferenciante, en su dimensión política, y como profesor, doctor y premio extraordinario en Química Orgánica.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *